Entre la solidaridad y el prejuicio

Microsoft Word - cartel.docx

El pasado sábado dieciséis de abril, un grupo de cooperantes hicimos una acción en uno de los mercados de mi ciudad, Cerdanyola del Vallès. Era una recogida de firmas y la venta de una bolsa y un pin, todo ello en favor de la ONG Proactiva Open Arms que, por desgracia, se está haciendo tristemente famosa en la isla de Lesbos (Grecia) porque sus componentes hacen más trabajo por los refugiados que el resto de estamentos mundiales juntos. Toda esta acción se completaba con el pase del vídeo que podéis ver a continuación:

Además de llamar a la ciudadanía a través de megafonía, íbamos personalmente por las paradas a ofrecerles un díptico explicativo cuya foto de portada podéis ver al inicio. Después del par de horas que duró el evento el resultado conseguido, todo y ser muy correcto: cerca de setenta firmas y más de veinte bolsas vendidas; me dejó un extraño sabor de boca. Y llegamos por fin al tema del que quería hablaros.
Cuando salí un momento a repartir dípticos me encontré con diferentes tipos de personas: las que te recibían con una sonrisa y un marcado interés, las que recogían el papel sin más, los que declinaban el ofrecimiento y no más de un par cuyo comportamiento me llenó de tristeza.
Sí, tristeza, como suena. Porque al acercarles el papel e invitarlas amablemente: “si quieres pasar por la parada del ayuntamiento, estamos pasando un vídeo y puedes firmar un manifiesto…”, su respuesta no solo fue negativa. Quise pensar que se sentían demasiado dignas como para perder el tiempo en tal estupidez, pero su lenguaje corporal iba más allá. Después caí en la cuenta: lo que les sucedía era que tenían un prejuicio hacia ese “invasor”, y la sola palabra refugiado las ponía a la defensiva. Tanto, que extendían ese prejuicio hasta incluir a mi propia persona. De ahí que se echaran visiblemente hacia atrás al acercarme yo. En sus pequeñas mentes aquel que les ofrecía la hoja de papel, conciudadano suyo, Catalanoespañolyeuropeo como ellas y que hablaba sus idiomas, adquiría el rango de enemigo al convertirse, por mor de su estúpido prejuicio, también en refugiado.
Se me podrá argumentar que solo fueron dos. Es verdad. Lo que sucede es que según mis cálculos me acerqué a no más de doce personas. Si calculamos, veremos que esas dos representan algo más de un 16,5%.  Si pensamos entonces que un país como españa tiene unos 45 millones de habitantes, veremos que ese 16,5% equivalen a unas 7,5 millones de personas. Número que se acerca mucho al de los votantes fieles a partidos que recortan derechos, destruyen los bienes públicos, criminalizan la Justicia Socia, ponen precio mientras quitan valor, crea leyes mientras se cagan en la Justicia, son corruptos…
No sé que podáis pensar vosotros, pero a mi modo de ver, este es el tipo de desecho humano que está creando la europa zombi, alimentada por gobiernos corruptos: criaturas sin pensamiento, sin empatía, sin el mínimo sentido de la Justicia Social. Humanos que desde su infrahumanidad se sienten superiores.
¿Recordáis cómo ascendió el nazismo en Alemania? Pues eso, que quien no conoce la Historia, se arriesga a que se repita.

hablemustén cristiano (cuando la Ignorancia lleva pito)

Es una noticia menor, cierto, pero en ella subyace el desprecio que, desde la más obtusa de las ignorancias, se tiene por la riqueza cultural de las lenguas. Dice así: «L’entrenador de la UE Cornellà de futbol, Jordi Roger, ha denunciat les pressions que van rebre els jugadors pel fet de parlar en català en el partit contra l’Eldense (Elda, País Valencià) per part de l’àrbitre del matx, Gallego Gambín, d’origen murcià.
Segons ha explicat l’entrenador a El Món, el col·legiat del partit d’aquest cap de setmana (de la 2a divisió B) va fer comentaris cap als jugadors del Cornellà despectius amb la llengua catalana.
Així, Roger ha detallat que l’àrbitre va dir: ‘Hablemos en español porque yo soy español’, i ‘yo el catalán no lo entiendo’, frases que van molestar l’equip tècnic del Cornellà, i els seus jugadors.»
[…]

