del 15-M al 15-O Y a partir de ahora qué

Llego tarde, lo sé. Pero pensé que mucha gente escribiría sobre el evento y que cualquier cosa que pudiera decir yo no iba a aportar nada nuevo.
Decidí confirmar mis sospechas y buscando información del evento de 15 de octubre, encontré un artículo del país en el que Zygmunt Baumanresume que “El 15-M es emocional y le falta pensamiento”. En dicho artículo dice verdades como puños, cierto. Una de ellas es: “si la emoción es apta para destruir resulta especialmente inepta para construir nada”. Más abajo dice: “El movimiento crece y crece pero lo hace a través de la emoción, le falta pensamiento y sin pensamiento, no se llega a ninguna parte”. Y termina apuntando un temor: “que tal arrebato acabe también, finalmente, en nada”.
Sinceramente, al terminar de leerlo me sentí mal, como si todo el esfuerzo y toda la ilusión que estamos poniendo no sirviera de nada. Pero también me animó a buscar aspectos positivos y con ellos me animé a escribir estos párrafos.
A mi modo de ver, y a pesar de las sabias palabras del señor Bauman, creo que debemos tener en cuenta otra cosa: el 15-M continúa generando miedo a las clases dirigentes. Algo que se ve fácilmente cuando alguien como Aznar nos califica como “extrema izquierda marginal antisistema” o cuando un medio como ABC se desayuna con una portada como esta.
Mirad, para mi, la síntesis de todo estriba en algo muy simple: Cuando un pequeño grupo humano aposentado en su jaula de oro (llamadle Mercado o cualquier otro nombre) decide la suerte del resto de los más de 6000 millones de humanos, no es ético quedarse cruzado de brazos.
Tenemos la fuerza de la razón
Y esa razón es la que permitió a un grupo de jóvenes sin nada que perder, salvo el miedo, a perderlo y a salir a la calle el 15 de mayo a pasear su indignación.
Y fue la razón de esos jóvenes la que levantó de sus cómodos sillones a millares de personas como yo (no me escondo): gente madura y desencantada que todo lo daba por perdido; y nos hizo apuntarnos también al carro de la indignación.
Y fue esa razón la que desembocó en las multitudinarias manifestaciones del 19 de junio, cuando el país entero tomó parte. Haciéndolo además de forma pacífica y festiva. Saliendo a la calle a decir que “NO” que queremos que se cuente con nosotros y no ser contados solo en las urnas.
Después, tras un verano en que parecía que habíamos desaparecido, sin ningún apoyo de los medios, sin apenas apoyos de los que se dicen pertenecer al mundo de la cultura, las ciencias y el Arte (salvo casos contados que todos conocemos), con trabas de todo tipo; el virus de la indignación se propagó, generando algo que, a pesar de que nos lo quieran esconder y escamotear, es histórico:
Una manifestación pacífica y de ámbito mundial a una hora convenida.
24 horas de manifestaciones continuas en todo el planeta
en más de 80 países
y en alrededor de 1000 ciudades.
Que tontería tan maravillosa ¿Verdad?
Lo que va a suceder el 20N ya es un hecho. La ignorancia en la que se sustenta la riqueza de esta triste España votará en masa al PP, la dinastía borbónica se reirá de todos nosotros una vez más, la Iglesia sentirá a Dios más cerca cuando se deroguen leyes que le son ingratas y el próximo año seremos rescatados, como Grecia.
Pero lo que nadie ha escrito todavía es lo que podemos seguir haciendo nosotros, los ciudadanos prescindibles del mundo. ¿Pararnos? ¿Conformarnos? ¿Agachar la cabeza y decir “si bwana” porque no tenemos ninguna cabeza política visible que nos represente? Pienso que no y no quiero darle la razón a Zygmunt Bauman.
Creo, por el contrario, que si en cinco meses (de mayo a octubre) se ha pasado de “cuatro perroflautas” a movilizar 1000 ciudades, ¿Qué puede pasar en cinco meses más?
Debemos seguir saliendo a pasear nuestra indignación a la calle. Es nuestra obligación preparar otra manifestación para mediados de noviembre y diciembre y enero y meses sucesivos…
Debemos demostrar realmente que somos legión. Somos el 99% sobrante pero sobre el que se sustenta todo un sistema económico enfermizo y parásito que no puede prescindir ni de nuestra producción ni de nuestro consumo. Debemos hacernos ver y querer, no nos engañemos. Si no nos detenemos llegará un momento en el que se nos buscara y seremos objeto de deseo. Por otro lado ¿Qué más podemos perder si ya nos están quitando hasta la dignidad?
Querría terminar con una propuesta que considero importante: Es necesario reducir nuestra carta a los reyes Magos. Intentar, a través de blogs, webs o el método que sea; que las peticiones mundiales no superen un máximo de cinco. En la unificación de criterios estará nuestro éxito. Si de cada garganta sale un grito diferente nuestro enemigo común sabrá que ha ganado la batalla de antemano. Si de las gargantas de millones de personas de 1000 ciudades distintas salen las mismas voces se incrementará el miedo.
No olvidemos que la mejor herramienta de la que han dispuesto siempre las clases dominantes es la división. Dejemos de dividir.
Sumemos.
O mejor, multipliquemos o potenciemos…
¿No era un sueño? Soñemos.

Soñemos hasta que seamos su pesadilla o un cambio de paradigma.



Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s