La sangre de torero reclama más sangre

 

Víctor Barrio_muerte

Rosa Jiménez Cano dice en su artículo del País: «La estirpe de Lorenzo, el toro asesino, termina con él. Como manda la tradición, el ganadero de Los Maños, de casta Santa Coloma, debería mandar al matadero a su madre, la vaca Lorenza. Sin embargo, según contrastó el diario ABC, ya lo había hecho dada su avanzada edad.»

Parece ser que existen dudas sobre la veracidad de esta costumbre, aunque sí se llevó a cabo con la reata del toro que mató a Manolete.

Pero si fuera cierta…

quiero expresar que no estoy de acuerdo, porque los toros deben permanecer con vida —la víctima es necesaria en el ruedo para que el populacho sacie sus ansias de sangre—. Pero si no sacian nuestra sed de venganza con la masacre de la familia del toro asesino, como españoles que somos, sería bueno recurrir a un experto —José María Aznar, por ejemplo, gran genocida y amante de las matanzas— para que decidiera una especie animal a la que aniquilar entera; nada es poco para vengar al valiente torero muerto —esa criatura que, en aras del dinero fácil, prefirió ponerse ante un astado que luchar contra las llamas de un bosque ardiendo, por poner el ejemplo de otros que también mueren mientras trabajan (aunque lo hagan para salvar vidas en vez de aniquilarlas).
Sigo. Decidida la especie (que no debe ser de pequeño tamaño), todos los recursos del estado: policías, ejércitos, ministro del interior, Rouco Varela, psicópatas asesinos y voluntarios votantes del PP, comenzarían una denodada lucha contra la especie elegida. Y habría —debería haberla por ley— mucha sangre, ríos de sangre, sangre a espuertas, sangre hasta cubrir españa. Porque es sabido hasta dónde le gusta la sangre a ese español: la sangre de las cunetas, la sangre de las sentencias de muerte de su general traidor y asesino, la sangre del  zombi que se empecinan en reciclar año tras año y que solo revive y muere por el rito de la sangre y la tortura de la cruz.

…Ahora en serio, abandono la broma para soñar…

el día en que España prefiera los rituales de vida a los de muerte. Tal vez entonces sea capaz de cerrar la sanguinolenta herida de la guerra civil que quedó infectada por las fosas de los perdedores y la altivez de los vencedores (todavía ahora). Tal vez entonces sea capaz de cambiar adoctrinamiento por Cultura, ese valor tan elevado que aquí hemos convertido en insulto y con el que sometemos a escarnio a quien lo detenta.

Pero eso será en un incierto mañana. El hoy nos dice que murió un torero mientras trabajaba, lo mismo que le sucede a los obreros que regalan la vida por un mísero sueldo. El hoy nos dice que hay que Matar a la estirpe del animal asesino que no se dejó matar sin lucha.

BONUS

El toro nunca tiene tanta suerte

Emoción ante la fiesta blaugrana por ganar el título de liga

5efc29e1-3d23-46c1-8bac-c6285a06dca0
Celebración título de liga 2015-2016 del Barça

Un equipo de fútbol ganó la liga hace unos días. Y al día siguiente, toda una ciudad como Barcelona se puso al servicio de tamaña gesta. Una procesión increíble, encabezada por los héroes de tan importante evento, cruzó desde el puerto, a través de una de las arterias de la ciudad, hasta alcanzar la font màgica de Montjuic. Fue épico. Miles de personas: hombres, mujeres, niños; jóvenes y viejos; todos unidos por un solo sentimiento. Y con los cuerpos policiales (mossos d’esquadra) protegiendo y velando por que allí no hubiera ningún problema.
Lo dicho: épico.
Yo no fui, casi podría decirse que apenas lo vi en ningunas de las muchas retransmisiones televisivas que lo ofrecieron: TV3, BarçaTV, informativos varios de distintas cadenas… y es que este tipo de actos me emocionan de tal modo que casi me hacen llorar. No puedo evitarlo. Da lo mismo que sea el barça, que el madrid que cualquier otro equipo de fútbol. La emoción siempre es la mismas y desemboca en un único sentimiento: la Lástima.

