Pequeñas acciones contra Grandes Indecencias

denuncia-de-la-fc3a1tima

Es bien cierto el refrán que dice “Mucha gente pequeña, de lugares pequeños y haciendo pequeñas cosas puede cambiar el mundo”. Tan cierto como que jamás se enseñará en las escuelas. No es bueno que los niños piensen, pues de mayores pueden convertirse en individuos capaces de aprovechar las cloacas del estado.

Sin ir más lejos, uno puede acercarse a ese espacio maravilloso en el que el Partido Popular nos insta a denunciarnos los unos a los otros: el vecino que trabaja en negro, el electricista que te hizo la instalación de la cocina y no te cobró el IVA… todo ello en una linda página con un enlace que pone “BUZÓN DE LUCHA CONTRA EL FRAUDE LABORAL… COLABORA con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Un maravilloso montaje para la delación entre iguales, como si la completa ruina de esta mierda de país viniera de las migajas que “estafamos” los ciudadanos. Cuando ha quedado más que demostrado que el fraude y la corrupción en mayúsculas nacen de la misma jefatura del estado, la Corona, y se esparcen como una metástasis por todos y cada uno de los integrantes y simpatizantes de ese partido que ha montado la  susodicha página de delación.

¿Cómo se atreven,con qué derecho nos vienen esos politicastros indecentes y corruptos a decir qué está bien o qué está mal? Es como si yo mismo, con un gin tonic en una mano y un trujas de maría en la otra les dijera a mis hijos que no deben beber ni drogarse. Claro que cuando la indecencia no conoce límites, cuesta poco hacerse los honestos. Si quieren recaudar que se dediquen a los integrantes de los papeles de Panamá, a Google, a Apple, a Amancia Ortega, a la Corona, a las Koplovitch…

Pero mientras eso llega, nosotros podemos aprovechar, como he hecho yo, su famosa página de delación para denunciar al propio PP (leer el documento del inicio) por su financiación ilegal durante 20 años, por comprar votos con ese dinero y por repartir obras públicas entre los donantes.
No sé si llegaremos a colapsar sus servidores delatores, pero la primera vez que lo puse en marcha y en unas doce horas conseguí que actuaran un buen número de internautas. Si seguimos así igual tienen que juzgarse a sí mismos. Así que ya sabes, lector, acércate al enlace de arriba y denuncia al Partido Pútrido Popular.

Entre la solidaridad y el prejuicio

Microsoft Word - cartel.docx

El pasado sábado dieciséis de abril, un grupo de cooperantes hicimos una acción en uno de los mercados de mi ciudad, Cerdanyola del Vallès. Era una recogida de firmas y la venta de una bolsa y un pin, todo ello en favor de la ONG Proactiva Open Arms que, por desgracia, se está haciendo tristemente famosa en la isla de Lesbos (Grecia) porque sus componentes hacen más trabajo por los refugiados que el resto de estamentos mundiales juntos. Toda esta acción se completaba con el pase del vídeo que podéis ver a continuación:

