Promulgar leyes hasta eliminar todo vestigio de Justicia

España es un extraño país cuya población nos creemos que formamos parte de Europa, del mundo civilizado, de la hermosa minoría que se alimenta del espíritu democrático que nació en Grecia hacer 2500 años. La realidad es que nuestro país se parece, y cada día más, a cualquier dictadura africana o asiática. Y aunque no nos demos cuenta esto es así porque en españa se vive al margen de toda Justicia.

Nuestra monarquía, el caso de la infanta y el duque empalmado son prueba reciente, es un estamento que vive al margen de toda Justica. Nuestro gobierno, la mayoría de políticos, desde la última aldea hasta la propia capital, convertida en juego de Monopoli por la señora Botella, viven al margen de toda Justicia, defecando en ella a través de los cientos de causas judiciales que se pasan por la cara interna de los muslos. El propio poder judicial vive y sentencia en base a ideologías, cosa la cual les pone al margen de toda Justicia. La alta curia de este triste país vive también al margen de toda Justicia, pues se permiten hacer apología de la violación de mujeres, niños y niñas; lo mismo que todos sus curas pederastas a los que “amonestan” pero no son juzgados. Nuestra policía, el estamento que debería defender a los ciudadanos —pues estos y no otros son quienes la visten y alimentan, a ellos y a sus hijos—, vive fuera de toda Justicia; desde el momento que golpean, agreden, revientan ojos, torturan y golpean en comisarías, chulean al que se les pone por delante; desde el momento que reniegan de su humanidad para convertirse en criaturas adoctrinadas por el poder, mamíferos serviles, bestias que ya hoy también asesinan en plena calle; y para colmo, si a alguno se le sentenció, viene el gobierno y les indulta, en otro acto claro de vejación de la Justicia.

No debemos olvidar a las grandes fortunas, esos 50 que controlan el 13% del PIB, ni los parásitos conocidos como grandes de españa, ni a ricachones varios, a nobles onerosos y cínicos banqueros; pues todos y cada uno de ellos viven al margen de cualquier concepto cercano a la Justicia. Querámoslo ver o no, es evidente que todos los estamentos nombrados se han alejado tanto de la Justicia, del concepto de lo justo y ecuánime que dudo mucho que recuerden el camino de vuelta.

¿Quiere decir todo ello que somos un país que vive al margen de la Ley? No, en absoluto, eso jamás. España es un país de ley, no nos llevemos a engaño; si algo tiene españa es que sus legisladores, y el gobierno actual del PP es la prueba, son capaces de sacar una ley cada mañana y antes de desayunar. Lo que sucede es que el hecho de que existan leyes no significa que sean justas, y en españa, sobre todo cuando gobiernan los cristofascistas del PP, solo se promulgan leyes cuyo fin último es asesinar a la Justicia.

 

Así es lector,

los mismos que saldrán impunes del desastre del Prestige;

los mismos que engañaron a todo un país negando un rescate, diciendo que los créditos serían pagados por los bancos pero que han permitido que se “pierdan” 37 mil millones de euros de todos y cada uno de nosotros;

los mismos que llevan veinte años financiándose de manera ilegal;

los mismos que alcanzaron el poder desde la mentira más abyecta;

los mismos que nos venden como mercancía prescindible a cambio de unas monedas de plata;

los Judas que venderán a su madre a cambio de unas misas;

Todos esos hijos de la gran puta (y lo digo antes de que se legisle), son los que están preparando una ley que se caga y se mea en la constitución y el concepto de Justicia Democrática y que pretende ser una patada en la boca a todo ciudadano que intente expresar su descontento a pie de calle y de forma constitucional. El comienzo del final del sueño de vivir en un país de respeto e igualdad. La autopista hacia la debacle Social que terminará, si nadie lo remedia, en un nuevo baño de sangre, en un nuevo intento de terminar con una guerra civil que jamás se quiso acabar.

la nueva ley fascista de las manis

Terminaré con un ejemplo que leeréis en los siguientes párrafos, cuyo documento completo, muy aconsejable, tenéis en este enlace. En él podemos ver lo que sucede cuando se permite legislar a criminales mientras nos quedamos en casa pensando que “a mí no me va a pasar”:

 El 30 de enero de 1933 Hitler asciende al gobierno con su doctrina profundamente racista y antisemita, con la cual había logrado el apoyo de las masas. El nazismo establece un nuevo  marco  jurídico   para implementar su política racista y de exterminio.  Es entonces legal la discriminación  de los enfermos y discapacitados,  la persecución a los gitanos, judíos, testigos de Jehová, disidentes políticos, homosexuales,  etc.  Se priva  a los  judíos de sus derechos legales y civiles tendiente a despojarlos de sus bienes económicos y separarlos del resto de la población alemana.   Hitler al asumir el poder va a promulgar las leyes que darán respaldo jurídico a su accionar. Lo atroz se convierte en legal. Se convierte en claro ejemplo de  la capacidad del poder de dar legalidad a una política opresiva.

