La generosidad de Amancio Ortega

Parece ser que algún “rico” de españa ya siente la llamada de Cristo dentro de su cabeza. Eso deduzco al menos de la noticia: Amancio Ortega (el señor Zara) ha dado 20 millones de euros a Cáritas. ¡Wuau! Visto así es algo tremendo, de verdad. Y es que a primera vista esa es una ingente cantidad de dinero que muchos de nosotros apenas podemos imaginar.

Si os ha sucedido lo que a mí, lo primero que se me ha venido a la cabeza es ¿Qué sucedería si cada uno de los 1400 españoles que controlan el 80% de Producto Interior Bruto de esta vergüenza de país donaran la misma cantidad? Nada más fácil, hagamos la multiplicación y veremos que nos salen 28 mil millones de euros. Ahí es nada. Con esa cantidad de dinerillo ya se pueden hacer algunas cosas: 3,500 millones de menús escolares (o su simil de 7,000 millones de menús para sus señorías), 70 millones de ayudas de 400 € para los que ya no tienen nada… Lo que se os ocurra, solo hay que efectuar una división.

Visto así nadie me negará que esos veinte millones no son una maravilla. Lo son, de verdad, infinitamente mejores que cien sacerdotes persiguiendo niñas por las sacristías de españa. Pero me conocéis y sabéis que a ratos soy un pequeño cabroncete que busca darle la vuelta a las cosas. Cierto, y no os hago esperar más. Leed el siguiente párrafo.

¿Qué sucedería si cada uno de los españoles diéramos una cantidad proporcional a la “regalada” por Amancio Ortega (el Dadivoso)? Pues bien, si tenemos en cuenta la fortuna de Amancio Ortega, ese pastizal que ha regalado representa un triste 0,0526% de ella. O lo que es lo mismo, es como si todos los que vivimos del subsidio de 400 € diéramos 21 céntimos a Cáritas.

Lo que son las cosas. Cómo cambia todo de conocer a desconocer la fortuna de Amancio Ortega y de conocer a desconocer las reglas aritméticas básicas. Esa ingente cantidad de dinero regalado, que mucho de nosotros no acumularemos ni sumando las fortunas de cien generaciones de nuestra familia, resulta que apenas son un mísero 0,05% del dinero que acumula una sola criatura. Criatura que además produce en el tercer mundo, donde se subyuga más barato, y que gestiona su fortuna a través de SICAV’s en las que solo paga un 1% de impuestos.

Pero eso sí, no debemos olvidar algo muy importante, y es que pesar de todo, él ha dado 100 veces más que la iglesia católica, esa meretriz que no da ni a Cristo sin cobrar.

Gracias Amancio, de corazón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos, manipulación, Pensamientos, relaciones humanas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La generosidad de Amancio Ortega

  1. Nando dijo:

    La envídia es asquerosa,solo hay que leerte,tu post es sencillamente penoso.

    Predica con el ejemplo y si tienes un empleo,dona tu sueldo…..por algo se empieza no?

    • Manel Artero dijo:

      Bien, Nando, vayamos por partes.
      No dono mi sueldo, para mi desgracia estoy en ese paro eterno al que se echa a todos aquellos que superan los 55 años de edad. No dono mi sueldo, es verdad ya que no lo tengo (la miseria del INEM la necesito para comer yo y mi familia), pero sí que puedo garantizarte que mientras lo tuve participé económicamente en dos ONG y alguna que otra acción personal con una buena amiga mía.
      El hecho de que no done mi sueldo no significa que no participe activamente con ellas, y dado que ahora dispongo de tiempo, me dedico a tareas solidarias en mi pueblo.
      Ahora el tema de la envidia. No sé a qué envidia puedas referirte, si es hacia una persona que tiene una enorme fortuna (solo económica, está claro) hecha a base de deslocalizar sus empresas y esclavizar a seres humanos, queda claro que no la necesito para nada. A los evasores de impuestos, esclavizadores de personas, estafadores que viven de la sangre de los demás y donan migajas para desgrabarselas después y hacer publicidad con dicho acto, no les envidio en absoluto.
      Otrosí es tu rabia. La rabia que expones en tus dos sencillas frases. No sé de donde pueda venirte, lo que sí tengo claro es que confunde al destinatario. Mi consejo tal vez sería que leyeras un poco más y te entregaras un poco más a los demás… Claro que siempre puedes ir a misa y entonar el “yo pecador”. A la curia enferma de esta triste espania le funciona de muerte.
      Un saludo,
      Manel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s