Además de llamar a la ciudadanía a través de megafonía, íbamos personalmente por las paradas a ofrecerles un díptico explicativo cuya foto de portada podéis ver al inicio. Después del par de horas que duró el evento el resultado conseguido, todo y ser muy correcto: cerca de setenta firmas y más de veinte bolsas vendidas; me dejó un extraño sabor de boca. Y llegamos por fin al tema del que quería hablaros.
Cuando salí un momento a repartir dípticos me encontré con diferentes tipos de personas: las que te recibían con una sonrisa y un marcado interés, las que recogían el papel sin más, los que declinaban el ofrecimiento y no más de un par cuyo comportamiento me llenó de tristeza.
Sí, tristeza, como suena. Porque al acercarles el papel e invitarlas amablemente: “si quieres pasar por la parada del ayuntamiento, estamos pasando un vídeo y puedes firmar un manifiesto…”, su respuesta no solo fue negativa. Quise pensar que se sentían demasiado dignas como para perder el tiempo en tal estupidez, pero su lenguaje corporal iba más allá. Después caí en la cuenta: lo que les sucedía era que tenían un prejuicio hacia ese “invasor”, y la sola palabra refugiado las ponía a la defensiva. Tanto, que extendían ese prejuicio hasta incluir a mi propia persona. De ahí que se echaran visiblemente hacia atrás al acercarme yo. En sus pequeñas mentes aquel que les ofrecía la hoja de papel, conciudadano suyo, Catalanoespañolyeuropeo como ellas y que hablaba sus idiomas, adquiría el rango de enemigo al convertirse, por mor de su estúpido prejuicio, también en refugiado.
Se me podrá argumentar que solo fueron dos. Es verdad. Lo que sucede es que según mis cálculos me acerqué a no más de doce personas. Si calculamos, veremos que esas dos representan algo más de un 16,5%.  Si pensamos entonces que un país como españa tiene unos 45 millones de habitantes, veremos que ese 16,5% equivalen a unas 7,5 millones de personas. Número que se acerca mucho al de los votantes fieles a partidos que recortan derechos, destruyen los bienes públicos, criminalizan la Justicia Socia, ponen precio mientras quitan valor, crea leyes mientras se cagan en la Justicia, son corruptos…
No sé que podáis pensar vosotros, pero a mi modo de ver, este es el tipo de desecho humano que está creando la europa zombi, alimentada por gobiernos corruptos: criaturas sin pensamiento, sin empatía, sin el mínimo sentido de la Justicia Social. Humanos que desde su infrahumanidad se sienten superiores.
¿Recordáis cómo ascendió el nazismo en Alemania? Pues eso, que quien no conoce la Historia, se arriesga a que se repita.

La Europa herida, muerta y zombi


Aquello que nos empecinamos en llamar Europa, salió malherida tras la primera guerra mundial. Lejos de curarse se mantuvo agonizante hasta que después de la segunda guerra mundial murió de forma definitiva. Cincuenta millones de cadáveres y seis millones de judíos asesinados dentro de la más estricta legalidad lo atestiguan.


Fue desde ese cadáver putrefacto con el que se creó la Europa Zombi de los 20, lo 30, los 40… que nos vendieron como Panacea para todos nuestros males: un solo país sin fronteras, un espacio común en la que cabríamos todos, una moneda única y fuerte que nos hermanaría… Todo fue mentira.
Porque la Europa que tenemos es el único resultado que podía salir de un cadáver sin Dignidad: la europa zombi. Un cementerio común, al menos para la Dignidad, la Libertad y la Cultura, que se autodestruye, y a nosotros con ella, en favor de una pequeñísima minoría que necesita de toda nuestra sangre y la de nuestros hijos y nietos para satisfacer su infinita avaricia.

A la europa zombi le ha sucedido lo que decía Groucho Marx, que partimos de la nada hasta alcanzar las más altas cotas de la miseria (humana, se entiende).
La europa zombi, lejos de darnos lo prometido, nos ha ido robando el poco equipaje que traíamos con nosotros: la Libertad en favor de una falsa seguridad (miedo ante todo); vallas, muros, concertinas, policía, en sustitución de las antiguas fronteras; el libre tráfico de personas en favor de la libre circulación de corrupción, corruptos y su dinero sucio.
Esta es la única europa que nos han obligado a comprar. Y si no forzamos a los distintos gobiernos títeres a reinstaurar unas democracias fuertes, se irá fagocitando a sí misma, autodestruyéndose y destruyéndonos a nosotros con ella, solo para que una pequeñísima minoría criminal destrone a Dios y ocupe su puesto.
La perenne crisis económica que sufrimos (solo los de siempre) desde el año 2008, la total ausencia de Justicia Social y la crisis de los refugiados que huyen de las incontables guerras periféricas que aceptamos de forma tácita, es la prueba final de que también nosotros nos hemos convertido en zombis. Nos lo confirman las imágenes de Lesbos, de Melilla, de Canarias y de tantos otros lugares, sin que hagamos nada por resolverlo. Un claro síntoma de que nuestra terrible enfermedad pronto será incurable.

