El gran fraude de las europeas: coalición y abstención

Un gran artículo de Roberto Centeno publicado en El confidencial

 La pasada semana, ante el posible retroceso en las elecciones europeas de los dos grandes partidos estatales, que, junto con los separatistas, han protagonizado durante los más de 35 años de gobierno el saqueo inmisericorde a los más débiles y a la clase media, el mayor nivel de corrupción de nuestra historia y la destrucción moral y política de España, han elegido una nueva táctica: el fraude de una gran coalición que les permita seguir disfrutando del mismo poder bipartidista (que hasta ahora habían disfrutado por separado) y que les ha permitido perpetrar el mayor expolio a la riqueza de un pueblo en toda la historia europea. Algo que apoyan el Rey, las oligarquías empresarial y financiera y algunas grandes embajadas, que quieren una España débil con una mano de obra barata e inculta.

PP y PSOE no son desde hace mucho tiempo las siglas de dos ideologías contrapuestas, sino dos caras de una misma moneda de burocracia, corrupción, nepotismo e incompetencia. Y para seguir en el poder están dispuestos a lo que sea, empezando por hacer una campaña electoral de bajo perfil, creyendo que las ventajas que la ley D’Hont concede a los partidos mayoritarios son extrapolables a los resultados electorales con baja participación de votantes. Hablando en términos coloquiales, se trata de mantener las tres R, como lo denominan algunos, aunque son cuatro, al Rey, a Rajoy, a Rubalcaba y al Robo. El Rey como jefe de Gobierno, Rajoy presidente, Rubalcaba vicepresidente y el robo as usual. Para ello, han hecho un pacto de silencio sobre la corrupción.

Pero, lo que es todavía mucho peor, es que esta posible gran coalición no sólo dejaría a España en manos de los partidos nacionales más incompetentes y corruptos de Europa por otros cuatro años. El problema es, como señaló Felipe González en laSexta –y resulta abiertamente contradictorio con su propuesta de gran coalición–, que “lo más preocupante es que los líderes del PP y PSOE, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba respectivamente, no han planteado lo que quieren hacer con el país. Ninguno es capaz de exponer en 20 minutos y con credibilidad lo que quiere hacer con España los próximos 20 años”. ¿Y lo que conviene a España resulta que es ser gobernada por ineptos y apátridas que ni siquiera tienen un proyecto de país?
La última sesión de control del Gobierno en el Congreso antes de las elecciones europeas fue una declaración de amor entre Rajoy y Rubalcaba. Resulta que Rajoy está “sustancialmente de acuerdo” con todas las chorradas y lugares comunes que dijo Rubalcaba sobre Europa (por ejemplo: “Los problemas de Europa se resuelven con más Europa”, y otras memeces por el estilo). Sin embargo, cuando Rajoy mintió como un bellaco diciendo que la economía va mucho mejor, y debiendo tener Rubalcaba datos para demostrar que esas afirmaciones son absolutamente falsas, el jefe de la oposición abandonó el hemiciclo. No se le ocurrió al ínclito Alfredo preguntar al trilero de Rajoy si la destrucción de 184.000 empleos en el primer trimestre de 2014 es ir mejor; si recortar en 4.700 millones las prestaciones por desempleo, bajando la prestación media a su mínimo histórico en términos reales, es ir mejor.

Votar al PP o al PSOE es apoyar a un sistema político criminal que ha generado las mayores desigualdades de renta y riqueza de nuestra historia, y la segunda de Europa, situado a un tercio de las familias por debajo del umbral de la pobreza, y donde millones, sobre todo niños, pasan ya hambre física. Como dice la Biblia, “perdónalos, Señor, porque no saben lo que hacen”. Pero lo pagarán caro; ellos, sus hijos y sus nietos.

El discurso que están realizando a favor de la gran coalición es que, después de las elecciones de 2015, deberá hacerse una reforma de la Constitución para ir a un Estado Federal. Un auténtico camelo, porque las autonomías han superado de lejos los límites y las competencias de un Estado Federal. Y es que estos indocumentados que están al mando parece que todavía no se han enterado de cómo se reparte el gasto público total en un Estado federal y en la estafa de Estado autonómico que nos han impuesto desde la Transición, para repartirse España como si fuera un solar.

En un alarde increíble de totalitarismo, en un auténtico atentado contra la democracia, el Gobierno ha ordenado al Censo Electoral la supresión de miles de mesas y colegios electorales en toda España y, particularmente, en aquellos lugares donde el voto le es menos favorable. Se suprimirá una de cada tres urnas para dificultar el voto de los desafectos y fomentar la abstención, ya que, si se producen grandes colas en algunas zonas, la gente no querrá esperar y se volverá a su casa. Esto es lo que el PP espera conseguir con una acción que ni las repúblicas bolivarianas se atreverían a poner en marcha. La increíble excusa de estos totalitarios es que, como en todo caso la abstención va a ser alta, suprimiendo mesas y colegios se ahorra dinero. Y, mientras tanto, mantiene el despilfarro político a todo trapo. Es simplemente inaudito el grado de hipocresía de González Pons, el número dos en la lista del PP, al afirmar que el rival del PP en las europeas “no es el PSOE, sino la abstención”.

Leer artículo completo en este enlace

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De Otros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s