2015_9_12_edspwaxcgalwwrckf4vyl1
Manfiestación en favor de los refugiados (Barcelona)

Una lástima que me nace en lo más hondo y a la que no puedo poner freno. Porque ¿cómo es posible que tantos millares de personas, medios de comunicación, cuerpos policiales, políticos de todas las siglas… salgan a idolatrar a una serie de jóvenes multimillonarios, y evasores de impuestos la gran mayoría, y en cambio no sean capaces de salir a defender el futuro de sus hijos y nietos, ni siquiera su propia Dignidad?
Entoendo que es porque nos hemos dejado convertir en sumisos consumidores (de cualquier mierda, no hace falta ni enumerarlas). Siervos que aceptamos que se nos robe el Futuro, se nos eliminen Derechos, se destruya la Justicia Social; que se corrompan jueces, altos cargos de la policía y del ejército; que partidos políticos se conviertan en bandas mafiosas y que obispos se permitan hacer apología de todo tipo de violencia desde púlpitos que pagamos con nuestra sangre…
No sé vosotros, pero a mi me llena de tristeza ver en esos estúpidos eventos a tanto siervos vacío e ignorante que acepta todo eso mientras después se lamenta apoltronado en el sillón de casa, a la espera de que todo ese mal nos pase de largo y solo afecte al vecino. 
A ratos pienso que estamos perdidos.

BONUS

Entre la solidaridad y el prejuicio

Microsoft Word - cartel.docx

El pasado sábado dieciséis de abril, un grupo de cooperantes hicimos una acción en uno de los mercados de mi ciudad, Cerdanyola del Vallès. Era una recogida de firmas y la venta de una bolsa y un pin, todo ello en favor de la ONG Proactiva Open Arms que, por desgracia, se está haciendo tristemente famosa en la isla de Lesbos (Grecia) porque sus componentes hacen más trabajo por los refugiados que el resto de estamentos mundiales juntos. Toda esta acción se completaba con el pase del vídeo que podéis ver a continuación:

Además de llamar a la ciudadanía a través de megafonía, íbamos personalmente por las paradas a ofrecerles un díptico explicativo cuya foto de portada podéis ver al inicio. Después del par de horas que duró el evento el resultado conseguido, todo y ser muy correcto: cerca de setenta firmas y más de veinte bolsas vendidas; me dejó un extraño sabor de boca. Y llegamos por fin al tema del que quería hablaros.
Cuando salí un momento a repartir dípticos me encontré con diferentes tipos de personas: las que te recibían con una sonrisa y un marcado interés, las que recogían el papel sin más, los que declinaban el ofrecimiento y no más de un par cuyo comportamiento me llenó de tristeza.
Sí, tristeza, como suena. Porque al acercarles el papel e invitarlas amablemente: “si quieres pasar por la parada del ayuntamiento, estamos pasando un vídeo y puedes firmar un manifiesto…”, su respuesta no solo fue negativa. Quise pensar que se sentían demasiado dignas como para perder el tiempo en tal estupidez, pero su lenguaje corporal iba más allá. Después caí en la cuenta: lo que les sucedía era que tenían un prejuicio hacia ese “invasor”, y la sola palabra refugiado las ponía a la defensiva. Tanto, que extendían ese prejuicio hasta incluir a mi propia persona. De ahí que se echaran visiblemente hacia atrás al acercarme yo. En sus pequeñas mentes aquel que les ofrecía la hoja de papel, conciudadano suyo, Catalanoespañolyeuropeo como ellas y que hablaba sus idiomas, adquiría el rango de enemigo al convertirse, por mor de su estúpido prejuicio, también en refugiado.
Se me podrá argumentar que solo fueron dos. Es verdad. Lo que sucede es que según mis cálculos me acerqué a no más de doce personas. Si calculamos, veremos que esas dos representan algo más de un 16,5%.  Si pensamos entonces que un país como españa tiene unos 45 millones de habitantes, veremos que ese 16,5% equivalen a unas 7,5 millones de personas. Número que se acerca mucho al de los votantes fieles a partidos que recortan derechos, destruyen los bienes públicos, criminalizan la Justicia Socia, ponen precio mientras quitan valor, crea leyes mientras se cagan en la Justicia, son corruptos…
No sé que podáis pensar vosotros, pero a mi modo de ver, este es el tipo de desecho humano que está creando la europa zombi, alimentada por gobiernos corruptos: criaturas sin pensamiento, sin empatía, sin el mínimo sentido de la Justicia Social. Humanos que desde su infrahumanidad se sienten superiores.
¿Recordáis cómo ascendió el nazismo en Alemania? Pues eso, que quien no conoce la Historia, se arriesga a que se repita.