Las primeras leyes eugenésicas del Reich son de 1933 y establecen la esterilización voluntaria o involuntaria para prevenir la propagación de la vida indigna. Se promulga la Ley para la prevención de la progenie del enfermo genético que determinó la esterilización obligatoria de las personas con problemas mentales, “el que esté afectado por una enfermedad hereditaria puede ser esterilizado mediante una operación quirúrgica, cuando haya una alta probabilidad, según la experiencia de la ciencia médica, de que sus descendientes sufran trastornos hereditarios del cuerpo o de la mente” ß Base del razonamiento que dará pie a todo tipo de extralimitaciones posteriores y que desembocará en la Solución Final.

Estas leyes inauguran la política racial del nazismo,  cuyos criterios serán discutidos en la prensa, las escuelas y universidades de Alemania, apoyados por una intensa campaña publicitaria del régimen, cuidándose de hablar de matar enfermos mentales, pero reafirmando el daño que  estos provocan al conjunto del pueblo y  necesidad de propiciar el mejoramiento de la raza  a través de  activas políticas raciales y la higiene medico racial.

Hitler, en 1939,  dicta un decreto que otorga autoridad a los médicos para dar una muerte misericordiosa a los enfermos clasificados como incurables: “Berlin, 1° de septiembre de 1939. El dirigente del Reich Bouhler y el doctor  en medicina Brandt están encargados bajo su responsabilidad  de ampliar la competencia  de médicos a designar, de tal modo que se pueda conceder una muerte piadosa a los enfermos manifiestamente incurables habiendo evaluado estrictamente su estado de salud. Firmado Adolf Hitler.”.Si bien el  Führer  contaba, en aquellos momentos,  con el poder político necesario para emitir la norma en forma de ley, opta por un decreto que debía mantenerse en secreto, a los efectos de evitar reacciones negativas a la norma en el pueblo alemán, además el decreto no brinda mayores precisiones acerca de los pacientes a los que debe concederse una muerte piadosa. Para ello, fue necesario designar personal médico para realizar los  peritajes que determinarían qué pacientes serían destinados al programa de eutanasia, para dirigir las unidades de exterminio y las unidades de la comisión del Reich y para integrar las unidades de control. El programa de exterminio de enfermos mentales se inicia  en otoño de 1939. Para los formularios de registro de pacientes, la cuestión de la aptitud para el trabajo ocupaba un lugar importante, debía completarse en todos los internos que padeciesen algunas de las siguientes enfermedades : Esquizofrenia, Epilepsia, Enfermedades seniles, Parálisis refractaria a la terapia u otras afecciones sifilíticas, Debilidad mental, Encefalitis, Enfermedad de Huntington u otras enfermedades neurológicas graves, quienes llevasen más de cinco años internados en forma permanente, el motivo de internación fuese enfermedad mental con trasgresión de la ley, no fueran de sangre alemana o sangre afín o fueran extranjeros

Se inicia el programa secreto denominado T4 (ya que fue planeado en   Tiergartenstrasse 4 ,  Berlín) inaugurando 20 salas  pediátricas para la matanza ordenadas por el decreto de la muerte misericordiosa. Este programa fue pensado para los adultos pero los niños fueron  incluidos también.  Mientras que el programa de esterilización se llevaba a cabo abierta y legalmente, el programa de la eutanasia era totalmente secreto. Los pasos que conducían a un paciente a la cámara de gas se iniciaban cuando el médico del instituto donde estaba alojado  completaba el formulario de registro, el cual era enviado a la oficina de eutanasia T 4 de Berlín. Es significativo  que los   líderes nazis consideraban que el pueblo alemán aceptaría mejor el exterminio de los enfermos que el exterminio por razones políticas se utilizaba  entonces la enfermedad como excusa para exterminar a los adversarios políticos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos, Pensamientos, Política, relaciones humanas, Respetabilidad Policial, terrorismo de estado y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Promulgar leyes hasta eliminar todo vestigio de Justicia

  1. bachiano dijo:

    Tal cual… Así de triste, pero así de real. Lo que ocurre es que esto es algo que no es nuevo, ni mucho menos… Desgraciadamente la justicia española la conocemos muy bien en diferentes lugares de la península. Que disfrutes del domingo!

  2. Pingback: Agradecimientos a Mª Antonia Trujillo por su defensa de la identidad catalana | El Día a Diario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s