Similitudes entre el fin de Hitler y la actualidad del partido popular

   

Cuando Alemania estaba en ruinas y la guerra perdida, Adolf Hitler todavía reclutaba a niños y jóvenes adoctrinados del régimen nazi que estaban dispuestos a entregar su vida por la mentira de un criminal que destrozó a su país y fue responsable del asesinato de millones de personas. Era su última huida hacia el abismo

Hoy, en España, el PP repite las mismas consignas. Acorralado, después de haber cometido todo tipo de actos criminales, y que han culminado ésta semana con la declaración como testigo en el caso Bárcenas de su secretaria general: Dolores de Cospedal; se habrán dado órdenes para que salgan todos y cada uno de los cachorros del Partido Popular, esas futuras lacras sociales que coparán todos y cada uno de los cargos asignados al estilo Botella que sean necesarios, a provocar tantas maniobras de despiste como sean necesarias.

Hemos podido ver:

a un impresentable hijo de siete padres (lo siento, se me ha escapado) llamado Ignacio Fuentes  que pide que se legisle al estilo Nazi,

a un impresentable hijo de ocho padres (lo siento de nuevo) llamado Xesco Sáez que sale haciendo el saludo Nazi,

a otros niños de familia bien pero de madre mantenida (lo siento) que provocan y se ríen de gente estafada por Bankia

y, como colofón, una pintada en la plaza de toros de Pinto en la que se cantan las excelencias de Adolf Hitler. La cual, y como colmo de la desfachatez, es borrada después de la corrida de toros saliendo la impresentable de la alcaldesa diciendo que sentía una “absoluta repulsa”. Como si una pintada de ese tipo no fuera lo suficientemente vomitiva como para ser borrada de antemano.

La cuestión ahora es si con estas provocaciones los cristofascistas, descendientes de aquellos que convirtieron españa en la vergüenza de Europa, conseguirán desviar la atención de los problemas importantes.

Espero de corazón que no. 

Sobre todo porque el estado de crispación de la ciudadanía es tal que puede que caigamos en las provocaciones y se cumplan los deseos que desde hace tiempo persigue el OPUS de convertir España en Siria o Egipto, para volver a la época gloriosa en la que el enano dictador y matarife firmaba sentencias de muerte entre comida y comida mientras ellos le hacían entrar en los templos como correspondería al mismo Cristo. La época gloriosa de un país enteros sumido en la ignorancia y entregado al adoctrinamiento de más abyecto catolicismo fundamentalista.

Esta entrada fue publicada en Opinión, terrorismo de estado, violencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s