Pues el muchacho será muy aspañol (* Ver nota al pie), pero conoce la ley aspañola lo mismo que debe conocer la teoría de cuerdas. De todos modos es normal que de la más absoluta ignorancia no pueda recogerse otra cosa que no sea estupidez, obcecación, y simpleza.
Veamos, la constitución española, esa que él parece amar en su afán patrio de Santiago y cierra aspaña, dice en su título preliminar, en su artículo 3 y en el punto 1 que “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. Esto es así porque para los aspañoles, en aspaña hay más lenguas habladas por los aspañoles de obligación: euskera, catalán, gallego, bable… O sea que a ese pobre tipo le iría bien saber que el catalán, por desgracia para los catalanes, también es una lengua española. Dicho esto y sin salirnos de este mismo punto podemos leer que los aspañoles (hasta los de obligación) tenemos el deber de conocerla, algo que cumplimos todos y cada uno de los catalanes, y el derecho a usarla; o lo que es lo  mismo, y en un idioma que esa pobre criatura pueda llegar a comprender: “en nuestra casa la hablamos si nos sale de los cojones”.
En el punto 2 podemos leer: “Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.” O sea que ese pobre imbécil debería saber que uno, en su comunidad, habla otra lengua aspañola: su lengua materna. Y si eso no le gusta, no pasa nada, que se quede en su tierra, con su “pijo” en la boca todo el día. Nadie necesita en Catalunya a criaturas como él, que para imbéciles ya tenemos los nuestros y andamos sobrados.
En el punto 3, y último, se lee: “La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.” Es este un punto que el pobre muchacho no va a entender jamás, lo sé. Contiene vocablos tales como “patrimonio cultural”, algo vetado a los adoradores de la Ignorancia; y contiene vocablos tan terribles como “respeto” y “protección”, algo que un imbécil sin asomo de empatía solo puede sentir hacia sí, pues más allá de su triste cuerpo no conoce más que una absoluta Nada envuelta de Vacío e Inexistencia.

NOTA: Es tal la vergüenza que siento por esta españa actual que prefiero referirme a ella como aspaña (con la “s” aspirada”) en el más puro estilo garrulo cerrazón. La España que desearía y en la que me sentiría integrado, sería una españa republicada, federalista y laica; sin reyes de vómito, sin curia pederasta, homófoba y misógina; y con un alto sentido del respeto mutuo y la Justicia Social. Mientras ella llega permitidme llamarla de este modo.

70 años de Auschwitz (una introducción)

El cártel IG Farben ( formada por BASF, Bayer, Hoechst) fue uno de los que financió la campaña electoral que llevó a Hitler al poder. En pago a tan hermoso detalle IG Farben se enriqueció hasta la más completa indecencia al utilizar a mano de obra esclava de los campos de concentración nazis. Y no solo eso, fue de la manita con la Wehrmacht ejecutando un detallado plan para hacerse, al amparo de ésta, con la industria química de Austria, Checoslovaquia, Polonia, Noruega, Francia, Rusia y otros 18 países. No estuvo mal la invesión con el “monocojón”.
Pero ¿quiénes ganaron más dinero con ello? ¿Los alemanes? En absoluto, no seáis tan inocentes, criaturas. Fueron los americanos y los suizos. En 1940 del total de las 324.766 acciones que componían el Cartel IG Farben únicamente 35.616 estaban en manos de personas con residencia en Alemania, el triple de esa cantidad, 86.671 acciones, estaban en manos de inversores de nacionalidad estadounidense y casi cinco veces más, 166.100 acciones, estaban en manos de ciudadanos suizos.

En estos 70 años no hemos aprendido nada. Absolutamente nada. Miramos siempre para otro lado cuando nuestras manos están manchadas de todos y cada uno de los cadáveres que produce nuestra indecente forma de vida, narcisista y vacía.
Es absolutamente necesario poner límites y controles a los poderes corporativos del mundo actual y es necesaria una revisión que saque a la luz la actual insuficiencia de los instrumentos de Derecho penal internacional ante todo ello.
No debemos olvidar estas palabras, atribuidas de forma erronea a Bertold Brech, dichas en aquellos tiempos de absoluta decadencia humana (tan parecidos a los que vivimos ahora mismo): “Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”.

Porque por más inocentes que seamos, por más que nos sintamos humanos y pensemos que el resto de Humanidad lo son, para esa minoría criminal no somos más que carne prescindible de la que solo necesitan apenas un 20% que les sirvan de esclavos.

