Apenados penes penan por no ser enhiestas astas

Mira que son años de sobarnos la entrepierna con la toalla en los vestuarios para «contentarla»; veces y más veces de pasear su balanceo por casa para deleite de nuestras amantes parejas, o como enhiesta asta capaz de las mayores proezas “en” ellas; o como objeto de admiración por ese chorro salpicón que producen y que deja inservibles los inodoros.
Así somos y así nos vemos, la mayoría al menos: primero Él, después el Mundo.
Y todo ese alarde para que ahora, un vulgar estudio, ofrezca una gráfica terrible y someta a nuestros falos, octava maravilla del mundo, a un cuestionamiento tan insultante que menoscaba nuestra hombría hasta hundirla en la sima de la vergüenza.

frecuencia orgasmos
Investigación publicada en el último número del Journal of Sexual Medicine.

No entro en consideración de los datos relativos al bisexualismo, imagino que nos cuentan que no es oro todo lo que reluce. Ni merece la pena comentar los resultados entre hombres, eran más que previsibles. Pero sí es necesario hacer hincapié en el diferencial entre mujeres heterosexuales y homosexuales: algo más de 13 puntos sacan las lesbianas a las heterosexuales.
Eso, amigos, es un despropósito fálico, el fracaso del cipote, el ignominioso hundimiento de la chorra. Reconozcámoslo, con datos como esos a los hombres se nos apena el pene.
Cuál es el secreto de las lesbianas, entonces. Qué tienen ellas que no tengamos nosotros para incrementar en un 13% la cuantificación orgásmica. Pues igual va a ser que lo que tienen es precisamente lo que les falta. Igual va a ser que el pene émbolo, la chorra mete-saca, la nervuda verga dándole arriba y abajo, arriba y abajo, no consigue, en un altísimo número de casos más que sudor, irritación y un par de gemidos teatrales traducibles en un “déjame dormir de una vez, plasta”.
Queda claro entonces que el problema es fálico, pues es en ese apéndice donde reside el diferencial más evidente entre ellas y nosotros; aunque no tanto como objeto en sí sino más bien por el uso y disfrute que de él hacemos. Después ya vendrán las críticas a las caricias, a la utilización, mejor o peor, de las manos, de la lengua, de los labios, de la voz, de la luz, del sonido e incluso caer en la cuenta de que lo que más tenemos es piel y que esa piel es “sensación”, combustible básico para lo demás.
Para colmo los que vivimos en españa lo tenemos todavía peor. Porque aquí coexisten, entre el hombre medio, un subgrupo masculino de especiales características. Por poner algún ejemplo: ¿Qué sexualidad esconden tipos de la catadura del señor León de la Riva cuando su pensamiento consciente es que las mujeres se desgarran la ropa en su presencia? ¿Qué calidad de caricias deben prodigar los tipos que se parecen a ciertos ministros de Justicia que la eliminan a base de leyes misóginas? ¿Cómo aman a sus mujeres los fundamentalistas católicos de misa diaria, y cómo se dejan amar sus mujeres, cuando desde los mismos púlpitos se promueve a la agresión sexual hacia ellas?
Ahí dejo el apunte pues sería un no parar y no era el cometido de este escrito. Solo recapacitar en el hecho de que 
cuando Ellas se den cuenta de su poder, y más ahora que ya ni nos necesitan para procrear y ni siquiera somos su mejor opción sexual, tendremos los días contados.

Oda al Amor ciego

Desde la Pantoja, la Mato, la mujer de Barcenas hasta la infanta; hemos vivido —y estamos viviendo, ahora— los calvarios derivados del amor incondicional de esas mujeres. Su confianza ciega en su hombre, su guerrero, su defensor; el cerebro, en suma, de sus casas y el único capaz de guiar los designios de sus vidas entregadas al amor y lo que de él se deriva: abnegación, sumisión, entrega y aceptación.
El mismo Dios católico de Rouco y allegados ha de estar batiendo palmas en su poltrona celestial ante tal fortaleza hembril.


