La fotocopiadora, un invento de 2000 años

Según palabras de Sam Belluga, profesor de Historia de la Química en la Universidad de Princesstown (EEUU), la invención de la fotocopiadora sería atribuible al mismísimo Jesucristo, el segundo personaje de la trini.
Para emitir tales afirmaciones se basa en dos hechos clave: La cara que dejó impresa en un trapo que le dejó una tal Verónica mientras paseaba hasta el Gólgota y la que dejó, ésta de cuerpo entero, en el sudario que se le puso antes de echarlo al agujero.
A pesar de no disponer de pruebas que determinen al 100% la veracidad de estos hechos, el profesor Belluga está dispuesto a partirse el alma con cualquier teólogo que ponga sus palabras en duda. Soy profesor, pero con mis 198 cm también doy unas hostias como panes, ha dicho.
De otra parte, parece ser que desde el Vaticano se ha llevado a cabo una reunión de urgencia con los mejores gabinetes de abogados mundiales para ver la posibilidad de reclamar la patente de dicho invento. Su portavoz, el cardenal Rouco Sinfreni ha argumentado lo siguiente: “De todos es sabido que la Iglesia Católica es pobre. Cualquier dinerillo extra nos acercará un poco más a vivir como el jefe”.

(Benito Camela para PutoParao nius)

Esta entrada fue publicada en Lección de Religión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s