La Juventud

Cuando uno envejece (mayorece o adultece para los más quisquillosos) tiene una cierta tendencia a menospreciar a la juventud; esos descerebrados que solo viven para el sexo, las drogas y el Rock & Roll. No nos engañemos, en mayor o menor medida a todos nos ha sucedido alguna vez.
Y es que la juventud es eso: insolencia, eternidad, pasión, coraje… Todo ello sin calibrar los riesgos ya que si así fuera otra Historia se hubiera escrito. Pues todo cambio, lucha, guerra o conquista provienen siempre de la sangre de los jóvenes.
El pasado viernes uno de mis hijos menores, adolescente protestón y muchas veces insoportable, trajo a casa una brisa fresca en forma de frase escrita en una pared del instituto que me demostró que muchos jóvenes siguen sin entregarse. Decía así:
“El sistema de Enseñanza es la enseñanza del Sistema”
Hoy la frase ya había sido borrada. Eran palabras demasiado importantes como para dejarlas a la vista de todo el mundo.
Desde aquí agradecérselas a aquél que las escribió por devolverme la confianza en el ser humano.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pensamientos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s