¡Basta ya de ese maltrato! —Exclamo— Si el resto de mujeres no conoce lo que es el amor incondicional a su hombre… pues que se jodan, no saben lo que se pierden. Por eso debemos romper una lanza (y alguna crisma si llega el caso a las UIP) en favor de esas mujeres. Hembras de españa, paridoras entregadas, mujeres que olvidaron su vida para entregársela a sus hombres. Y lo hago desde un poema, la pobre herramienta de la dispongo. Pero pongo el corazón en él, y el alma, si la tuviera.

   

Oda al amor ciego
Mire señor juez,
me guio el amor.
Amor a la chorra,
amor al dinero,
amor a los lujos
y a su rabo entero.

Mire señor juez,
el amor es ciego.
Él me daba guita,
yo me la gastaba
y de dónde viniera,
poco me importaba.

Mire señor juez,
el amor es raro.
Si estoy bien servida,
yo me abro de patas
me lo como “to”
y no doy la lata.

Pero mire señor juez,
no me toque el coño,
Déjeme tranquila
con mi amor cristiano.
Métase con otros
y no haga más daño.

:::

Procesion del Santo Chumino Rebelde

Solo quedan dos caminos para llegar al futuro. Uno son los Niños y su Educación, el otro son las Mujeres y su Fortaleza. (Opinión personal)

Es necesario hoy, en un tiempo en el que los pederastas, violaniños, quemamujeres, vestidos con traje de novia ordenan a ministros de justicia gallarderos y machorros lo que desean para sus blandipollas, pitocolgajos y microhombrias; es necesario, digo, romper una lanza en defensa de la Verdad, la Única verdad que nos acoge a todos querámoslo o no. Voy a ello.
En una españa procesional, catolicastra, chupasotanas, obispaloide, rezadora, comehostias, cuelgacruces, lamesantos, paseacristos, peleapasos, matainfieles y sobavírgenes. Una españa cuyo máximo éxtasis es exhortar a sus santos patronos, con sus procesiones, sus toros, sus fuegos de artificio y su borrachera comunal descomunal. en una españa anclada, anquilosada, fundida, integrada, apegada, adherida a pespunte y sin remedio a su iglesia católica fundamentalista del OPUS; no podíamos esperar otra cosa que la expresión exaltada de las Mujeres, pues el éxito solo existe aquí por la tal vía nada execrable de la procesión excelsa.
Y es así que el origen del ser humano, el lugar destino del hombre para poder pervivir, el espacio de deseo en el que calmamos nuestras ansias desde que existimos como especie, toma conciencia y sale a la calle para mostrarse.

¡Oh, milagro divino! Que lo más estético y bello a lo que podemos aspirar se nos muestre en todo su esplendor e insolencia.
Loado seas por siempre, himen.
Lamido seas eternamente, himen.
Acariciado seas por los siglos de los siglos, himen.


Vulva, coño, chocho, potorro, parrús. chichi, chona, concha, figa, panela, almeja, miringo, conejo, pussy, pepe, moñoñongo, papaya, higo… Tantos nombres como nombres tienen los falsos dioses a los que, equivocadamente, llevamos años adorando. Falsos ídolos que esconden, por puro miedo, la realidad del Chumino milagroso. Centro del poder del ser humano que ellas, sus poseedoras, apenas ahora aciertan a comprender y aceptar. Que vuestros santos chuminos hagan ver la luz a los ciegos para más gloria del ser humano.

Coño Nuestro (Oración para rezar con fervor postrado ante él)
Coño nuestro
que estas en la tierra,
santificados sean tus nombres,
venga a nosotros tu clítoris
hágase tu voluntad aquí en la cama como en la mesa.
Nuestro orgasmo, dánoslo hoy
y perdona nuestros gatillazos
así como nosotros perdonamos tus dolores de cabeza
y haznos caer en la tentación,
mas líbranos de hacértelo mal,
Himen.

