La Europa herida, muerta y zombi


Aquello que nos empecinamos en llamar Europa, salió malherida tras la primera guerra mundial. Lejos de curarse se mantuvo agonizante hasta que después de la segunda guerra mundial murió de forma definitiva. Cincuenta millones de cadáveres y seis millones de judíos asesinados dentro de la más estricta legalidad lo atestiguan.


Fue desde ese cadáver putrefacto con el que se creó la Europa Zombi de los 20, lo 30, los 40… que nos vendieron como Panacea para todos nuestros males: un solo país sin fronteras, un espacio común en la que cabríamos todos, una moneda única y fuerte que nos hermanaría… Todo fue mentira.
Porque la Europa que tenemos es el único resultado que podía salir de un cadáver sin Dignidad: la europa zombi. Un cementerio común, al menos para la Dignidad, la Libertad y la Cultura, que se autodestruye, y a nosotros con ella, en favor de una pequeñísima minoría que necesita de toda nuestra sangre y la de nuestros hijos y nietos para satisfacer su infinita avaricia.

A la europa zombi le ha sucedido lo que decía Groucho Marx, que partimos de la nada hasta alcanzar las más altas cotas de la miseria (humana, se entiende).
La europa zombi, lejos de darnos lo prometido, nos ha ido robando el poco equipaje que traíamos con nosotros: la Libertad en favor de una falsa seguridad (miedo ante todo); vallas, muros, concertinas, policía, en sustitución de las antiguas fronteras; el libre tráfico de personas en favor de la libre circulación de corrupción, corruptos y su dinero sucio.
Esta es la única europa que nos han obligado a comprar. Y si no forzamos a los distintos gobiernos títeres a reinstaurar unas democracias fuertes, se irá fagocitando a sí misma, autodestruyéndose y destruyéndonos a nosotros con ella, solo para que una pequeñísima minoría criminal destrone a Dios y ocupe su puesto.
La perenne crisis económica que sufrimos (solo los de siempre) desde el año 2008, la total ausencia de Justicia Social y la crisis de los refugiados que huyen de las incontables guerras periféricas que aceptamos de forma tácita, es la prueba final de que también nosotros nos hemos convertido en zombis. Nos lo confirman las imágenes de Lesbos, de Melilla, de Canarias y de tantos otros lugares, sin que hagamos nada por resolverlo. Un claro síntoma de que nuestra terrible enfermedad pronto será incurable.

Esta entrada fue publicada en Acciones Populares, Geografía humana, Horror, Lucha ciudadana, manipulación, terrorismo de estado y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s