Ciudadano libre condenado por cagarse en un rey

Lo cierto es que la canción ya tiene unos meses. Pero visto lo visto y tal como van los compiyoguis, yo también me cago en todas las dinastías desde que la Isabel se cepilló al tonto del haba del Fernando. Y me cago en todos los reinos de mierda manejados desde por y para la corrupción por parte de compiyoguis y otros vómicos protohumanos sin dignidad. Y me cago en toda la putrefacta y endogámica sangre azul que tiñe de rojo el suelo por donde pasa, riéndose en la cara de los pobres imbéciles que todavía visten alma servil. Y me cago en todos los nobles sin nobleza que mandan mensajitos a corruptos, dejando claro con ello que forman parte de esta inmensa boñiga que ocupa gran parte de la península Ibérica.
Termino con una pregunta. Ya que los reyes impuestos en esta inmensa boñiga llamada españa son intocables, ¿qué sucedería si a alguno de sus descendientes le fuera grato violar niñas?, por poner un ejemplo distinto al que ya nos han acostumbrado: la corrupción.
Porque la mierda es mierda, huela más o huela menos, sea más o menos compacta y esté sujeta a variaciones de tamaño de todo tipo. Lo miremos por donde lo miremos seguirá siendo mierda.
Por ello, toda acción punible, criticable y cuestionable, sea el rey o la puta que los inventó a todos, lo es. Desde los que se relacionan con compiyoguis corruptos hasta los que tengan debilidad por la violación de niñas ¿Dónde tendrá la “ciudadanía” que nos los “subditos” el derecho y el deber de ponerlos en su sitio? Pues que queréis que os diga, tal y como están las leyes (que no la Justicia) de esta boñiga, seguirán protegidos y nosotros nos deberemos meter la lengua en el culo.
La conclusión es clara: O República o servilismo.

Gente de ningún lugar (el drama de los refugiados)

No es normal que haya refugiados.
No es normal que los niños mueran ahogados en las balsas.
No es normal tener que huir de casa para salvar la vida.
No es normal la Guerra.

No podemos normalizar la Violencia.
No debemos aceptar la Violencia.
No debemos dejarlos a su suerte,
pues somos responsables directos de su destino.

::::

Militares de los Estados Unidos violaron a 54 niñas en Colombia

  …Según el informe bipartito (en el apartado “Injerencia de los Estados Unidos, contrainsurgencia y terrorismo de Estado”), los militares quedaron impunes por los delitos de lo que la comisión denominó “imperialismo sexual”, que hace parte de un comportamiento discriminatorio contra las mujeres, en su mayoría jóvenes o niñas, de los países donde están establecidas las bases de Estados Unidos. Las últimas denuncias registradas provienen de Irak, Indonesia y Filipinas. En todos los casos, los hechos aberrantes fueron protagonizados en países donde la tropa estadounidense goza de inmunidad diplomática…
Leer la noticia entera en este enlace

Uniforme y Dolor, Soldado y Violación, son palabras que van unidas desde los albores de la Humanidad. Por mucho que quieran engañarnos, quien viste un uniforme es alguien predispuesto a hacer daño, a entregar su dignidad como individuo a cambio de un estipendio o una satisfacción de índole sádico.
Un soldado, un militar, sea en tiempo de guerra o de paz, sea del país que sea, es una criatura preparada, adoctrinada para matar, violar, saquear, asesinar, destruir al “otro” sin importarle quién sea el otro. Quien viste un uniforme (incluso si ha sido obligado a ello),  es una criatura a la que despojarán de humanidad hasta convertirla en el mejor asesino posible. Siempre ha sido así y siempre será así. Todas las criaturas a las que se da un uniforme y un arma pasan a ser los esbirros del Poder.
Y uno de los últimos cometidos de cualquier ejército de cualquier instante de la Historia es la violación de mujeres. Y que nadie se piense que esa acción despreciable tiene algo que ver con el sexo, porque no es el descanso del guerrero lo que persigue. La violación de mujeres es el último acto de crueldad para con el enemigo. Es la demostración máxima del vencedor, el ultraje máximo, pues implanta en ellas su semilla. Instaura al enemigo en la casa del vencido para que se apodere de tu tierra y del vientre y las energías de aquella que deberá gestarlo y parirlo.
Y con todo, y siendo el responsable último, no es ese uniformado el actor principal de tales barbaridades, los instigadores reales, los responsables con mayúsculas son los generales, los coroneles…los altos mandos de todos lo ejércitos que solo son capaces de medrar y enriquecerse con la sangre de la plebe, revistiéndolo todo de patriotismo y banderas. Ellos, los más cobardes de todos, son los principales asesinos y violadores, a pesar de que no sean sus armas las que hieren ni sus tristes penes los que destrozan a la Mujer.
Se podría preguntar a los altos mandos lo que opinan, de verdad, de que los soldados cometan estas atrocidades. Sé que nadie lo hará y sé, de hacerlo, no encontraríamos una respuesta. Pero tampoco es necesario, seguro que los jefes de esos violadores son felices pensando qué buenas herramientas de infligir dolor tienen bajo su mando.