***

Premio Nobel de la Paz, un chiste con muy poca gracia

Día Internacional de la Niña (Marcello Scotti)

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró al 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, para reconocer los derechos de las niñas y los desafíos excepcionales que confrontan las niñas de todo el mundo.
La misma ONU que dice que “El cumplimiento del derecho de las niñas a la educación es, ante todo, una obligación y un imperativo moral. También hay pruebas abrumadoras de que la educación de las niñas, sobre todo en el nivel secundario, es una poderosa fuerza que transforma a las sociedades y a las propias niñas; es un elemento positivo que permanece constante en casi todos los resultados previstos para el desarrollo, desde la reducción de la mortalidad y la fecundidad hasta la reducción de la pobreza y el crecimiento con equidad, el cambio de las normas sociales y la democratización.”
En este mismo día, 11 de octubre, el Comité del Nobel de la Paz, ha optado por NO ASIGNAR ESTE PREMIO A LA NIÑA PAQUISTANÍ Malala Yousafzai de 16 años que fue tiroteada el año pasado por los Talibán por defender la educación femenina en su país. Una niña que se enfrenta a uno de los grupos más violentos y radicales del mundo, y a la que eliminarán apenas puedan los Talibán, no merecía este premio más que la OPAQ? Qué intereses políticos hay detrás de esto?
Un día extraño. Un día en que se otorga el Premio Nobel de la Paz a la OPAQ, un organismo creado para el desmantelamiento de armas químicas al que se le premia por haber conseguido la palabra de Bashar el Asad de que desmantelará todo su sistema de armas quimicas. Me pregunto; tiene algún valor lograr la palabra de Bashar el Asad, el mismo que juraba que nada tuvo que ver con el ataque del pasado agosto a inocentes civiles? no es esto para lo que la OPAQ fué creada y es financiada? Se le otorga el Premio Nobel de la Paz luego de que no habiendo desmantelado este infernal sistema del régimen sirio, murieron más de 1.300 personas en una horrible muerte que genera el gas Sarín, y de los cuales una gran mayoría fueron mujeres y niños civiles?
La Convención sobre la Prohibicióndel Desarrollo,la Producción, el Almacenamiento y el Empleo de Armas Químicas y sobre su destrucción (CAQ), es un tratado internacional que entró en vigor en 1997. Pregunto; no debieran haber actuado ANTES ya que saben perfectamente quiénes y donde están distribuidas por el mundo los sistemas de armas químicas?
El Director General de la OPAQ , Ahmet Üzümcü, afirmó en La Haya que “Este premio refuerza nuestra motivación y dedicación para conseguir la paz en Siria y para su pueblo”. No bastaba para motivarle a este señor la terrible muerte de más de 1.300 inocentes?
Y como en este circo, todos los payasos son amigos, la ONU ha felicitado hoy a la OPAQ por haber logrado lo que el cuestionado Consejo de Seguridad de la ONU no logró. Toda esta gente, no solo tiene en sus manos la vida de mucha gente -por lo que su inoperancia cuesta MUCHAS (demasiadas) vidas- sino que cuestan MUCHO dinero a los países, o sea, a nosotros. Además hay que premiarlos por haber conseguido SOLAMENTE la palabra de Bashar al Asad y que este diga que suscribirá (algún día?) el tratado de la OPAQ?
La función de la OPAQ es de destacar, es importantísima, y ojalá tuviera no solo competencia sobre países, sino también sobre grupos terroristas. Pero personalmente, creo que hubiera sido importante otorgar el Premio de la Paz a una niña que representa el cambio en un mundo en el que no terminamos de convencernos que la desigualdad de sexos, no va más. En países como Arabia Saudí, las mujeres tienen prohibido conducir coches. En gran parte del Tercer Mundo se vende a las niñas como esclavas sexuales. En países como el de Malala o en Afganistán, gran parte de las mujeres no tienen acceso a la educación simplemente por tenerlo prohibido.
La OPAQ tiene un trabajo, y lo cumple. Malala lucha por los derechos de la Mujer a costa de su propia vida, y no es su trabajo.

