¿El obispo de Alcalá cura la homosexualidá?

El obispo de Alcalá publicó cartas de personas que habían dejado la “vida gay.

Ciertamente, cuando uno las lee se le parte el corazón al encontrar párrafos como éste “No puedo decir que “estoy curado” ni mucho menos, pero sí que estoy mucho mejor. Y lo que sí puedo asegurar es que yo vivía en un infierno(de mi propia soledad y desprecio) y ahora vivo con una sonrisa, queriéndome más y pudiendo querer a los demás” o este otro: “Se está condenando a muchos jóvenes y adolescentes a llevar y aceptar un estilo de vida gay, en el que no solo no encontrarán el verdadero amor, sino que además encontrarán a menudo soledad, desesperación, frustración… Por no hablar de la fuerte actividad sexual que este estilo de vida implica, y que, aparte de suponer la transformación de personas en objetos de diversión, supone también un gran riesgo para la salud, con enfermedades como el sida

Porque es muy jodido que se esté condenando a llevar y aceptar un estilo de vida de maricón, bujarrón, bollera o tortillera (porque, señor obispo, hable con el corazón, no camufle las palabras de su mente con flores y mente las cosas por su nombre). Es terrible vivir en un infierno y convertirse en objeto de diversión de otros

Cuanta razón tiene el monseñor, casi todos los jóvenes de ambos sexos que conozco, llegados a una edad y si sus padres no lo evitan, se ven abocados a ello. A ese momento terrible del toqueteo, de la palabras lasciva, del acercamiento baboso con falsos argumentos, promesas engañosas y paraísos inexistentes.

Pero él y yo sabemos realmente de qué hablamos. Porque cuando los pobres niños comienzan su catequesis se incrementa por mil la posibilidad de que terminen agredidos por alguno de sus curas bajo cuya sotana se esconde el carnero demoníaco que les transformará en esos objetos de diversión que usted propugna para hacerles vivir el infierno de por vida.

 

¿Creéis que se atreverá el tipo éste a decirme que no tengo razón? Yo, que podría presentarle cientos de cartas de aquellos que cayeron en las garras de sus viciosos y que también enfermaron para siempre de cosas mucho peores que la homosexualidad ¿O alguien se piensa que las cartas que presenta él van a ser más veraces que las que pueda presentar yo? 

 

Pero hasta Dios sabe que habrá siempre una realidad que hará que la verdad y la certeza se decanten de mi lado, Obispo Homófobo, y es la cantidad real de niños y niñas agredidos por la curia en cualquier lugar y época contra cuatro cartas inventadas por usted y su equipo para dar credibilidad a una homilía propia de un depravado que haría vomitar a su propio Dios, caso de existir.

Terminaré con un experimento. 

Que mire el señor obispo las fotos de abajo durante un minuto

Si la primer imagen le sigue ofendiendo más que la segunda y en sus homilías arremete más contra lo que representa la primera que contra lo que representa la segunda es que es un enfermo mental peligroso y debe ser apartado de la Sociedad a la mayor brevedad posible.


Si te ha gustado tal vez te interese leer las Perlas de la Iglesia Católica española

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Horror, Pensamientos, religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s