Cataluña legisla los Correbous

En Cataluña han tardado poco en volver a cagarla. Al fin y al cabo los políticos catalanes tienen un nivel de inteligencia idéntico a los del resto de España y no sé si se les puede exigir más. De donde no hay no se puede sacar.
Si hace apenas tres meses enarbolaban la bandera antitaurina prohibiendo las corridas de toros, esa fiesta tan carpetovetónica y vergonzante, a que engañarnos, se han dado prisa en defender  y blindar por la vía legislativa otra fiesta muy catalana, los “correbous”, que no deja de ser muy parecida a la otra pero sin la palabra con eñe y con otra diferencia sustancial: Si durante las corridas hay unos pocos que torturan y muchos que miran, en las otras puede torturar quien quiera y algunos miran. Es lo que decía aquel castizo y machista refrán “O follamos todos o la puta al río”.
Reconozco, eso sí, que ICV tuvo a bien poner un poco de cerebro al preguntar “cómo era posible que el argumento identitario no servía para prohibir las corridas, pero el arraigo sí que servía para salvaguardar los correbous, despreciando el sufrimiento del animal”. Imagino que no obtendrían respuesta. ERC por su parte, favorable a la nueva ley, ponía la guinda con uno de esos comentarios dignos de su inteligencia: “Nosotros no matamos” (en referencia al toro, no se confundan). Una frase tan ambigua e inteligente que permite justificar desde Guantánamo, pasando por las terribles dictaduras de Sudamérica, hasta las violaciones en masa que se producen en cualquier guerrita periférica, sin que sus conciencias se aturdan en absoluto.
¿En que lugar nos deja esto a algunos catalanes como yo? Imaginároslo: la cara enrojecida de vergüenza, la boca calladita y las orejas a punto para recibir toda clase de vilipendios por parte de los habitantes del resto de comunidades autónomas.
Lo mejor de esos políticos “catalanillos”, que no catalanes, será el favor que le harán al PP con unas decisiones tan simples, estúpidas y fuera de lugar como esa (no habrá cosas más importantes a nivel social que los toros).
Decía lo del favor, porque si el PP ya consiguió alguna legislatura esgrimiendo a capa y espada su anticatalanismo y su añoranza del más casposo y triste nacional catolicismo, ahora, con esta sencilla estupidez se lo hemos puesto a huevo. Con algo tan tonto como la polémica de los toros les hemos dado manga ancha para ser acusados de todos los males que asolan a España y por extensión al sistema solar y les caerán los votos como agua de mayo. Aplicarán los once principios de Goebbels (no olvidéis que son listos y han mandado desde que el mundo es mundo) y conseguirán que infinidad de mentes simples, sencillas y provincianas decanten su voto hacia ellos.
Aprovéchenlo señores del PP y que les aproveche. Al fin y al cabo se cumple aquello de que “quien la hace, la paga”. Pagaremos pues.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos, relaciones humanas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s