Cuánto dura el amor

De todos es sabido que el amor per se, y por intenso que pueda comenzar, no es sentimiento que deba durar toda la vida. El amor dura lo que estemos dispuestos a luchar por él, e incluso así podemos perder la batalla. Pero lo que es una certeza es el hecho de que si no lo cuidamos día tras día, si no estamos por él, se nos escapará de las manos como arena seca. Por esa razón estaría bien poner en práctica unos consejos que, y lo matizo en negrita, si los llevan a cabo todos los actores de la relación, conseguirán que ésta madure y crezca.

1. Irse a la cama al mismo tiempo. Según Goulston, las parejas felices suelen resistir a la tentación de ir a acostarse en diferentes momentos. “Van a la cama al mismo tiempo, incluso si uno de los dos se levanta luego para hacer cosas mientras su pareja duerme”, dice.
2. Cultivar intereses comunes. Cuando la pasión baja, algo irremediable por mucho que nos neguemos a aceptarlo, acostumbra a suceder que las parejas se den cuenta que tienen pocos intereses en común. Por ello es necesario que se tengan actividades que pueden desarrollarse en común más allá de los juegos de sábanas.
3. Caminar de la mano o ir uno al lado del otro. En lugar de que uno de los dos se vaya quedando atrás porque camina más lento o se detiene a ver algo, Es muy hermoso andar al lado de la pareja, y mejor aún si se hace cogidos de la mano. Si uno quiere parar a observar alguna cosa, es mejor hacerlo juntos, o se pierde el sentido de compañía.
4. Confiar y perdonar. En los desacuerdos o discusiones rutinarias que no llegan a resolución, las parejas felices no se desgastan, se perdonan mutuamente y confían el uno en el otro, en lugar de guardar rencor y mantenerse de mala gana en la relación.
5. Centrarse más en lo que la pareja hace bien que en lo que hace mal. Si comienzas a buscar cosas malas en tu pareja, siempre encontrarás algo. Si haces lo contrario, es decir, buscas lo bueno, también hallarás cosas. “Todo depende de lo que quieres buscar. Las parejas felices acentúan lo positivo”, dice el experto.
6. Abrazarse al reencontrarse después del trabajo u otras actividades. “Nuestra piel tiene una memoria de “buenas caricias” (amor), “malas caricias” (abuso) y “sin caricias” (descuido). Las parejas que se saludan con un abrazo mantienen su piel bañada por “buenas caricias”, afirma Mark.
7. Decirse “te amo” y “que tengas un buen día” todas las mañanas. Es una manera de cultivar la paciencia y la tolerancia, pues es una buena forma de empezar un día que depara problemas, dificultades y otras molestias que podrían darse en el trabajo.
8. Decirse “Buenas noches” cada noche, independientemente de cómo se sientan. “Esto le dice a tu pareja que, sin importar lo mal que estás con él o ella, aún quieres estar en la relación. Dice que lo que tú y tu pareja tienen es más grande que cualquier incidente perturbador”, explica el psiquiatra.
9. Llamar o envíar un pequeño mensaje a su pareja durante el día. Llamar o enviar un pequeño mensaje preguntando como va el día del otro, es un hábito de las parejas felices, dice Goulston. Ayuda a mantener la complicidad y conexión aún cuando no se ven, y permite estar más en sintonía cuando se ven después del trabajo. Puedes saber si tu pareja está teniendo un día horrible o tuvo un gran logro que pueden compartir cuando se reencuentren.
10. Sentirse orgullosos de estar con la pareja. A las parejas felices les gusta verse juntos y cuando están en público suelen darse la mano, apoyar su mano sobre el hombro, espalda o rodilla del otro, etc. Muestran la conexión que existe entre ellos, a veces sin darse cuenta.

Unes paraules per al ¿Honorable? Artur Mas.