::::

Os dejo con una muestra de lo que ya se pensaba del soldado en el siglo  XV

Francés original

L’homme, l’homme, l’homme armé,
L’homme armé
L’homme armé doibt on doubter, doibt on doubter.
On a fait partout crier,
Que chascun se viengne armer
D’un haubregon de fer.

Traducción al castellano

El hombre, el hombre, el hombre armado,
El hombre armado
El hombre armado debe ser temido, debe ser temido.
Se ha mandado decir por todas partes
Que cada hombre debe armarse
Con una loriga (1) de hierro.

::::

(1) Loriga: Armadura para defensa del cuerpo, hecha de láminas pequeñas e imbricadas, por lo común de acero.

Sin desenterrar a todos los muertos jamás enterraremos todos los odios

 

El Gobierno repatria a miembros de la División Azul mientras ignora las fosas de republicanos: Defensa ha reconocido su participación en la las repatriaciones de restos de españoles que lucharon en la División Azul tras una pregunta parlamentaria formulada por Amaiur.

Leo en Público.es la noticia reseñada arriba. En ella me entero de que el Ministerio de Defensa ha admitido su participación en el proceso de repatriación de los restos de los españoles que durante la Segunda Guerra Mundial lucharon en la División Azul del lado de la Alemania de Hitler y su colaboración, para ese fin, con la Asociación de Españoles desaparecidos en Rusia.

Me parece maravilloso. Lucharan contra quienes lucharan, todas las familias deberían tener derecho a poder enterrar a sus muertos con dignidad. Todas las familias deberían poder tener un lugar en el que visitar a sus ancestros. Pero a pesar de lo fantástico de la noticia debo utilizar los verbos en condicional: “deberían” en vez de “deben”. Porque en la misma noticia leemos que mientras el estado se permite ese dispendio, desde el año 2012 no dedica ni un euro a financiar la exhumación de republicanos fallecidos durante la Guerra Civil y la dictadura de Franco. Ahí es donde se ve la extrema violencia con la que aquel asesino aún hoy nos sigue tratando.

Pero algo deberían saber los actuales cómplices fascistas de aquel franquismo criminal: Cuando solo interesan una parte de los muertos se pone en evidencia que existen todavía unos vencedores y unos vencidos. Y mientras esa distinción siga vigente no habrá terminado la guerra civil. Y mientras no se desentierren todos y cada uno de los cadáveres no podremos enterrar los odios que los provocaron y españa seguirá en guerra.

España, si aspira a ser un “estado” de derecho, más allá de una vergonzosa patria sin dignidad, no debe permitir que un dictador asesino y todos los secuaces que le secundaron y aún hoy le secundan, queden impunes ante la Historia de la destrucción humana que provocaron. Un asesino como Francisco Franco ha de ser tratado al mismo nivel que asesinos como Pol Poth, Hitler o Stalin y sus crímenes deben escribirse en todos los libros de Historia, conocerse igual que se conocen los de los demás y situarle al mismo nivel de bajeza al que han quedado los otros. Que nadie olvide que aquel asesino dejó en las cunetas más de cien mil cadáveres. Que nadie olvide que la posguerra española generó más muertos que la suma de los producidos en los dos bandos durante la guerra. Que nadie olvide ni perdone. 

Catalunya, un problema Político que puede empeorar

A través de sus siervos de la Fiscalía el Partido Popular anda desesperado por sentar a Artur Mas en el banquillo de los traidores a la madre patria. Y podría parecer cómico que los miembros del partido más corrupto que ha conocido la españa reciente, los que merecen realmente estar en el banquillo, ansíen sentar en él a Artur Mas. Y podría tomarse a risa que los miembros de un partido ilegítimo pues alcanzó el poder desde promesas incumplidas, tachen la acción popular auspiciada por Artur Mas de ilegítima.

Pero para nada es una broma ni está españa para risas.

Porque el problema que no entiende Rajoy, ese escapista aferrado a la poltrona, se llama Catalunya y, por extensión, los catalanes —Algo más de dos millones trescientos mil desde la última estupidez salida de su boca—. El problema que no desea Ver ese ser obtuso e incompetente es que se trata de un problema Político. Problema que cualquier político que lo fuera sabría que debe resolverse desde la Política, no desde banquillos de acusados. Eso lo único que conseguirá será sacar un millón y medio más de catalanes a la calle, incrementar los valores nacionalistas e incrementar el problema Político.