¿Para cuándo un “corralito” en españa?

Era la época de la República, por gentuza como los ascendientes de quienes ahora nos gobiernan, en España había mucha hambre.
Iba a haber elecciones y el capataz de un cacique se dedicaba a ir de puerta en puerta comprando votos. Les daba dos duros, que entonces eran una fortuna, y les exigía fidelidad. Más o menos lo que ha ido haciendo el PP con el dinero negro con el que lleva financiándose desde su creación.
La cosa es que todo iba bien hasta que se encontró con un jornalero que cogió los dos duros y se los tiró al suelo. Lo miró y le dijo: “En mi hambre mando yo”.
Y es que siempre existe un espacio para la Dignidad en algunas personas.

Uno esperaba escenas de pánico, terror por las calles y más de medio país ardiendo. Todos los políticos liberales del planeta, los banqueros, los prohombres y alguna «promujer» de esos que hunden países como quien pisa un puñado de hormigas, nos lo han estado avisando hasta el hartazgo. Nos han metido el miedo en el cuerpo como si lo que fuera a suceder tuviera una relación directa con el Diluvio Universal o la cancelación de un partido de fútbol importante.
La palabra «corralito» se nos ha ido escupiendo cada vez que hemos alzado la voz para decir que no es agradable que unos pocos nos estén arruinando y robando todos los derechos sociales —en españa, además, los civiles— solo porque así se enriquecen ellos. La palabra «corralito» ha sido sinónimo de Infierno, Maldad, Destrucción, Debacle, Final. El estallido último antes del Apocalipsis y la desaparición total y completa del Universo.
Y ahora resulta que el mismo  Alexis Tsipras, a riesgo de cargarse a Syriza, lo pone en marcha en Grecia y, no solo no sobreviene el apocalipsis sino que millares de personas se plantan en la plaza Sintagma para apoyarle. Lo nunca visto.
¿Qué ha sucedido entonces, cuál de los dos escenarios es el real?: La destrucción total y absoluta del mundo tal y como lo conocíamos o una población resignada que acepta con estoicismo y Dignidad lo que vaya a sucederles. Imagino que la cosa va por lo segundo. Por eso y porque a cada uno le permiten sacar la friolera de 60 euros diarios. Eso, que para los alentadores del miedo es una minucia que a ellos no les da ni para cafés, para los pobres ciudadanos del sur de europa es lo nunca visto.
Por eso, desde que sé lo de Grecia no dejo de esperar al día en que haya un corralito en la triste españa y pueda ir a los cajeros y sacar mis 60 euros diarios —22.000 euros al año—. Porque creo que al igual que me sucede a mí yle pasará a muchísima más gente que ya no tiene ni para dar de comer a sus hijos, consideramos un verdadero chollo poder disponer de 60 euros diarios de liquidez para tabaco y pequeñas minucias que necesitan de papel moneda para ser satisfechas.
Casi que uno se plantea qué pueda ser peor: ser cada vez más pobre mientras unos pocos se enriquecen hasta la indecencia o ser pobre de solemnidad por decisión propia y que esos ricos vayan a hacer sus riquezas al desierto del Kalahari. Yo creo que haré como el jornalero y cuando tenga un gobierno digno que me plantee la posibilidad de decidir si quiero vivir como un siervo o como un hombre libre diré que “en mi Hambre mando yo” y que ese euro destructor de europa se lo metan por el agujero más les duela.

