Reacciones ante la crisis: ira, tristeza, tacañería… radicalización o instalarse en el limbo

El Periscopio

Tacaño

La crisis, eso que llaman “crisis”, nos ha convertido a la mayoría en seres iracundos, tristes e incluso… tacaños. Tragar cada día varias ruedas de molino por imposición, quieras o no, agria el carácter. La merma de la confianza en la resolución del problema nos deprime. Y el empobrecimiento que en mayor o menor medida todos estamos notando –salvo unos pocos a quienes sucede todo lo contrario- nos hace mirar cada gasto con un cuidado que raya en la ruindad. También tenemos motivos.

Nos han reducido los ingresos y han elevado los precios. En algunos casos a nivel de escándalo. Nos han apretado el cinturón al cuello sin comerlo ni beberlo. Para gastar más que nunca en un endeudamiento que no tendrá fin por este camino. Ya es oficial que la luz ha subido un 71% en la última década, con una inusitada aceleración desde el inicio de esa estrategia…

Ver la entrada original 790 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s