Mariano Rajoy y la prima en 500

Como cambian las cosas.
El 17 de noviembre del 2011 la famosa prima de riesgo cerró con 458 puntos y Marianico, sabiéndose ganador de las legislativas apuntillaba al PPSOE con frases como ésta: ”antes éramos un país respetado y ahora nos dicen desde fuera lo que tenemos que hacer”.
Hoy, en cambio, superados los 500 puntos (o sea, con los gayumbos por los tobillos y el ano blanquito de crema) parece que ha perdido aquella chulería y balbucea frases como “Vivimos una situación extremadamente complicada”
¡Ay! Mariano, Mariano. Cómo cambia la cosa de estar en el escenario o en la platea. Será que tú no tuviste un padre que te diera algún que otro buen consejo, Mariano. A mí, el mío, me enseño unas cuantas cosas que tienen mucha utilidad en la vida. Una de ellas fue una sencilla frase: “De ser tuyas a ser mías ¿Cuántas te comerías?”. Y así andas tú ahora.
Aunque, por otro lado, creo que a ti te la pela bastante todo esto, no en vano has alardeado de la raza superior a la que perteneces o crees pertenecer. Ahora tú y toda tu camarilla ya estáis en el poder y sois de los que antes arrasaréis el país que daréis vuestro brazo a torcer.
¿No te recuerda a algo esta última frase, Mariano? Por el cambio que se te aprecia en seis meses tal vez no. Eso será porque tienes memoria selectiva. Pero a mi me vienen a la mente otros momentos de la Historia de un parecido terrible. Te cuento el cuento: “Unos años muy jodidos asolaban el mundo tras el crack bursátil de 1929 (parecido 1) y el pueblo alemán, a través del sufragio universal, daba el poder al partido Nazionalsocialista alemán con un porcentaje de votos similar conseguido por el PP las pasadas elecciones (parecido 2). Una vez en el poder, se apresuraban a aprobar la Ley habilitante de 1933 que les daba plenos poderes (Que alguien nos libre de este parecido 3 al que nos acercamos). A partir de ahí, eliminar al resto de partidos, aprobar la ley de eutanasia y eugenesia… Todo vino rodado. Hitler era la envidia del mundo”
Lindo cuento ¡Eh! Mariano. Ahora haz un poco de memoria e intenta recordar cómo terminó aquella Alemania. ¿No te acuerdas? Cincuenta millones de muertos, Europa destruida, Alemania destrozada, millones de desplazados, huerfanos, viudas, violaciones, campos de exterminio, experimentos con humanos…
Haz memoria y aplícate un poco en lo que haces antes de arrasar el país. Por favor te lo pido. Soy consciente de las necesidades megalómanas de aquellos pobres individuos que no tienen nada que aportarle al mundo salvo ellos mismos en formato semi-dios e imagino que algo de eso te asalte por las noches. Pero ¿Crees que vale la pena pasar a la Historia como Hitler, o como Aznar, lamiéndole el culo a Bush?
La gran suerte que tenéis los pertenecientes a tu casta se resume en dos frases que, tristemente, siempre han sido ciertas:
Si desconocemos la Historia estamos irremediablemente abocados a repetirla” y otra que decía Nicolás Maquiavelo: “La mejor fortaleza de los tiranos es la inacción de los pueblos”.
Aunque de tanto en tanto hay alguna Revolución francesa. No lo olvides.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos, Cronica, Historia, terrorismo de estado. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s