Cuatro años del #15M, el camino hacia un futuro de Dignidad

Apenas hacía un año que la empresa a la que había dedicado los últimos veinte años de mi vida decidió prescindir de mí. Eso, lejos de destruirme, como era su intención, me abrió los ojos y me hizo ver que más allá de la miseria humana entre la que había estado inmerso había un mundo en el que podía aprender muchas cosas. Me lancé a estudiar y a intentar mejorar como persona.
No podía evitar, no obstante, una inmensa sensación de desencanto. A mis 56 años me daba cuenta de que nada iba bien. Si miraba a los de mi generación y anteriores —los teóricos defensores de la Democracia que había vivido los estertores de la dictadura asesina de Franco, el criminal general golpista—, veía a una masa que aceptaba cualquier cosa por mantener su falso mundo de fantasías Disney. Si miraba a los jóvenes veía a una masa desnortada, desilusionada, vacía y egoísta —la triste herencia de unos padres ya adoctrinados—. Así se me aparecía aquel presente.
De pronto, un día de primavera, aparecísteis. Miles de muchachos y muchachas ocupando los espacios públicos. En la plaza del Sol, en la plaça Catalunya; en las plazas de las capitales de provincia; en Sabadell, en Cerdanyola del Vallès, mi pueblo…
Fue extraño para muchos de nosotros, viejo burgueses preocupados por adquirir potentes automóviles, un gran televisor y vacaciones en pseudo paraísos lejanos. Unos lo veían vergonzoso, niñatos ensuciando las preciosas plazas, pensaban. Otros no entendían qué podía estar sucediendo, la cosa no andaba tan mal (para ellos, claro). A mí, al igual que a muchos otros, me produjo un efecto muy distinto. Yo ya me había dado cuenta en mis carnes de que algo no estaba funcionando, pero no sabía qué hacer desde mi soledad. Y sentí una tremenda patada en el culo. Vosotros, los teóricos “inútiles” okupas de las plazas, me gritasteis sin saberlo: «abuelo, levanta el culo y muévete. No estás solo y nosotros te necesitamos». De un día para otro me rejuvenecí por dentro. Desempolvé lecturas, descubrí a Hessel, redescubrí a Sampedro y a García Calvo. Iba a las asambleas, me ilusionaba vuestra ilusión.
Vi claro que aquello era un germen que fructificaría más tarde, que en el mundo (ya no solo en españa) se acababa de plantar la semilla de algo que tendría un poder ilimitado. Sobraba la prisa, no obstante —Desde nuestra ignorancia creemos que las cosas cambian de un día para otro, pero no es verdad. Ese infierno que nos echaban ahora encima se había empezado a gestar en las dictaduras asesinas de la operación Cóndor en Sud América, en las políticas de Margaret Thatcher, en la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética. Quienes iban ahora a por nosotros nos llevaban treinta años de adelanto—. La prisa no era buena si deseábamos un resultado acorde con el sueño vivido.

Reconozco, ahora puedo decirlo, que en algún momento pensé que os auto fagocitaríais o seríais destruidos por esa fuerza mayor e invisible que maneja a las Policías, Ejércitos, Jueces y políticos. Me equivoqué. Porque cuando os expulsaron de las plazas en un intento desesperado de haceros invisibles, el monstruo ya estaba creado. El germen de la temida Revolución comenzó a introducirse por las rendijas infectando cada vez a más y más personas que no estamos dispuestas a regalar nuestra Dignidad ni la de nuestros hijos. Por eso cuando la Casta se relamía pensando que habían acabado con “la lacra que ensuciaba sus calles” se encontraron con un monstruo de muchas cabezas: las distintas mareas que han parado distintas privatizaciones, el total asentamiento de la PAH, plataformas solidarias de ciudadanos para ciudadanos, monedas alternativas con valores reales, la creación de un partido como PODEMOS, el nacimiento político de Alberto Garzón…se cumplía otra de las geniales frases que nos legó Albert Einstein: «En los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que el conocimiento».
El futuro puede ser imparable, por leyes mordaza que deseen inventar vosotros debéis seguir siendo dueños de vuestras vidas. No depende de la Economía, no os dejéis engañar, ni es una cuestión de dinero. El futuro será la suma de vuestros actos y decisiones no lo cedáis a unos viejos machorros que ya ni pueden orinar de un modo decente pero cuya enfermedad, la ambición, les lleva a crear más y más miseria.