Versión castellana

Ara que ha embolicat be la troca, ara que ha signat els papers i aprovat la llei de consulta; ara que un manipulat tribunal constitucional español ens ha engegat a norris tota la il•lusió (com a mínim a aquells pobrets que s’ho creien i sortien als carrers a moure banderetes). Ara que ha fet la hombrada per sortir a les pàgines de la Historia, ¿ens deixa sols perquè siguem nosaltres qui sortim al carrer a reclamar la independència mitjançant la desobediència civil?
Què busca “¿Honorable?” que vingui l’exercit  a depurar-nos mentre vostè, covard com tots els de la seva classe, fuig a muntar un típic govern en l’exili amb els quatre amiguets dels diferents partits?
Si vostès tinguessin honestedat i nosaltres intel•ligència, no demanaríem la independència, senyor. Estaríem lluitant per Catalanitzar españa, estaríem lluitant per que fos tota la població de la península la que sortís al carrer a reclamar una República Ibèrica federal i laica.  I seríem nosaltres, poble sotmès i amant de la llibertat, els qui aniríem a dir-los: “El Futur està en la Unió, en la Solidaritat dels uns amb els altres, en el Respecte mutu de tots amb tots: Catalans, Gallecs, Andalusos, Asturians, Bascos, Castellans… tots i cadascun dels qui volen viure com a Persones Lliures i no com a serfs esclaus”. I això no s’aconsegueix fent-se petits, senyor Mas, s’aconsegueix mitjançant la unió de tot el Poble, Poble al que ningú de vostès pertany ja que es sabut que es senten superiors a la resta, igual que li passa a la casta política espanyola.
Miri “¿Honorable?”, diu un proverbi africà que: “Diverses teranyines unides poden atrapar un lleó”. I nosaltres, el Poble (no pas vostè, això ho tinc clar), hem de lluitar amb un lleó molt fort què està recolzat històricament per: PSOE. Per vostès, CiU i per l’OPUS i resta d’oligarquíes). Queda clar doncs que no serà sent més petits com vencerem, sinó sent més i més grans, ja que aquesta es la nostra única força per aconseguir canviar la Llei per la Justicia.
Ja acabo “¿Honorable?”, només espero que la Historia Jutgi als individus com a vostè, com Rajoy, com la resta d’aquest govern central, així com als dels diferents governs autonòmics d’aquesta españa de vòmit. Que els jutgin a tots per permetre que hi hagi fam als carrers, que hi hagi nens desnodrits i que creixi dia a dia l’escletxa social mentre tots vostès manipulen a les persones per dur-les del no res fins a cap lloc.

Es imposible cambiar el mundo (nos dicen los interesados)

Cierto, yo no puedo cambiar el mundo.
Pero si yo cambio, el mundo cambia conmigo.

«Es imposible cambiar el mundo, ¿cómo hacerlo si uno es tan poca cosa?», Son palabras que escucho en todas partes y por personas de cualquier edad y condición. Y lo cierto es que si uno no está atento a su entorno ni escucha en su interior puede parecer que escondan una gran verdad. Pero son mentira. Forman parte de esas letanías que nos mandan para adormecernos con ellas, cuentos (1) que persiguen que no nos cuestionemos la realidad que nos envuelve. Mensajes del estilo de: «Todos son igual de corruptos…», «Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades…», «una persona sola no puede hacer nada…», «todos tenemos un precio…». ¿Qué queréis que os diga?, será que me estoy volviendo loco, pero a medida que envejezco y cuanta más gente conozco, más cuenta me doy de que no son más que falsedades tejidas para que las creamos y nos entreguemos a la vida como si nuestro destino no dependiera de cada uno de nosotros, de nuestra libertad última para elegir el bando. La única verdad que persiguen con ese discurso en que nos convirtamos en personas sin dignidad y capaces de cometer cualquier bajeza por dinero. Desean convertirnos en «ellos», que entendamos y aceptemos la violencia, la venganza, la competencia, la traición… como actitudes intrínsecas de “todos” los seres humanos. Mentira. No todos los seres humanos son corruptos. No todos los seres humanos entregan su dignidad a cambio de treinta monedas. No todos pensamos que cambiar el mundo sea imposible. La gran mayoría no somos «ellos» y amamos a nuestros hijos. Dice un refrán —muchos me lo habéis leído y escuchado más de una vez— que «Mucha gente pequeña, de lugares pequeños y haciendo pequeñas cosas, pueden cambiar el mundo». Esa sí es una certeza. Una verdad que nos esconden bajo capas y capas de mentiras, de manipulación informativa, de programas televisivos nauseabundos… de ponernos la “bajeza ética” como único modelo a seguir. Y a pesar de todo, incluso entendiendo que cada uno de nosotros tiene capacidad de decisión, nos sobreviene la otra duda, la pregunta obligada y terrible, el «¿Qué puedo hacer yo para cambiarlo?». Nos podemos erigir en héroes solitarios, cierto; Pero dado que aceptamos que la mayoría no somos Mahatma Gandhi ni Martin Luther King ni Azucena Villaflor (ejemplos de convicción y lucha pacífica), es evidente que debemos conformarnos con acciones más sencillas. Una tan sencilla como la de tomar conciencia. Amar más y envidiar menos. Cooperar más y competir menos. Ser más solidarios y menos egoístas. Ser más empáticos y menos psicópatas. Darnos cuenta de que para legarles un futuro mejor a nuestra descendencia es necesario que nos impliquemos, pues nadie sino nosotros va a tomar conciencia de lo que sucede a nuestro alrededor. Debemos cambiarnos a nosotros mismos para que cambie nuestro entorno. Y aunque parezca poco, solo con que seamos capaces de cambiar la actitud de nuestro entorno más directo, ya habremos vencido a ese destino que nos echan a los hombros como una losa que hunde nuestra dignidad como seres humanos igualándonos a «ellos». Mirad ahora que matemáticas tan sencillas para contrarrestar ese cuento que nos venden. Si cada uno de nosotros consigue modificar la conciencia de dos personas de su entorno directo —padres, hermanos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo…—, algo que no parece ningún imposibe, significa que nos encontramos ante una revolución de proporciones imprevisibles. ¿No os lo creéis? Yo cambio a dos personas; ellas, a su vez, cambian a otras dos cada uno. Contad: 1 – 2 – 4 – 8 – 16 – 32 – 64 – 128 – 256 – 512 – 1024 – 2048 – 4096 – 8192… Sí, amigos, nos encontramos nada más y nada menos que ante el famoso cuento del inventor del ajedrez y su petición de granos de trigo. Un deseo tan simple que el rey más poderoso del mundo no pudo satisfacer. Si tomamos conciencia del poder real de nuestras convicciones y nos negamos a aceptar que somos malos (sería aceptar que nuestros propios hijos lo son), podemos cambiar el mundo.

