“The Mission”, un reality de la RAI que trivializará la miseria

La televisión pública italiana prepara un programa que ya es polémico antes incluso de emitirse: una especie de “campamento de verano” con famosos en campos de refugiados. Dicho programa, que se transmitirá en diciembre, prevé la participación de ocho personajes televisivos y del mundo de la farándula italiana, que junto a operadores humanitarios de la ACNUR y de INTERSOS vivirán y “trabajarán” por algunas semanas en los campos de refugiados en la República Democrática del Congo, en Sudan del Sur y en Mali. Algo muy parecido a la Isla de los Famosos, en donde los “famosos” entrevistarán y serán los testimoniales de historias de guerras, de violaciones de derechos humanos, de violencias sexuales, de hambre y de dolor.

No deseo entrar a comentar el hecho de que sea un paso más hacia la depravación absoluta de la televisión berlusconiana y de aquellos que la “miran”. Para un público muerto en vida, que se trivialice el hambre y la miseria de África no será mejor ni peor que el resto de programas estúpidos con los que les aletargan la mente.

Pero sí que hay una cuestión que me preocupa ¿Qué publicidad se emitirá durante los cortes de ese programa? Me es imposible imaginarme al “famoso” o “famosa” de turno hablando con un niño que haya estado descuartizando y comiendo bebés en esa inmunda guerra del coltán y que después aparezcan anuncios de divinizados Smartphone con la manzanita mordida estampada en su carcasa. Me cuesta imaginarme que después de haber hablado con una madre que ha dado de comer lodo a sus criaturas para que tuvieran algo en el estómago, salgan anuncios de comidas adelgazantes, o de cereales para locas anoréxicas que viven en casitas blancas y rojas, o de comidas gourmet para gatitos y perritos, lindas mascotas sin culpa alguna.

refugiada explica vida en el bosque

Me resulta vomitivo pensar que después de una estudiada escena de miseria, montada con un hermoso travelling e ingentes cantidades de recursos, aparezcan fantásticos coches que harán enloquecer de envidia al vecino, narcisismo por encima de todo. Y el colmo de la indecencia será que después de haber visto a un sinnúmero de niños hambrientos, la mayoría de los cuales morirá de diarreas fácilmente evitables, nos pongan anuncios para que regulemos nuestro tránsito intestinal o nos inciten a tomar esas bebidas refrescantes que son chispas en la vida.

Tengo bastante claro que los telespectadores de ese programa no caerán en la cuenta de lo que he expuesto. En sus pobres cerebros apenas son capaces de discernir entre realidad y ficción. Pero para muchos, a pesar de que jamás vayamos a ver un solo capítulo de ese programa, su emisión representará un paso más hacia la inmundicia total y la muerte de la más mínima Ética.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos, Opinión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s