999 maneras de no hacer una bombilla (o una revolución)

Thoma Edison nos marcó el camino.
Tras mil intentos de fabricar una bombilla que no se fundiera al poco tiempo de encenderse lo consiguió y con ello pasó a la Historia.
En una entrevista le preguntaron si no consideraba un fracaso el hecho de haber realizado tal cantidad de pruebas antes de la definitiva. Su respuesta fue: “No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla.”
A poco que lo pensemos veremos que no es nada trivial la frasecita. Nos habla de la tenacidad, de perseguir los sueños, de no darse por vencidos.
No darse por vencidos, esa es la conclusión. Salir a la calle y hacer tantas revoluciones como sean necesarias. Y si fracasamos, levantémonos e intentemoslo de nuevo, pues con ese fracaso habremos aprendido un camino que no debe ser repetido y buscaremos otro. Pero no podemos conformarnos. El futuro de nuestros jóvenes y nuestros hijos depende de ello. Y el futuro está en la próxima esquina, agazapado y esperando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión, Pensamientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 999 maneras de no hacer una bombilla (o una revolución)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s