Pero claro, Rajoy no es un político, es un siervo obediente de la oligarquía. Ojo Tambaleante Rajoy ni quiere entender ni tiene idea del alcance del problema. Porque el provincianismo es así: vacío, limitado, grotesco… de ahí su miedo a lo diferente.

Pero haría bien Rajoy en conocernos un poquito —siempre que su intención sea resolver el problema de forma Política—. Nosotros, como toda cultura que lo sea, tenemos nuestra idiosincrasia. Somos gente que celebramos nuestra derrota como fiesta nacional, algo extraño a ojos foráneos; pero es porque nos sirve de ejemplo de que a pesar de ella no terminaron con nosotros. Y como les sucedía a los griegos, también podemos pelearnos entre nosotros, pero que nadie toque un pelo a uno de los nuestros, porque salimos como si fuéramos uno solo. ¡Si hasta yo, que soy anti independentista y el Mas me cae como la campana de una catedral, saldré a la calle si se le sienta en el banquillo!

Puede suceder, no obstante, que su intención sea otra y ande pareja a los deseos de Alejo Vidal-Quadras, acérrimo enamorado de la Violencia como método de resolución de conflictos. Si ese es su pensamiento, haría bien en repensárselo. A Adolf Hitler, su ídolo ideológico de cuando defendía la supremacía de las clases pudientes, le costó muchísimo esfuerzo económico, humano y político eliminar a 6 millones de judíos y no consiguió su cometido: el genocidio. Porque es difícil terminar con un grupo humano que mantiene una convicción cultural que lo cohesiona e identifica del modo que les sucedía a los judíos y nos sucede a los catalanes, por más que la ignorancia supina de la españa “Puerto Hurraco Toro Negro y faca en faja” no desee entender.

Tome Rajoy la decisión que tome es seguro que será desacertada. Un títere con los hilos cortados no puede actuar con dignidad y decencia. Pero la actuación de ese payaso plano y pixelado ya no es importante en absoluto. La lectura de este 9N catalán es clara: un ejemplo y una lección para la España de los ciudadanos libres. Porque, como decía Gandhi: “«cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer». Y si deseamos abandonar la Edad Media en la que nos hallamos inmersos, si deseamos al fin una nueva República federalista y laica, es tiempo de sacar a la pasear nuestra Dignidad frente los indignos y echar a toda la podredumbre humana que nos envuelve para así recuperar la Democracia secuestrada y el estado de derecho que, hoy por hoy, el Partido Popular, con la connivencia del PSOE, nos han robado. Y si no lo hacemos por nosotros, hagámoslo por el futuro de nuestros hijos. Para que jamás puedan decirnos que fuimos unos cobardes que ni siquiera tuvimos el valor de defendernos.

Alfonso Grau, la chulería de un macarra despreciable

Cuando un cargo público, pagado con el dinero de todos, se  permite salir en los medios de comunicación para, en lugar de disculparse y enfrentarse a la verdad, arremeter contra la prensa como lo haría un vulgar macarra, es evidente que en ese país se ha perdido todo vestigio de Dignidad.

 

No sé cuál pueda ser el sentir de otros, lo que es a mí, que un cargo «público» —alguien a quien nosotros, los ciudadanos, pagamos el sueldose presente en una rueda de prensa como si fuera Al Capone, sabedor de que su poder está por encima de la Justicia, de la Decencia y del Respeto a los demás, me produce una serie de sensaciones contradictorias.

La primera, ineludible, es que me asoma esa alma, también casposa, de los «Antonio Recio, no limpio pescado» y desearía poder desearle una “muerte entre terribles sufrimientos”. Pero claro, uno no está educado como ese gánster de vodevil y al momento aparco la idea, no vaya a convertirme en él.

La otra es de indignación, ¿cómo es posible que se haya votado a gentuza como esa? ¿Cómo puede ser que esa criatura salga en los medios a escupirnos a la cara y después se vuelva a su casa con el orgullo de plastilina de un don nadie con corbata? Pero al rato me calmo. Tiene una explicación. Vivimos en españa, un triste país construido desde, con y para la Corrupción.

Por eso es normal que un tipo, como si de un macarra de putas viejas de mi infancia se tratara, salga a chulearle a los periodistas y a mentirnos a todos en la cara como si por alguna razón divina estuviera más allá del bien y del mal.

Pero claro, ¿quién va a pararle los pies? Si todos y cada uno de los miembros de esta oligarquía de ignorantes, perpetuados desde los reyes católicos, son producto de la misma inutilidad genética: criaturas que se atragantan de eucaristías mientras adulan a los reyes y a todo el que  les retiña ante los oídos una bolsa con 30 monedas de plata.

Pero nada puede hacerse mientras vivamos anclados en la Edad Media y mientras aceptemos ser siervos que bajan la testuz ante un impresentable, maleducado, machorro y simplón al que, para colmo, pagamos.