¿Parece una tontería? Pues comenzad. Mirad en vuestro interior y decidid cómo deseáis vivir y a qué precio. Hurgad dentro de vosotros hasta determinar qué modelo de persona deseáis ser como referente para vuestros hijos. Decidid si deseáis ser “clientes” del poder o “Ciudadanos libres”. Tened claro si sois de los que persiguen “tener” hasta alcanzar la felicidad irreal o, por el contrario, pensáis que la felicidad nace del interior y es un estado personal que puede ser transferido a otros. La cuestión es diáfana, Ser o Tener, Dignidad o Indignidad. Son los dos caminos que existen y es tenemos libertad para escogerlos. Eso sí, si tomamos el de la Indignidad solo podremos ser dos tipos de personas: o víctimas o verdugos. En nuestra mano está.

(1)

Sé todos los cuentos (León Felipe) Yo no sé muchas cosas, es verdad. Digo tan sólo lo que he visto. Y he visto: que la cuna del hombre la mecen con cuentos, que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos, que el llanto del hombre lo taponan con cuentos, que los huesos del hombre los entierran con cuentos, y que el miedo del hombre… ha inventado todos los cuentos. Yo no sé muchas cosas, es verdad, pero me han dormido con todos los cuentos… y sé todos los cuentos.

::::

Consume Navidad, Jesús lo quiere y el burro también

POEMA
Familia: hermanos, tíos, padres, sobrinos, nietos… da igual la edad: seis meses, 70 años, 20 años, 12 años… todos necesitan cosas, objetos, abalorios, tonterías, regalos, cajitas de colores. Amigos invisibles, amigos de 5 a 15 euros. Amigos del alma, amigos azules, amigos con bolsa, envueltos… amigos a un precio, a dos precios. Consume, consume, consume… las luces de las calles lo claman, te lo piden, TE LO EXIGEN. Consume, consume, consume. El buen Jesús, ese del pobre pesebre, te mira mientras compras, compras, compras. Y su mamá, y su papá, y el angelito. Santa Claus, Papá Noel, San Nicolás, el Tió, la bruja pirula y el demonio Pedro Botero te mirán y controlan. Consume, consume, consume. La Felicidad se compra, la Felicidad se paga, la Felicidad tiene un coste en lucecitas, que lo sepa todo el mundo: Lola, la vecina del tercero; los López, los vecinos enfrente. Lucecitas de colores, felicidad; lucecitas en el balcón, felicidad, lucecitas parpadeantes, felicidad. Dos tiras de lucecitas, felicidad. Cinco tiras de lucecitas, Felicidad. Diez tiras de lucecitas, FELicidad. 100 tiras de lucecitas FELICIDAD. Que todos sepan que eres 50 euros feliz, 100 euros feliz. Porque la felicidad se compra en Navidad. Compra, consume, consume, consume. Consúmete consumiendo porque solo así serás feliz.