Podría estar horas repitiendo palabras ya dichas, pero debo terminar. Y deseo hacerlo dándoos algunas premisas que considero útiles para todos:

– Debéis saber que la Lucha y la Revolución no están en las calles para que os cosan a golpes esos robocop que quizá una vez fueron personas; la Lucha y la Revolución está en vuestra imaginación y en vuestra capacidad de socavar, de forma inteligente, los cimientos de esta Sociedad enferma que corre hacia el más estrepitoso de los fracasos.
– Debéis saber que el acto más revolucionario que podéis acometer es “aprender”. El Saber os dará la capacidad de decidir por vosotros mismos, lo que se conoce como Criterio; y ese criterio os hará realmente libres. A pesar incluso de que libremente decidáis ser esclavos.
– Debéis saber que “los mayores”, esos viejos que decimos tener la Verdad Absoluta de nuestro lado, lo único que tenemos es Miedo. Porque salvo honrosas ocasiones el Miedo es el poso que van dejando los años en el ignorante de alma servil. Y ese mismo miedo es el que nos lleva a arruinar vuestro futuro sin sentir vergüenza alguna.
– Debéis saber que el valor más alto que atesoráis como seres libres es vuestra Dignidad. Si miráis a colectivos como las policías y militares, la curia, los que se quedan escondidos en casa esperando que todo pase…os daréis cuenta de que perdieron su Dignidad.
– Debéis saber que el Futuro es la casa en la que solo habitaréis vosotros, pues nosotros habremos muerto; pero vigilad, no vaya a ser que los criminales que ahora nos controlan os lo hayan robado cuando lleguéis a él para regalárselo a sus descendientes.
– Debéis saber que las cosas no son como son porque deban ser así. Son así por la aceptación de una mayoría ignorante, pero en vuestra mano está derribarlo todo y construirlo de nuevo.
– Debéis aprender a cuestionar cada cosa que se os diga, cada noticia que leáis, cada frase maravillosa que escuchéis (incluidas mis palabras). La herramienta más potente que tenemos es el lenguaje, aunque ahora no os lo creáis. Por qué pensáis que los primeros a quienes matan los dictadores son los poetas, pensadores, artistas, filósofos… porque el dictador sí conoce el poder de la palabra y corre a acallarla.
– Debéis saber que en vuestra mano está Cooperar en vez de Competir; Amar en vez de Odiar; Respetar en vez Ultrajar. Parece sencillo, pero desde el parvulario, en la escuela, en la universidad, en el trabajo, en todas las series televisivas…se os enseña lo contrario. La minoría que nos subyuga nos necesita desunidos y compitiendo entre nosotros, saben que peligran sus vidas si un día llegamos a ser una Unidad.
– Debéis saber que este mundo de mierda al que nos abocan cambiará, eso es inevitable. Que lo haga de una forma pacífica o dejando cien millones de muertos dependerá de cómo hayáis gestionado los consejos anteriores.
– Termino con una frase de Gandhi, el Pacifista por excelencia: «Donde haya que elegir entre cobardía o violencia solo hay una opción, yo aconsejaría la violencia». Jamás la Dignidad, aunque para ello debamos morir matando.

Como le decía José Agustín Goytisolo a su hija Julia: No sé deciros nada más. Debéis comprender que yo aún estoy en el camino.
Gracias, #15M
::::