Hasta siempre Constantino Romero

Hasta siempre capitán Kirk, odiado y apreciado robot de Terminator, James Bond, replicante de Blade Runner o despreciable Darth Vader.

Cabe la posibilidad de que ahora estés soñando con ovejas eléctricas, eso nadie lo sabe, los androides nunca han venido a contárnoslo. Lo más que sabemos de nuestro futuro es que será poco halagüeño, así al menos nos lo pintaron los replicantes de alta tecnología que vinieron de él para contarnos que nos había declarado la guerra. Otra, como la si la actual hubiera llegado a su fin.

Te has ido pronto, demasiado, la verdad. Perdurará, no obstante, tu voz y, a través de ella, palabras que fueron premonición pero que ahora ansían convertirse en Verdad:

“Es toda una experiencia vivir con miedo ¿verdad?

Eso es lo que significa ser esclavo”

A todos nos queda claro , no obstante, que nunca te pasaste al lado oscuro, por más que tu personaje deseara llevarte a él. Hasta siempre Constantino, Bond, Kirk, Vader, replicante…

Despedidas

Hoy de esos días que tengo el corazón dividido. La botella que iba a descorchar para celebrar un óbito habrá de esperar por la desgracia de otra muerte. Os cuento.

De una parte no puedo esconder mi inmensa alegría por el hecho de que ha muerto Margaret Thatcher. Famosa por su ultraliberalismo, la encargada de iniciar la flexibilización del mercado laboral, privatizar empresas públicas y reducir el poder de los sindicatos (cosas, todas ellas, que países como españa copian como si ese proceder fuera la biblia).

De otra parte hoy es un día terriblemente triste. Nos ha dejado Jose Luís Sampedro, otro de los pocos Hombres Buenos que nos quedaban y nos abandona. Al contrario que la británica fascista, José Luís fue un gran Humanista, supercrítico con el neoliberalismo que se ha adueñado del mundo y enemigo del capitalismo salvaje y las brutalidades que lleva a cabo para conseguir sus intereses.

Solo espero que los átomos que formaron a cada uno de ellos no se mezclen jamás. Fuera bueno que los de la británica, tras su completa putrefacción, se elevaran a los cielos y pasaran a formar parte de alguna estrella lejana de nuestra galaxia. Fuera mejor que, además, los de José Luís no abandonaran jamás la órbita terrestre y algún día pasaran a formar parte de un nuevo ser. No sé si un átomo pueda tener memoria, pero por si acaso fuera bueno que sucediera de ese modo.

Un abrazo al aire para ti, José Luís, y recuerdos para Saramago.

Púdrete en lo más profundo del Infierno Margaret.

¿Y tú que hiciste papá, saliste de Mátrix?

     Tras pasar diariamente unas cuantas horas frente a la pantalla de mi portátil –gran parte de mi trabajo personal lo realizo ahí– salgo de casa. Y a la que me cruzo con el primer grupo humano soy consciente de que acabo de entrar en “The Mátrix” y siento que me transmuto en Neo. Veo a mis iguales paseando, yendo a los centros comerciales, sentándose en las terrazas de los bares, a cualquier hora del día y aunque arda España entera.

     Veo todo eso mientras mi mente del mundo real sabe que, escudados en una extraña crisis que nosotros no hemos creado, nos están robando la Sanidad, la Educación, la Libertad, el Agua, el Futuro, y todo ello riéndosenos en la cara y golpeando en la calle a los pocos que nos pasamos a las filas de Morfeo y necesitamos protestar.

