«Rajoy, mira a cámara, cabrón», pensaba el director

Podríamos pensar que un individuo que no te mira a la cara cuando habla te está mintiendo. Es una cosa que la experiencia nos dicta como cierta. Todo aquel que cuando habla rehúye los ojos del que le escucha es tan de fiar como un pastel aderezado con estricnina y unos toques de plutonio.

“Pero es que está leyendo”, me responderá alguno.

¡Ah!, Pues entonces, peor. Es un tipo que, no solo miente, es que le importa tan poco aquello de lo que va a hablar, que ni siquiera ha tenido la deferencia de leerlo de antemano para tener una remota idea de la temática del texto. Se la trae tan al pairo la Constitución española (esa constitución de sumidero que nos otorgó la dictadura junto con el borbón), le importa tan poco la ciudadanía que va a escucharle, que simplemente lee la pantalla sin importarle en absoluto lo que salga por su garganta. No deja de ser un reflejo de sus orígenes ideológicos: preconstitucional (anticonstitucional, más bien) y con una idea clara de la supremacía de los poderosos.

Pero no desesperemos. En su discurso, o el del becario fascista, que cualquiera nos vale, encontramos verdades como puños. A saber:

No miente cuando nos dice que los más jóvenes no han podido ser partícipes de aquella ilusión colectiva. De un plumazo deja claro que los jóvenes no van a ser partícipes de nada que tenga que ver con la ley fundamental que rige y regirá sus tristes vidas hasta el día de su muerte. Les dice claramente que los únicos que pueden cagarse y merase en la Constitución de sumidero que nos impusieron son ellos, los elegidos, los integrantes de esa casta superior formada por los miembros del partido único conocido como PPSOECiU_OPUS. Sí, juventud, tiene más razón que un santo, vosotros, ahora mismo, solo les sois útiles si os dais el piro y os largáis a ese “extranjero” al que tuvieron que huir también vuestros abuelos, cuando los abuelos de esta casta política gestionaban el país como ahora lo hacen sus nietos.

Tampoco nos miente cuando dice que nos ha traído la modernización de nuestra economía. Antes, cuando lo ricos no lo eran tanto, había infinidad de pequeños negocios. Cientos de tiendecitas donde podías comprar todos los productos que eran necesarios para vivir. Ahora no, ahora tenemos una economía que para sí la quieran los Yanomamis. Tenemos una economía de primas de riesgo, de Ibex35, de blanqueo de dinero, de ingeniería fiscal. Una economía tan moderna que no tiene ni tiempo de atender a la Economía real, la que genera empleo, la que ayuda a las empresas y la que ofrecería un futuro poco moderno. Mejor ésta, con ricos cada vez más ricos, ¿y a costa de qué?, pues a costa de generar más y más miseria, pero solo de aquellos que se la merecen, los pobres, los simples, los prescindibles. Quién podía esperar más de una Economía Moderna.

Y termino con una última verdad. Nos suelta, con la boca ancha, que tenemos unos servicios sociales que jamás habían existido en la historia de españa y que en otros países son, sencillamente, inimaginables. Quién se atrevería a negar la veracidad de estas palabras. Creo que la mayoría de españoles (los que no se están repartiendo el pastel, claro) jamás hubieran imaginado que existiría un expolio tan terrible y en tan poco tiempo, un robo tan indecente que iba a dejar los servicios sociales como jamás habían existido antes. Unos servicios inimaginables en países donde el dinero de los impuestos se emplea en la ciudadanía y no en mantener la vomitiva desvergüenza de la monarquía, la iglesia, la casta política, la casta empresarial, los ricos y los banqueros. Claro que hemos de romper una lanza en favor de sus palabras. Porque es verdad que hay muchos países que no tienen la suerte que tenemos nosotros. Por poner solo unos pocos: RDC, Liberia, Yemen, Corea del Norte y Somalia. Pero quedan muchos más.

Tiene usted más razón que una santo, señor Rajoy, reciba mis disculpas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Constitución y sumidero, Opinión, terrorismo de estado y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s