El fusil contra la Pluma

pope-charliehebdo

Me sucede lo mismo que a Rosa María Artal, en cuyo blog puede leerse: “Han pasado muchas horas y siguen faltando las palabras para verbalizar la brutalidad del impacto.” al referirse al asesinato de 12 personas en el brutal atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo en París. Revista cuyo único delito es ser crítica con los integrismos religioso, no solo mulsumanes.
No pretendo entrar aquí en el debate de quién financia este tipo de salvajadas, veo a mis iguales como seres humanos y me es muy difícil imaginarlos como “carne prescindible” a la que es útil asesinar de manera cobarde. Ni tampoco quiero entrar en valoraciones de a qué tipo de partidos políticos van a salir reforzados de esta salvajada, por más que entiendo que para el partido xenófobo y extremista como el de Marine Le Pen, para los que la mayoría sí somos “carne prescindible”, este ha sido un gran golpe de efecto que les dará millares de votos. Prefiero que seáis vosotros los que atéis cabos.

charlie-rob-torne

Quería hacer constar en cambio que lo mismo que sucede con cualquier gobierno dictatorial, que persigue a los poetas, escritores y artistas en general, para hacer desaparecer la fuerza de su Palabra; así sucederá con todos estos cobardes asesinos islamistas —que no islámicos—; que por cada pluma rota aparecerán cien plumas apuntándoles a los ojos, y por cada lápiz quebrado aflorarán cien puntas afiladas. Y así sucederá con cada artista muerto, encerrado, depurado, torturado o asesinado. Cada Palabra, cada Verso que los enemigos de la Libertad deseen borrar será el germen de miles de Versos nuevos y Palabras desgarradas.

charlie-bansky charlie-zapico

Como dijo el director de la revista, una más de las víctimas:
Prefiero morir de pie que vivir de rodillas
Yo también las hago mías.

Navidad y deseos de paz y bondad… gilipollas

Creo que fue anteayer, día 22 de diciembre, que entré en una panadería. Ya dentro, escucho la conversación que mantienen el panadero y un cliente. En ella hablan de que la Navidad hace que la gente sea más buena… que en estos días se acrecienta la solidaridad de las personas y queremos ser mejores… todo ello regado de la mejor y más linda de las sonrisas.
Yo pido mi pan y antes de que me devuelvan el cambio les comento que en Navidad la única cosa que sucede es que la gente somos más hipócritas y falsos.
Miran sorprendidos. Me veo en la necesidad de desarrollar algo más mi dura sentencia: Porque la Bondad y la Solidaridad, les digo, se pueden practicar el doce de marzo, el diecisiete de noviembre y hasta el uno de abril. Porque no necesitamos de ningún día que nos diga que debemos ser buenos, amar y sentir empatía por nuestros semejante. Porque el sentimiento, si es honesto, no se inscribe en un periodo del calendario sino que nace en nosotros de forma continua y cuanto más lo consumimos más se incrementa.
El panadero me devuelve el cambio con cara de haber descubierto una realidad que la televisión le negaba y el parroquiano mira al cielo esperando la bajada de un alien.
Buenas noches, digo yo.
Salgo a la calle. Comienza a refrescar. Mientras voy camino de casa me fijo en las lucecitas de los mil puticlubs que la gente monta por estas fechas. Me sobreviene la inevitable pregunta ¿tanto se folla en Navidad?

Carta a Cospedal en respuesta a su insulto a los ciudadanos

Salió el otro día la Cospedal en los medios y, lejos de exculparse y eximirse de lo que debería ser su responsabilidad como “persona” se atrevió a comparar al resto de españoles con los corruptos y criminales de su camarilla de ladrones conocidos como Partido Popular. Aquí tenéis el artículo.
Dado que me sentí incluido en el insulto pienso que tengo todo el derecho a responderle. Lo hago desde una breve carta que imagino no leerá pero a mí me servirá de bálsamo curativo de todo el asco que me producen criaturas como ella.

Foto de grupo del gobierno ilegitimo y corrupto del Partido Popular. Los que se atreven a comparar al resto de españoles con cruaturas como ellos.

