¿He perdido el Norte?

A los humanos la sensación de grupo, de tribu, nos tranquiliza y nos da fuerzas.
Ambas cosas me faltaron ayer en mi pueblo, Cerdanyola del Vallès, cuando salimos a hacer una visita pitada a las sedes de los tres partidos que están llevando a la ruina el futuro de nuestros hijos.
La sensación de mayor tristeza no fue en sí el hecho de ser pocos los comprometidos, que eso siempre duele. Lo que me dolió en el alma fue ver con que cara nos miraban muchos de aquellos con los que nos cruzábamos.
¿Las peores? Las de suficiencia.
¿Por qué? Porque el daño que esos seres les están haciendo a sus hijos será irreparable.
Ya no sé que pensar. Igual es que soy yo el que ha perdido en Norte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cerdanyola del Vallès, Confesiones, Pensamientos, Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s