***

Hay premios Nobel que no lucen bien (Manel Artero)

Visto lo visto hay nominados al Nobel de la Paz a los que no se les puede premiar. Y no porque no se lo merezcan, al revés, porque se lo merecen tanto que nos dejarían a los demás en evidencia. El caso de Malala ya lo ha comentado Marcello Scotti, arriba. En él están implicados nada menos que los fundamentalistas talibanes, esos malos tan malos que, de no existir, sería necesario inventarlos, para que las grandes multinacionales del armamento, los militares, ejércitos privados, grandes bancos, multitud de inversores e incluso la curia romana se lleven sus buenos dividendos con la violencia perenne que les financian bajo mano. Porque, no nos engañemos, Malala y los afganos no le importan a nadie de los que manejan los hilos, y a los suecos solo les queda hacer el papel de comparsa, insultando al que fue uno de los premios más prestigiosos a nivel mundial.
Algo parecido le sucede al doctor Denis Mukwege, el ginecólogo que dedica sus esfuerzos a tratar a las mujeres agredidas sexualmente en ese conflicto eterno de la República Democrática del Congo. Una guerra necesaria para el Norte rico al que, a pesar de nuestra miseria, pertenecemos. La causa de la necesidad de esa guerra nos la describe él mismo cuando comenta «En realidad, este conflicto no es sobre cuestiones étnicas, pero es un conflicto territorial sobre los recursos mineros. La región de Kivu es rica en coltán, que es necesario para los teléfonos móviles y computadoras portátiles. Sin voluntad política, la situación no va a cambiar. A los problemas de fondo no los puede resolver mi trabajo
Así es la cosa, si queremos babear ante dispositivos “creados” por la manzanita mordida, fuera escrúpulos: vamos y tomamos ese coltán a bajo precio. Porque nosotros “necesitamos” cambiar lo antes posible de móvil, de Tablet, de notebook, consumo, consumo…
Al fin y al cabo esa miseria está lejos y sus víctimas solo son negros, africanos. Y esa desgracia, la de ser negros y africanos, es la que expulsa a esas pobres mujeres de las páginas de los periódicos y de los noticiarios de las televisiones. A las corporaciones supranacionales, propietarias de las agencias de información, no les conviene que ciertas cosas se sepan, ni les conviene que el doctor Denis Mukwege reciba un premio que iría muy bien a su clínica. Nada peor para el negocio del consumo que extender este tipo de informaciones: “nuevos niveles de violencia sexual extremadamente crueles al este de la RDC. Al hospital de Panzi, en el barrio Panzi, en Bukavu comenzaron a llegar pacientes cuya vagina y recto han sido enteramente destruidos con cuchillos u otros objetos. Desde su comienzo, el Dr. Mukwege y su equipo han tratado a cerca de 40.000 mujeres víctimas de violencia sexual. El propio Dr. Mukwege atiende a 20 pacientes por día, de las cuales entre 7 y 10 sufren de problemas de salud y lesiones debidas a la violencia sexual. En comparación con otros padecimientos tratados en el hospital, éstos constituyen los mayores desafíos psicológicos y quirúrgicos. El Dr. Mukwege ha informado que sucede que una mujer a quien él ha tratado con éxito, es violada nuevamente y regresa al hospital, sin más oportunidad para el cirujano que reparar sus órganos reproductivos otra vez…
No, como ustedes comprenderán, el Nobel de la paz no puede caer en manos equivocadas.

Al PP y la iglesia católica les es grata la violación de mujeres republicanas

De todos es conocida el ansia criminal de los integrantes del partido popular: Hambre infantil, miseria, mentira sistemática, financiación ilegal, robo a manos llenas… Pero faltaba una acción criminal que hasta ahora solo pertenecía al ámbito de la curia católica de españa: La Violación de mujeres. Ahora, gracias al nazi falangista conocido como Ruíz Gallardón, se cumple que dicha actitud vomitiva también entra a formar parte de las excelencias de dicho partido.

Fragmento de la arenga de Queipo de Llano el 23 de julio de 1936 en Radio Sevilla

Nuestros valientes Legionarios y Regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombre de verdad. Y, a la vez, a sus mujeres. Esto es totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen.