Solo el día que antepongamos nuestra Dignidad por delante de la indignidad de esas criaturas aberrantes seremos capaces de ponerles en el lugar que les corresponde: la Nada.

Catalunya, contar banderas en lugar de votos

España es un país absurdo donde los haya. Cuando todavía no eramos españa ya estuvimos mareando la perdiz con los “moros” cerca de un milenio, parece ser que era cómodo eso de ir conquistando y cobrando un dinerillo a los perdedores para que nada cambiara. Cualquier cosa menos avanzar.
Cuando terminamos con la morería nos fuimos a invadir, perdón, conquistar un continente. Y a fe que lo hicimos, y lo expoliamos. Y con todo el oro y la plata que robamos, revestimos varias veces a nuestros dioses, cristos y millares de santos y mártires, que de eso si entiende, y mucho, españa. Ingentes cantidades de metales preciosos fueron a parar a la iglesia de los pobres a perpetuar la nada que nos define, el resto sirvió para generar la primera crisis económica que conoció Europa.


A partir de ahí todo fue ir cuesta abajo. Mientras el mundo miraba de frente, nosotros nos dedicábamos embestirnos como toros bravos, tanto, que terminó siendo el símbolo que nos define. Y así hasta ahora, sin quitarle ninguna razón a aquella frase de Jovellanos: «españa sigue siendo una nación sin cabeza»
¿Todo este rollo para qué? Preguntaréis, pues por el hecho de que quienes desgobiernan este país —herederos de la ignorancia de aquellos que desataron los caballos de la carroza de Fernando VII para tirar de ella al grito de «¡Que vivan las caenas!»—, prefieran que catalunya se llene de banderas: catalanas, españolas, preconstitucionales, republicanas, independentistas… prefieran que muchas de esas banderas se quemen en público —con lo que eso afecta a los patrioteros que reducen su nación a un trapo—; prefieran el riesgo de que en algún momento se produzca cualquier situación de violencia antes que permitir que sea el sufragio universal quien determine cuál es la querencia de los catalanes.
A cualquier otro le parecería raro eso de negar el derecho al sufragio argumentando para ello altísimos valores democráticos, constitución española incluida. Pero no podemos olvidar que estamos en españa, país absurdo donde los haya. Un lugar en el que el partido en el poder, ganador ilegítimo de unos comicios, da más importancia a un trapo que a un ciudadano. Un gobierno que prefiere contar banderas que contar votos.
Así nos va.


La única cosa que une a los españoles es su estupidez, pues esa si que no entiende de patrias ni banderas

Ébola y españa una mezcla criminal

Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP


Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP

Esperanza Aguirre arremete contra el juez que se atreve a hablar de “delito”

Esperanza Aguirre, ha arremetido este lunes contra el tribunal que instruye como delito el incidente que la expresidenta de la Comunidad de Madrid tuvo con varios agentes locales en la Gran Vía de Madrid.

La pobre parece un juguete roto.


Para quien está acostumbrada a la impunidad que da la “Clase Social”, la “Superioridad de Raza” y el “Usté no sabe con quién está hablando”, todo grano es forúnculo. Cómo se atreve un juez, cómo se entiende que existan unas leyes, cómo es posible que hasta haya una Justicia para quien está acostumbrada a hacer lo que le sale del chumino (y aquí podría haber sido más literario pero no más claro).
A muchos españolitos de a pie les puede costar de entender que esa criatura no entienda. Los que crecieron con mentiras como la de que «todos somos iguales ante la Ley», por poner un ejemplo. Ya que nadie les contó el matiz de que «todos los iguales somos iguales ante la Ley». Por eso hay una ley que justifica que los ricos iguales no paguen impuestos, mientras hay otras cientos que castigan al resto de Iguales que no los pagan. Por eso hay una Ley que exime de enfrentarse a la Justicia a reyes, altos clérigos, mayoría de políticos y resto de mafias, mientras existen cientos de leyes que culpan al resto de Iguales por exigirla.
Por eso Esperanza Aguirre no entiende lo que sucede. Porque se atribuye la potestad de pasarse la Justicia por su sexagenario potorro. Porque Ella es Ella, es del partido popular, de los que mandan, mandaron y aspiran a mandar aunque para ello haya que llenar de nuevo las calles de sangre.
Si al final sucede que la Justicia es Justa y que las Leyes se cumplen como si estuvieran escritas para todos, Esperanza entenderá que deba pagar un precio por sus actos. Pero si eso sucede podremos decir: No ha sido un gran paso para la Justicia, pero sí un gran paso para la Dignidad de españa y sus habitantes… pero si he de seros sincero, españa, Justicia y partido popular no acostumbran a ir de la mano. Todo lo contrario.