     Es así de simple, mientras nos mantienen en una ceguera mental inducida por los medios de comunicación audiovisuales, una serie de individuos llamados gobierno y escudados en una falsa legalidad –no en vano han incumplido todas y cada una de sus promesas electorales y deberían convocar nueva elecciones– están destruyendo el estado del bienestar de una manera fría, calculada y preñada de un cinismo que no se había visto ni en tiempos de la dictadura franquista. Un Golpe de Estado silencioso y sin armas. Un plan totalmente estudiado para repartirse el pastel de modo gratuito y cambiar, de paso, la vida tal y como la entendíamos: Medicina para quien pueda pagársela y Educación para la clase social dirigente. La idea: una élite que a nivel moral y humano se siente por encima de los demás y unos millones de individuos, tratados como lumpen social a los que utilizar a su antojo y como carne. Cuando, donde y como quieran.

     A pie de calle, por eso, la mayoría no sabe no contesta. Si escuchas hablar, oyes los consabidos tópicos del “a ver si acaba esta crisis”, del “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, del “a ver si lo solucionan”. Y llegamos por fin a los peores de todos, aquellos que, dándose cuenta de por donde pueden ir los tiros te responden “Nosotros no podemos hacer nada” ·¿Qué puedo hacer yo? “ o “¿Y qué se conseguirá con esto?”… Ni se les permite ver, ni su ignorancia les hará saltar jamás la barrera hacia la lucidez. Los únicos que podríamos hacerlo somos los que vivimos en la Red en lugar de promover de una vez y en serio la Desobediencia Civil.

     Estoy en un momento en el que ninguna opción tiene sentido para mi. Y cuando lo reduzco todo para tomar perspectiva veo:

     – de un lado, un pequeño monstruo de varias cabezas y un solo cuerpo que se ha permitido dar el golpe de estado silencioso y la mayoría de humanos han permanecido en sus casas, excitados por los éxitos patrios de unos futbolistas podridos de dinero; mientras el monstruo se ríe y sigue cogiendo el Futuro a manos llenas.

     – de otro lado, millones de cuerpos sin cabeza: 15M, DRY, Sindicatos, cada gremio al que le tocan el bolsillo, indignados en general que no hacen sino lo que ha hecho el pueblo en general, y el hispano en particular, a lo largo la Historia, moverse sin ton ni son y sin ningún sentido ni horizonte; mientras el monstruo se ríe y sigue cogiendo el Futuro a manos llenas.

     Me siento solo, lo reconozco. Porque creo que jamas, a lo largo de mi vida había vivido un conformismo tan grande, un aburguesamiento tan gratuito, un narcisismo tan insultante entre iguales ni una resignación tan extendida. Ni siquiera en la parte que me tocó vivir de la dictadura franquista. Nunca había conocido una población tan sumamente vacía, incapaz, cobarde y ciega. Y perdonadme que os hable de ese modo.

     No soy un revolucionario o un activista político, nunca lo he sido. Solo me considero un padre al que ya le han regalado dos nietos. Y son esos hijos y esos nietos los que me obligan a levantarme de la silla e intentar mi lucha aunque sea en solitario. Una lucha que me servirá para no haber de agachar la cabeza cuando dentro de unos años mis hijos me pregunten qué hice por su futuro. Y tal vez no consiga nada. Pero me conformo con no llegar a sentir vergüenza de mi mismo. A mi, con eso, ya me vale.

