Robo en el convento

En un pobre y alejado convento de clausura han entrado los ladrones. Esa gente mala, pecadora, amiga de lo ajeno y sin temor de Dios.
En una primera versión, las obnubiladas esposas de Cristo declararon que se habían llevado “los ahorrillos de 40 años” (sic): 1,5 millones de Euros en billetes de 500 que, según sus propias palabras, tenían guardados en bolsas de plástico en un armario de una habitación. Además, los ladrones, siempre según su primera versión, forzaron únicamente tres cerraduras: Puerta principal, puerta de la habitación y puerta del armario. Listos los muchachos ¿No os parece? Acertar tres de tres en un lugar de clausura (o sea, cerrado al pecador)
Como siempre me sucede, el leer la noticia me asaltan todo tipo de preguntas que, obligatoriamente, he de responderme para poder dormir.
1ª Sus “ahorrillos” representan 6.257.250 pesetas de las de antes por año. Eso es mucho ahorrar, creo. Imagino que aún sin tener un sueldazo y salir poco a la calle, algún gasto tendrán: comida, agua, electricidad, velas, ropa. Para responderme a esto solo encuentro una solución: Gastar, lo que se dice gastar, gastan poco; pero dar, aunque sea a los pobres de solemnidad, esas no han dado un céntimo en su vida. Como corresponde a todo buen católico seguidor de Jesús.
2ª Los ladrones fueron rectos y directos al lugar de la pasta. También me parece raro. La respuesta más lógica pudiera ser que les guió la mano divina, pero permitidme dudarlo, no veo lógico que Dios se robe a sí mismo.
3ª Hace cuarenta años ya se habían inventado los bancos. Toda la gente que conozco, y os puedo nombrar a unos cuantos que conozco muy de cerca, que guardan dinero en cajas fuertes, cajitas negras y otros envoltorios; lo hacen porque ese dinero es tan sucio como sus propietarios. ¿Significa eso que las monjitas manejan también dinero negro? Eso debió pensar la policía ya que pasó un informe a la agencia tributaria para que se expliquen. Pero ya veremos en lo que queda todo. Su abogado ha comentado lo siguiente:

Esta mañana, sin embargo, García Huici no ha creído necesario que sus representadas deban probar de dónde viene.”No están acostumbradas a dar explicaciones de lo que hacen”, ha dicho, y ha comentado que ellas prefieren tener el dinero en el convento porque “dado que no pueden salir a la calle a menudo a sacarlo”, así lo tienen a mano. García Huici tampoco ha podido concretar cuánto cobran las hermanas por sus trabajos de encuadernación, ni la regularidad de las ventas de las pinturas de Isabel Guerra.

Para cagarse. A las monjitas les va de muerte tener 1,5 millones € por si se les acaba el tabaco o el aceite. Encima tiene la desfachatez de decir que no es necesario que prueben nada… ¡Coño! Si no tienen ni puta idea de lo que ganan (en sus propias palabras). Eso para que después Hacienda os mande una paralela.
Me estoy poniendo de tan mala hostia que voy a dejar el resto de la entrada para mejor ocasión.
Ahora mismo lo único que se me ocurre es: Si este ridículo país tiene más de cuatro millones de parados, si este país tiene conventos como para hartarse, si en cada convento manejan el mismo nivel de “ahorrillos” que las buenas monjas; la solución que sería más clara es la de una redistribución de la riqueza. Hacer una desamortización como la de Mendizábal pero a lo bestia.
Quien tenga ideas mejores que me las transmita.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s