Apoyando a Krahe cocinando un Cristo

No hablaré de la la indignidad que representa que una Iglesia, que para si misma ha convertido en virtud cada uno de los siete pecados capitales, se atreva a juzgar a una persona por blasfemia, de eso se han encargado otros con mejor pluma que yo.

No hablaré de lo cómico que es el hecho de que quien ha interpuesto la demanda se identifique con el nombre de Tomás Moro, el célebre autor de “Utopía”, un humanista que soñó con una República en que los ciudadanos disfrutaran de una total libertad religiosa. También se habrán encargado otros.

No quiero caer en el chiste fácil de desaconsejar la multa promoviendo, en cambio, la lapidación, algo tan en boga en las sociedades fundamentalistas con turbante.

No me reiré del hecho de que a Krahe, como gesto de aprecio, habría que quemarle.

No amigos y amigas. Esto es un homenaje a Javier Krahe. Desde este humilde blog deseo lanzarle un mensaje de optimismo y apoyo, y hacerle partícipe de que si le toca pagar la inmunda multa y su economía está mermada (que el tabaco está muy caro), soy de los que aportará un granito de arena en el montante que pueda permitirme (que el paro tampoco me permite convertirme en amante de mujer cristiana)

Concluyo con una reflexión: Si el catolicismo manda literalmente a Cristo a la mierda, ¿Por qué va a sentarles mal que nos cocinemos un Cristo en una cena de amigos? Hacedlo sin reparos que el Dios del Nuevo Testamento os lo perdonará.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s