Es más deseable cultivar el respeto al bien que el respeto a la ley

Fuente fotográfica Marcello Scotti http://marcelloscotti-bcn.blogspot.com/

Señores y señoras de los cuerpos de seguridad del estado español,
Sin afán de extralimitarme, me gustaría dedicarles unas palabras a modo de epístola. En ellas desearía expresar una serie de sensaciones que me embargan por lo sutil de su trabajo, a lo que hay que añadir su última imagen pública de “vándalos con brazalete”. Quiero expresar también que ni les conozco, ni les reconozco, ni desearía conocerles bajo ningún concepto. Considero, no obstante, que alguien debe romper una lanza en defensa de la dificultad que entraña su tarea. Voy a ello.
No querría estar en la piel de sus parejas ¿Saben? Ni en la de sus hijos e hijas. Esto es así porque si extrapolo esta imagen a lo que imagino que pueda ser su vida privada, me siguen dando miedo. Un miedo que no desaparece ni se esconde sino que está ahí, por delante incluso de sus rostros escondidos, un miedo que, será por miedo, veo que viene de sus miradas y su porte chulesco. Esa sensación es la que me lleva a pensar que sus familias también deben temerles. Y me las imagino inmersas en un síndrome de Estocolmo; viviendo entre el miedo, la resignación o incluso la admiración, lo mismo que la familia de Juan Antonio Azic. Que tristeza. Para colmo, lo suyo tiene mala solución, porque mirando estas fotografías una y otra vez e intentando ponerme en su piel, a lo más que he llegado es a deducir que ustedes han de ser o psicópatas, con lo que están en su salsa, o fanáticos, con lo que mientras no cambie la tortilla están como cerdos hozando en el fango.

Fuente fotográfica Marcello Scotti http://marcelloscotti-bcn.blogspot.com/

Igual mis palabras pueden parecerles muy duras. Igual alguno de ustedes o alguien con más cultura y conocimiento de causa que yo puede darme el toque y hacerme ver que no, que son tan normales como doña Paquita, la vecina del séptimo; que ustedes cumplen órdenes, que ustedes están sujetos a aquello de la “obediencia debida”, que ustedes han de cobrar su salario a final de mes… Pero ¿Saben qué les digo? Que si esto es así, si resulta que también son “ciudadanos”, es que son dignos de la más profunda lástima.

Fuente fotográfica Marcello Scotti http://marcelloscotti-bcn.blogspot.com/

Porque entonces me asaltan una serie de preguntas:
¿Tendrán amigos? O solo compañeros con lo que exista la certeza de que no van a ser los receptores de sus golpes.
¿Qué les contarán a sus parejas cuando les pregunten qué han hecho en el trabajo”? Imagino que deberán escudarse en mentiras y en incómodos silencios para que ellas o él no sepan con quien follan los sábados.
¿Sabrán sus vecinos cual es su “oficio? Imagino que no, que será algo que esconderán; no tanto por miedo a represalias sino por la vergüenza, por el miedo a ser apartados socialmente, para que nadie les señale con el dedo y diga en voz alta: “Tú fuiste uno de los que pegó a mi hijo”
Y con todo, eso no será lo peor. Lo peor vendrá cuando sus hijos tengan una edad en la que les necesiten como referente y les pregunten ¿Tú de qué trabajas, papá? ¿Tú qué haces en el trabajo? Y deban contarles una sarta de mentiras porque si les cuentan la verdad la siguiente e inevitable pregunta de sus hijos será: ¿Y Por qué haces eso papá?
Entonces se quedarán mudos. Pues cómo contarles que la gente a la que reprimen intenta defender los derechos de esa criatura y también los suyos, a pesar de los golpes. Cómo hacerle entender a su descendencia que los golpes que dan están ordenados por aquellos para los que ustedes no son nada; una nada que cobra, además, una mierda de sueldo. Y habrá una edad en la que esos hijos, caso de que no les teman, se les reirán en la cara y les responsabilizarán de su presente. Presente del que ustedes habrán formado parte. De nuevo, que tristeza.

Fuente fotográfica Marcello Scotti http://marcelloscotti-bcn.blogspot.com/

Y con todo, tampoco esto será lo peor. Porque ¿Qué sucederá cuando esos gobernantes a los que ustedes protegen y defienden modifiquen las leyes para protegerse más de los ciudadanos? Cuando deban golpear más fuerte, cuando se dé la orden se abrir fuego sobre sus vecinos, cuando algún conseller, con los huevos hinchados, diga que hay que utilizar cualquier método en los interrogatorios, cuando las leyes ya permitan que desaparezca la gente, que se pueda torturar a un vecino en aras de un bien mayor… En qué se habrán convertido ustedes, qué clase de monstruosas pesadillas les vendrán a visitar por las noches. Y no digan que no llegarán ahí, al igual que nosotros, también ustedes se comportan como “ranas hervidas”.
Me despido con una frase de Henry Thoreau que puede hacerles pensar mientras intentan conciliar el sueño: Es más deseable cultivar el respeto al bien que el respeto a la ley”