MANIPULACIÓN

LA REALIDAD NO ES UN CUENTO

En todos los centros comerciales, que en los últimos años han proliferado como las setas, encontraréis tiendas: Zara, Massimo Dutti, Pull&Bear, Oysho, Stradivarius… entre otras. El “amo” de todo ese imperio, de nombre Inditex, es un señor llamado Amancio Ortega.
Bien, Amancio Ortega ha salido arriba de todo de la lista Forbes de los cien más ricos de españa. Su fortuna personal se calcula en unos 47.600 millones de euros. Para que os hagáis una idea de la cantidad de dinero que estamos hablando —que de eso los pobres entendemos más bien poco—, imaginaos que si a este señor le quedaran 70 años de vida, dispondría diariamente para café, tabaco y putas de 1.863.014 euros. Sí, diarios, no me miréis así y haced la división si no os lo creéis: 47.600.000.000/(70*365).
La pregunta ahora es: ¿Lo ha ganado honradamente? Yo lo dudaría. Difícilmente se gana tanto dinero de forma honrada. Os cuento porqué. Lo primero que hace una empresa como esta es des-localizar la producción. Cierra todas las fábricas y los talleres españoles, con personal demasiado caro y con demasiados derechos, y se van a países donde no existen los derechos sociales ni laborales y donde pueden producir con mano de obra prácticamente esclava (ver Bangla Desh fue un caso sonado). Ese es su modelo de producción, delegar la crueldad en terceros, para así tener las manos limpias de sangre y que no se manche el dinero.
¿Y ahora, esa ropa mancha de sangre va a las tiendas? No, no seáis inocentes. Este tipo de multinacionales montan empresas Off-Shore de accionariado anónimo en paraísos fiscales, no serán tan imbéciles de pagar los impuestos, para eso está la masa trabajadora. Desde esas empresas Off-Shore compran barato al país productor y obtienen buenos beneficios, pero están en el paraíso y no pagan por ello. Después se lo venden al país de destino pero caro, de manera que queda poco margen de beneficios en el lugar donde SÍ “pagarían” impuestos. “¡Peazo joputas!” diréis que quieren pagar pocos impuestos.
Sí querido lector, pero los legisladores de un país como españa todavía se permiten hacerles un par de favores más, el menos importante es la ley que se ha cargado casi todos los derechos laborales de los trabajadores —que la Derecha no está para tener asalariados, está para tener siervos—. El favor realmente bonito es que estas multinacionales montan un artificio legal que son unas sociedades opacas llamadas “SICAV”. A través de ellas, gente como Amancio Ortega, el protagonista de nuestro cuento, solo pagará, caso de tener beneficios, un 1% de impuestos. Preguntad a vuestros papás, si todavía tienen suerte de trabajar, cuánto pagan de IRPF en sus nóminas.
La cosa termina en las tiendas luminosas de las que hablábamos al principio donde se contrata a personas a las que nadie cualifica ni prepara. Simples máquinas de consumir vida plegando ropa, preparando expositores, cobrando a bultos anónimos con cara humana… en horarios indignos, incluidos los fines de semana que sean necesarios.
Y ya está. Así es como se amasan fortuna de 47.000 millones de euros. Actuando de forma injusta, a pesar de ser legal. Y con nosotros, pobres Imbéciles, comprando embobados sus productos de bajo precio aunque carísimos en sangre y dignidad. Nosotros, estúpidos narcisistas aborregados, convirtiéndonos en cómplices de esos criminales generadores de miseria a los que no solo regalamos nuestra sangre y la de nuestros hijos, sino que además les pagamos los impuestos.

***

Un poco de música para calmar los ánimos

Promulgar leyes hasta eliminar todo vestigio de Justicia

España es un extraño país cuya población nos creemos que formamos parte de Europa, del mundo civilizado, de la hermosa minoría que se alimenta del espíritu democrático que nació en Grecia hacer 2500 años. La realidad es que nuestro país se parece, y cada día más, a cualquier dictadura africana o asiática. Y aunque no nos demos cuenta esto es así porque en españa se vive al margen de toda Justicia.