María Dolores,
Me ahorro lo de señora porque, parafraseando al Refranero al que volveré más tarde, todos sabemos que «Aunque la corrupta se vista de seda, corrupta se queda». Tampoco verás en esta carta un ápice de respeto hacia tu persona, más que nada porque solo merece respeto aquél o aquella que es respetable, y tú puedes infundir muchas cosas, hasta miedo llegado el caso, pero Respeto, jamás.
Desde tu atalaya de indignidad te atreves a escupirnos a la cara que las personas de la calle, los simples ciudadanos, somos iguales que criaturas como tú. Verás Lola, compárame con quien quieras, con Jack el destripador, llegado el caso, pero evítate compararme con aquellos que son de tu calaña. No acepto tal nivel de bajeza ética.
A pesar de todo debo romper una lanza en tu favor y los que, como tú, piensan que todo tiene un precio y todo está en venta. Mira María, lo que te sucede a ti lo define la sabiduría del pueblo al que desprecias con estas palabras: “Piensa el ladrón que todos son de su condición”. ¿A que sí, María, a que cuando miras por la ventana y sientes el asco de pensar en los pobres que vivimos bajo tus pies, nos imaginas igual de corruptos, criminales y vomitivos que tú misma cuando te miras al espejo? Pero siento decirte que no es así Lola, la inmensa mayoría de personas, incluso entre los millones de ilusos que os votaron en la anterior legislatura, a quienes dios llame a su lado a la mayor brevedad, puedes estar segura de que existen personas dignas.
Sé, no obstante, que la palabra Dignidad no la acuña tu cerebro enfermo. Para las criaturas como tú el mundo se limita a los tontos, casi todos, y los Listos, la pútrida minoría que sois capaces de cualquier cosa por dinero (Dios al que idolatras por más que te pongas mantillas y le reces a mil cristos). Sé que a seres como tú les parecerá de Tontos lo que hizo un pobre “negro”, idéntico a los que machaca vuestra guardia civil en Melilla; un “hombre” que tuvo la Dignidad de devolver un dinero que se encontró y que no le pertenecía. Pero por mucho que no lo entiendas, por mucho que te rías de quienes son como él, por mucho que pretendas salir a insultarnos comparándonos con los de tu calaña, hay muchísimos “negros” honestos andando por las calles del mundo. Y ni tú ni el asco que nos producen quienes son como tú, mermarán nuestra Dignidad como seres humanos.
Quédate entonces en tu inframundo de ignorancia y revienta en él, si te apetece. Pero nunca confundas lo que tiene Valor de lo que tiene precio, no te creas ni por un momento que por el hecho de Tener cosas vas a Ser alguien ni pretendas confundir nuestra inteligencia desde tu soberana Ignorancia. Existe la Honestidad y la Dignidad, solo que están tan alejadas de ti que siempre te estará vedado conocerlas.

Recibe todo mi desprecio,
Un ciudadano.

Catalunya, un problema Político que puede empeorar

A través de sus siervos de la Fiscalía el Partido Popular anda desesperado por sentar a Artur Mas en el banquillo de los traidores a la madre patria. Y podría parecer cómico que los miembros del partido más corrupto que ha conocido la españa reciente, los que merecen realmente estar en el banquillo, ansíen sentar en él a Artur Mas. Y podría tomarse a risa que los miembros de un partido ilegítimo pues alcanzó el poder desde promesas incumplidas, tachen la acción popular auspiciada por Artur Mas de ilegítima.

Pero para nada es una broma ni está españa para risas.

Porque el problema que no entiende Rajoy, ese escapista aferrado a la poltrona, se llama Catalunya y, por extensión, los catalanes —Algo más de dos millones trescientos mil desde la última estupidez salida de su boca—. El problema que no desea Ver ese ser obtuso e incompetente es que se trata de un problema Político. Problema que cualquier político que lo fuera sabría que debe resolverse desde la Política, no desde banquillos de acusados. Eso lo único que conseguirá será sacar un millón y medio más de catalanes a la calle, incrementar los valores nacionalistas e incrementar el problema Político.

Pero claro, Rajoy no es un político, es un siervo obediente de la oligarquía. Ojo Tambaleante Rajoy ni quiere entender ni tiene idea del alcance del problema. Porque el provincianismo es así: vacío, limitado, grotesco… de ahí su miedo a lo diferente.

