Los políticos llevarán a Barcelona al lugar que le corresponde

A la vista de la noticia que podéis leer aquí, se acabó la crisis. Al menos en una ciudad tan perfecta y ejemplo para el mundo como es Barcelona.
Sus gestores (ver nota 1); solucionados los cuatro problemas menores y puntuales (ver nota 2) pueden dedicar por fin todos sus esfuerzos, que son muchos, a cosas importantes de cara al futuro social y económico; a temas que llevarán a la ciudad, en un futuro próximo, a ocupar el lugar que le corresponde.
Dos grandes actuaciones, apenas terminado el recuento de votos de las últimas elecciones, marcan ese punto de inflexión. Un antes y un después para esa maravillosa ciudad. Dos cosas que dicen mucho, mejor, muchísimo, de la calidad política de los que dirigen los designios de esa excelente urbe.
La primera, cascar a unos casposos indignados que no están por la labor de elevarla a la cúspide de merece entre las grandes ciudades. Gente de mal vivir que se queja de trivialidades, simplemente por quejarse, por intentar destruir el paradigma social que Barcelona representa.
 La segunda, legislar por la vía punitiva (aquí no iba a ser de otro modo), los vergonzosos actos de enseñar la carne, la vergonzosa carne impía, cuna de todos los pecados y desvergüenzas.
Desde ya mismo, gracias a acciones como esta, Barcelona será virginal y pura. El lugar de peregrinación de todos los castos de la Tierra, de todos aquellos que detestan la carne pues solo el alma le es digna a Dios.
¿Cuál será el siguiente paso? Tal vez, si no les tiembla la mano al tomar decisiones importantes: vestir de negro, misa obligada los domingos, prohibición de caminar sin corbata, que los cojos vistan de verde, obligatoriedad de aprender búlgaro o edición de periódicos en latín.
Lo confieso. Yo nací en esa ciudad. La amé porque hubo un tiempo que era la envidia para muchos. La amé porque era un orgullo ser barcelonés, habitante de una lugar que era cuna de cultura y convivencia.
Lo confieso, Barcelona “era”. Ahora ni sé lo que es ni sé a donde va, pueblerina y provinciana; heredera de Puerto Hurraco e impregnada de nacional catolicismo.
NOTAS
(1) alcalde, consellers, regidores, tenientes de alcalde, gobernador civil, cargos de confianza, amigos de los cargos de confianza, cuñados y primos de unos y de otros que también velan, desde la sombra, por que todo funcione de manera correcta, obispos, jerarquías militares…
(2) transporte público, sostenibilidad, sanidad, educación, paro, corrupción político-mafiosa, marginalidad…


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos, Pensamientos, relaciones humanas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s