Gallardón renueva el marquesado a los Queipo de Llano en el aniversario del alzamiento

El mayor descubrimiento de la Humanidad (una opinión)

Fotografía: Marcello Scotti
Fotografía de Marcello Scotti – http://www.marcelloscotti-bcn.blogspot.com

Muchas veces nos preguntamos cuál debe haber sido el descubrimiento más importante de la Humanidad. Una decisión difícil, no cabe duda que comporta una alta dosis de subjetividad, pues no podemos evitar que nuestro bagaje cultural y profesional tenga mucho que ver en ello. Un matemático puede juzgar como descubrimiento maravilloso que los egipcios conocieran la relación 3-4-5 en una cuerda cerrada y con 12 nudos; aplicándola, obtenían un ángulo recto que les permitía hacer pirámides perfectas. Para un ingeniero podría ser la palanca y para un letrado el código de Hammurabi. Es complicado ponerse de acuerdo, pero es cierto que los hubo de gran importancia para nuestro éxito como especie.

Uno de ellos fue el fuego. Dominarlo, nos permitió protegernos de las fieras y cocinar los alimentos, eliminando con ello muchas de las bacterias nocivas que debían mermar a la población.

Otros hablan de la rueda. Disponer de ella permitió el transporte de cargas más pesadas a lugares más remotos y de una forma menos dolorosa para las espaldas de nuestros antepasados.

La escritura fue vital. Con ella pudimos dejar constancia de nuestras experiencias y aprender de la de nuestros antepasados para no repetir los mismos errores —a pesar de que nos esforcemos en reiterar el Error—.

Podríamos hablar de máquinas simples como el tornillo y la polea. Podríamos indagar sobre la importancia de ciertas herramientas como la aguja, que permitió coser pieles que mitigaran el frío extremo de la época helada que nos tocó vivir. Incluso podríamos darle importancia a las armas, que llevaron al descubrimiento del hierro, el cobre, el bronce… y a matarnos los unos a los otros.

Pues a pesar de todos esos descubrimientos yo, en mi ignorancia, escogería uno de los que apenas se comenta. Pero antes de hablar de él deseo establecer una premisa previa: para llegar a la mayoría de los avances mencionados fue necesario un componente previo que liberara a la Inteligencia: Tiempo. Y eso era algo de lo que los primeros humanos no disponían, pues debían dedicar la mayoría de recursos y energía en buscar el alimento.

Es en este punto cuando aparece la protagonista que cambió el curso de la Historia. En algún campo del creciente fértil, hace ahora unos diez o doce mil años, un grupo de mujeres recogerían granos de cereales silvestres. Su tribu se habría asentado en esa zona y mientras hubiera bayas, frutos, insectos y cereales silvestres, mantendrían su campamento. Los hombres, mientras, dedicarían sus esfuerzos en cazar los animales que pudieran, para nutrirse al máximo mientras fuera posible.

Esa mujer anónima, tal vez abuela, liberada de la servidumbre de los hijos, debió preguntarse qué sucedía con esos granos que caían en el suelo, recordando que de una estación a otra y en los mismos lugares, aparecían de nuevo esos campos sembrados con los mismos nutritivos vegetales.

Esa mujer anónima debió pensar que el alma de la futura planta estaba contenida en cada uno de los granos. Decidida, debió llamar a una de sus compañeras y pedirle un poco de trigo, maíz o arroz. Debió cogerlos y echarlos en algún lugar apartado. Con toda seguridad, debió marcar ese pequeño espacio con piedras o con algún palo en alto; cualquier señal  que le confirmara que era allí y no en otro sitio donde estaba realizando tan importante experimento.

La imagino yendo día tras día. Imagino tardes lluviosas alimentando aquella tierra sedienta. La imagino paciente y tenaz, manteniendo esa pizca de ilusión tan necesaria en épocas tan duras. La imagino, al fin, llorando postrada de rodillas ante aquel círculo de piedras cuando descubrió, por primera vez en la Historia del ser Humano, que unos débiles tallos con hojas diminutas brotaban del subsuelo de forma voluntaria.

Aquella hembra de homo sapiens, aquella Mujer, acababa de descubrir la Agricultura y con ella nos convertía en seres sedentarios liberados de la servidumbre de la búsqueda continua del alimento. Nos acababa de regalar el bien más preciado del que se nutrió la Civilización: “El Tiempo”. Y con él la posibilidad de ampliar nuestro universo personal y colectivo hacia una mejora continua que, con mayor o menor suerte, nos ha traído hasta el Ahora en el que nos encontramos.

Fotografía de Marcello Scotti – http://marcelloscotti-bcn.blogspot.com.es/