Para el poder somos ratas de laboratorio

Nos tratan como a ratas de laboratorio, infligiéndonos castigo tras castigo para determinar cual es nuestro límite de tolerancia sin rebelarnos. Lo mismo que nosotros, también los griegos, portugueses e irlandeses, son tratados del mismo modo. Y no se detendrá ahí la cosa. El experimento está planificado a escala planetaria hasta que los pocos dueños del mundo nos hayan doblegado a todos y cada uno de nosotros.

Bien, como idea no está mal, pero ¿Han pensado bien en el concepto “rata”, el tratamiento “rata”?

Es cierto que las ratas de laboratorio son unos animales nacidos y adoctrinados en un ambiente especial que los mantiene controlados en número y en su capacidad de reacción. Por eso los utilizamos sin escrúpulos ni límite moral alguno. Esa es la rata en la que nos quieren convertir. La que deja que se experimente con su cuerpo y con su alma. La que se deja envenenar, inocular, torturar y matar. La que se entrega dócilmente al cadalso en cualquiera de las formas que aquél tuviere.

Pero esos roedores no siempre son igual de conformados y dóciles…

Luego están la ratas de la calle, de los campos, de las cloacas. La rata negra, la rata sucia y bregada por mil palizas y venenos. La rata maltratada hasta la saciedad. La rata peligrosa, la que planta cara cuando se ve acorralada, la que ya no tiene nada que perder y se lleva por delante a todo aquel que pueda antes de morir. La rata capaz de propagar terribles epidemias. Como la que asoló Europa en el siglo XIV eliminando a cincuenta millones de Humanos (el 60% de la población total del continente).

Está claro que la rata que conviene es la primera, pero que se anden con cuidado porque cuando aparezca la segunda habrá unos cuantos que podrán echarse a temblar. Llegados a ese punto no se respetará a ningún poder, ningún dios ni ninguna ley salvo la pura y simple supervivencia. Será una lucha a muerte, total e irreversible. ¿Queremos llegar a eso? No, de corazón. Pero tampoco vamos a aceptar que nuestros hijos se conviertan en esclavos. Antes de eso, las ratas matarán a quien se interponga en su camino.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lucha ciudadana, Pensamientos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Para el poder somos ratas de laboratorio

  1. Juan dijo:

    Gracias por tu blog, es muy interesante todo lo que publicas, lo voy a compartir para que lo pueda ver mas gente, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s