Pero haría bien Rajoy en conocernos un poquito —siempre que su intención sea resolver el problema de forma Política—. Nosotros, como toda cultura que lo sea, tenemos nuestra idiosincrasia. Somos gente que celebramos nuestra derrota como fiesta nacional, algo extraño a ojos foráneos; pero es porque nos sirve de ejemplo de que a pesar de ella no terminaron con nosotros. Y como les sucedía a los griegos, también podemos pelearnos entre nosotros, pero que nadie toque un pelo a uno de los nuestros, porque salimos como si fuéramos uno solo. ¡Si hasta yo, que soy anti independentista y el Mas me cae como la campana de una catedral, saldré a la calle si se le sienta en el banquillo!

Puede suceder, no obstante, que su intención sea otra y ande pareja a los deseos de Alejo Vidal-Quadras, acérrimo enamorado de la Violencia como método de resolución de conflictos. Si ese es su pensamiento, haría bien en repensárselo. A Adolf Hitler, su ídolo ideológico de cuando defendía la supremacía de las clases pudientes, le costó muchísimo esfuerzo económico, humano y político eliminar a 6 millones de judíos y no consiguió su cometido: el genocidio. Porque es difícil terminar con un grupo humano que mantiene una convicción cultural que lo cohesiona e identifica del modo que les sucedía a los judíos y nos sucede a los catalanes, por más que la ignorancia supina de la españa “Puerto Hurraco Toro Negro y faca en faja” no desee entender.

Tome Rajoy la decisión que tome es seguro que será desacertada. Un títere con los hilos cortados no puede actuar con dignidad y decencia. Pero la actuación de ese payaso plano y pixelado ya no es importante en absoluto. La lectura de este 9N catalán es clara: un ejemplo y una lección para la España de los ciudadanos libres. Porque, como decía Gandhi: “«cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer». Y si deseamos abandonar la Edad Media en la que nos hallamos inmersos, si deseamos al fin una nueva República federalista y laica, es tiempo de sacar a la pasear nuestra Dignidad frente los indignos y echar a toda la podredumbre humana que nos envuelve para así recuperar la Democracia secuestrada y el estado de derecho que, hoy por hoy, el Partido Popular, con la connivencia del PSOE, nos han robado. Y si no lo hacemos por nosotros, hagámoslo por el futuro de nuestros hijos. Para que jamás puedan decirnos que fuimos unos cobardes que ni siquiera tuvimos el valor de defendernos.

Calentamiento Global y subsistencia

Lo cierto es que a los potentados del mundo eso les importa poco, ellos ya tienen reservados sus paraísos y el dinero para pagar a los uniformados que los defenderán. Ellos ya controlan las multinacionales para las que se han hecho leyes que les permitan quedarse acuíferos y bosques y hasta el agua de lluvia y las semillas. Todo.
Los políticos del mundo, en su absoluta ceguera, también nos demuestran que eso no les importa nada, ellos, como buenos siervos, ya se han reservado algunas de las migajas que les dejarán sus amos.
El problema de verdad aparece cuando un tercera parte de la población de este pobre planeta consumimos como si los recursos fueran eternos. El problema se extiende cuando otro tercio de población aspira a consumir igual que lo hace el primer mundo. Y lo realmente vergonzoso es cuando concluimos que el otro tercio de población restante no le importa absolutamente nada a nadie. Son los tristes olvidados que sobran hasta en su tierra.

Soy de los que piensa que ya es tarde, se me hace un mundo ser optimista en esto, pero, o ponemos remedio a nuestro consumo sinfín, o a partir del año 2030-2040 vamos a ser “todos” abandonados a nuestra suerte para que nos eliminemos entre nosotros mientras la pequeñísima minoría, encerrados en sus jaulas de oro, consume lo poco que pueda quedar y riéndose de nuestra estupidez.