Nuestra monarquía, el caso de la infanta y el duque empalmado son prueba reciente, es un estamento que vive al margen de toda Justica. Nuestro gobierno, la mayoría de políticos, desde la última aldea hasta la propia capital, convertida en juego de Monopoli por la señora Botella, viven al margen de toda Justicia, defecando en ella a través de los cientos de causas judiciales que se pasan por la cara interna de los muslos. El propio poder judicial vive y sentencia en base a ideologías, cosa la cual les pone al margen de toda Justicia. La alta curia de este triste país vive también al margen de toda Justicia, pues se permiten hacer apología de la violación de mujeres, niños y niñas; lo mismo que todos sus curas pederastas a los que “amonestan” pero no son juzgados. Nuestra policía, el estamento que debería defender a los ciudadanos —pues estos y no otros son quienes la visten y alimentan, a ellos y a sus hijos—, vive fuera de toda Justicia; desde el momento que golpean, agreden, revientan ojos, torturan y golpean en comisarías, chulean al que se les pone por delante; desde el momento que reniegan de su humanidad para convertirse en criaturas adoctrinadas por el poder, mamíferos serviles, bestias que ya hoy también asesinan en plena calle; y para colmo, si a alguno se le sentenció, viene el gobierno y les indulta, en otro acto claro de vejación de la Justicia.

No debemos olvidar a las grandes fortunas, esos 50 que controlan el 13% del PIB, ni los parásitos conocidos como grandes de españa, ni a ricachones varios, a nobles onerosos y cínicos banqueros; pues todos y cada uno de ellos viven al margen de cualquier concepto cercano a la Justicia. Querámoslo ver o no, es evidente que todos los estamentos nombrados se han alejado tanto de la Justicia, del concepto de lo justo y ecuánime que dudo mucho que recuerden el camino de vuelta.

¿Quiere decir todo ello que somos un país que vive al margen de la Ley? No, en absoluto, eso jamás. España es un país de ley, no nos llevemos a engaño; si algo tiene españa es que sus legisladores, y el gobierno actual del PP es la prueba, son capaces de sacar una ley cada mañana y antes de desayunar. Lo que sucede es que el hecho de que existan leyes no significa que sean justas, y en españa, sobre todo cuando gobiernan los cristofascistas del PP, solo se promulgan leyes cuyo fin último es asesinar a la Justicia.

 

Así es lector,

los mismos que saldrán impunes del desastre del Prestige;

los mismos que engañaron a todo un país negando un rescate, diciendo que los créditos serían pagados por los bancos pero que han permitido que se “pierdan” 37 mil millones de euros de todos y cada uno de nosotros;

los mismos que llevan veinte años financiándose de manera ilegal;

los mismos que alcanzaron el poder desde la mentira más abyecta;

los mismos que nos venden como mercancía prescindible a cambio de unas monedas de plata;

los Judas que venderán a su madre a cambio de unas misas;

Todos esos hijos de la gran puta (y lo digo antes de que se legisle), son los que están preparando una ley que se caga y se mea en la constitución y el concepto de Justicia Democrática y que pretende ser una patada en la boca a todo ciudadano que intente expresar su descontento a pie de calle y de forma constitucional. El comienzo del final del sueño de vivir en un país de respeto e igualdad. La autopista hacia la debacle Social que terminará, si nadie lo remedia, en un nuevo baño de sangre, en un nuevo intento de terminar con una guerra civil que jamás se quiso acabar.

la nueva ley fascista de las manis

Terminaré con un ejemplo que leeréis en los siguientes párrafos, cuyo documento completo, muy aconsejable, tenéis en este enlace. En él podemos ver lo que sucede cuando se permite legislar a criminales mientras nos quedamos en casa pensando que “a mí no me va a pasar”:

 El 30 de enero de 1933 Hitler asciende al gobierno con su doctrina profundamente racista y antisemita, con la cual había logrado el apoyo de las masas. El nazismo establece un nuevo  marco  jurídico   para implementar su política racista y de exterminio.  Es entonces legal la discriminación  de los enfermos y discapacitados,  la persecución a los gitanos, judíos, testigos de Jehová, disidentes políticos, homosexuales,  etc.  Se priva  a los  judíos de sus derechos legales y civiles tendiente a despojarlos de sus bienes económicos y separarlos del resto de la población alemana.   Hitler al asumir el poder va a promulgar las leyes que darán respaldo jurídico a su accionar. Lo atroz se convierte en legal. Se convierte en claro ejemplo de  la capacidad del poder de dar legalidad a una política opresiva.

Las primeras leyes eugenésicas del Reich son de 1933 y establecen la esterilización voluntaria o involuntaria para prevenir la propagación de la vida indigna. Se promulga la Ley para la prevención de la progenie del enfermo genético que determinó la esterilización obligatoria de las personas con problemas mentales, “el que esté afectado por una enfermedad hereditaria puede ser esterilizado mediante una operación quirúrgica, cuando haya una alta probabilidad, según la experiencia de la ciencia médica, de que sus descendientes sufran trastornos hereditarios del cuerpo o de la mente” ß Base del razonamiento que dará pie a todo tipo de extralimitaciones posteriores y que desembocará en la Solución Final.

Estas leyes inauguran la política racial del nazismo,  cuyos criterios serán discutidos en la prensa, las escuelas y universidades de Alemania, apoyados por una intensa campaña publicitaria del régimen, cuidándose de hablar de matar enfermos mentales, pero reafirmando el daño que  estos provocan al conjunto del pueblo y  necesidad de propiciar el mejoramiento de la raza  a través de  activas políticas raciales y la higiene medico racial.

Hitler, en 1939,  dicta un decreto que otorga autoridad a los médicos para dar una muerte misericordiosa a los enfermos clasificados como incurables: “Berlin, 1° de septiembre de 1939. El dirigente del Reich Bouhler y el doctor  en medicina Brandt están encargados bajo su responsabilidad  de ampliar la competencia  de médicos a designar, de tal modo que se pueda conceder una muerte piadosa a los enfermos manifiestamente incurables habiendo evaluado estrictamente su estado de salud. Firmado Adolf Hitler.”.Si bien el  Führer  contaba, en aquellos momentos,  con el poder político necesario para emitir la norma en forma de ley, opta por un decreto que debía mantenerse en secreto, a los efectos de evitar reacciones negativas a la norma en el pueblo alemán, además el decreto no brinda mayores precisiones acerca de los pacientes a los que debe concederse una muerte piadosa. Para ello, fue necesario designar personal médico para realizar los  peritajes que determinarían qué pacientes serían destinados al programa de eutanasia, para dirigir las unidades de exterminio y las unidades de la comisión del Reich y para integrar las unidades de control. El programa de exterminio de enfermos mentales se inicia  en otoño de 1939. Para los formularios de registro de pacientes, la cuestión de la aptitud para el trabajo ocupaba un lugar importante, debía completarse en todos los internos que padeciesen algunas de las siguientes enfermedades : Esquizofrenia, Epilepsia, Enfermedades seniles, Parálisis refractaria a la terapia u otras afecciones sifilíticas, Debilidad mental, Encefalitis, Enfermedad de Huntington u otras enfermedades neurológicas graves, quienes llevasen más de cinco años internados en forma permanente, el motivo de internación fuese enfermedad mental con trasgresión de la ley, no fueran de sangre alemana o sangre afín o fueran extranjeros

Se inicia el programa secreto denominado T4 (ya que fue planeado en   Tiergartenstrasse 4 ,  Berlín) inaugurando 20 salas  pediátricas para la matanza ordenadas por el decreto de la muerte misericordiosa. Este programa fue pensado para los adultos pero los niños fueron  incluidos también.  Mientras que el programa de esterilización se llevaba a cabo abierta y legalmente, el programa de la eutanasia era totalmente secreto. Los pasos que conducían a un paciente a la cámara de gas se iniciaban cuando el médico del instituto donde estaba alojado  completaba el formulario de registro, el cual era enviado a la oficina de eutanasia T 4 de Berlín. Es significativo  que los   líderes nazis consideraban que el pueblo alemán aceptaría mejor el exterminio de los enfermos que el exterminio por razones políticas se utilizaba  entonces la enfermedad como excusa para exterminar a los adversarios políticos.

Luto por la minería

Con la cantidad de políticos indecentes y criminales que merecerían morir. Con la cantidad de asesinos sociales conocidos como banqueros, ricos, inversores, grandes empresarios que deberían morir. Con la cantidad de impresentables enfermos como la mayoría de obispos, grandes de españa, monaquías, noblezas… que sería necesario que desaparecieran.

Criaturas que no merecen la vida para nada, pues viven en realidades paralelas acomodadas a sus enfermas mentes. Y resulta que la Parca ha decidido terminar con la vida de unos cuantos mineros. Igual será, que debe ser, que ese dios cruel del fundamentalismo católico prefiere la sangre de los trabajadores a la infecta sangre de los criminales y asesinos.

Mi más sincero pesar para las familias de los mineros que han perdido la vida bajo la tierra. Mi más sincero pesar para todo el colectivo de la minería, de los pocos, por no decir el único que tuvo y tiene valor de mirar a la realidad a la cara  y luchar contra la indecencia. Los únicos que plantaron cara, y ganaron, a la dictadura del general enano y carnicero.

Desde el corazón y con toda sinceridad os mando tres simples palabras:

“Compartimos vuestro dolor”