Esperanza Aguirre se rie de la Policía

Puede parecer una broma o un insulto, cada cual se lo tomará como mejor le parezca, pero, hoy por hoy, utilizar a los Cuerpos de Seguridad del Estado como una caterva de tontos del haba es el gran éxito del Partido Popular.

Imaginemos cualquiera de las miles de manifestaciones que ha habido desde que el PP gobierna de manera ilegítima. A todas ellas mandan a sus tontos de las UIP con la orden de que no se corten ni con un cristal. Es necesaria mano dura con esa Juventud a la que han arruinado para el resto de su vida; o mano dura con los mineros, o mano dura con la ciudadanía en general a la que van expulsando del sistema para que se enriquezcan los banqueros y los multimillonarios que no pagan impuestos. Y como las vidas de esos jóvenes, mineros, trabajadores, ciudadanos todos, no les importan una mierda, las órdenes son claras, que se desfoguen los tontos con ellos a base de golpes, agresiones, disparos

Pero, amigo, cómo cambia la cosa cuando el día de la manifestación vienen observadores europeos a ver qué es lo que sucede de verdad en este triste país. Ese día se contrata a un buen número de “pelados” descerebrados mezclados con policías tontos infiltrados y se dan órdenes claras y diáfanas: “…estáticos, quietos…” o lo que es lo mismo: “tontos, dejaos machacar, no os mováis, que para eso servís”. Puedo incluso imaginarme a los altos mandos e incluso los miembros del gobierno frotándose las manos mientras esperaban algún herido más grave o incluso un cadáver, fuera policía o manifestante; cualquier carne que les hubiera servido para eliminar la poca libertad de expresión que nos queda. Ya ven, los uniformados sirven para reprimir o como juguete para demostrar lo contrario.

Pero no acaba aquí el uso y disfrute de la Policía tonta, porque sucede que dentro del Cuerpo hay muchísimos que se niegan a ser tratados como payasos, hay muchísimos que piensan que su trabajo puede mejorar la calidad de vida de las personas; hay miles y miles de profesionales que desean seguir siéndolo; los que llevan el caso Bárcenas y la financiación ilegal del Partido Popular son ejemplo de esa profesionalidad. Pero claro, esos pobres diablos meten la mano en una mierda que al PP no le conviene que se remueva, ¿solución? Mandan a los tontos de asuntos internos a presionar a quien sea necesario y del modo que sea para que esa porquería también se disuelva como nieve en primavera.

Ahora, como colofón a ese uso y disfrute de la Policía como si fueran payasos, aparece el suceso de la señora Esperanza Aguirre, grande de españa y condesa consorte de Bornos. Unos pobres  policías tontos la paran por una supuesta infracción y hacen con ella lo que harían con cualquier otro ciudadano y ella responde como era de prever en un capitoste del partido y se da a la fuga. ¿Se pensaban acaso esos pobres tontos uniformados que se saldrían de rositas? Pues ahí está ella contraatacando. Y a quién va a creer la pretendida justicia —adaptada como un traje a medida para el Partido Popular—, a unos payasos uniformados o a la dueña de españa cuya voz es ley y cuyo dedo decide quién vive o desaparece. Y si hace falta se pondrán en marcha todos los mecanismos de manipulación, amenaza, insulto, descrédito… se utilizará el dinero público que sea menester, se hará lo que deba hacerse para que esa “tontería” de la gran señora se diluya en el tiempo como si fuera lluvia de abril.

Y los Cuerpos de Seguridad del Estado, seguirán siendo tratados como peleles, como payasos, como juguetes, como objetos, como animalitos domesticados por esos que dicen gobernarnos; aunque para nuestro bien sea necesario mandar a los tontos a que nos maten.

Los compadezco.

Podéis leer el atestado de la policía en éste enlace

La honestidad del PP

Dicen que una imagen vale más que mil palabras.

Lo cierto es que eso depende tanto de la calidad  de las palabras como de la imagen.

Pero en este caso creo que es totalmente cierto. Vale más esta imagen que todas y cada una de las palabras, mentiras, promesas y proselitismo vertidos por cada una de las gargantas de cada uno de los integrantes del PP desde que pretendían aposentarse en la poltrona del poder.

PP contra el IVA

Por esa razón tiene tanto peso esta fotografía. Por esa razón les hace tan poca gracia que se mueva por la Red. Porque como buenos amantes de “Big Brother”, ellos consideran que la Historia ha de poder manipularse a su gusto para salir siempre incólumes de todos y cada uno de desmanes.

Por favor, copartidla por tantos lugares como podáis. 

Nadie se meta con la Espe o el triunfo de la ratoncracia

Una lectura personal de esta noticia

Que pronto se detiene a quien osa entrometerse o meterse con las “ratas” que nos gobiernan. Endiosadas como están, su margen de tolerancia al contacto, a la critica, incluso al insulto (merecido las más de las veces) es totalmente nulo. Por eso allí por donde se mueven se rodean de perros amaestrados y los lanzan a morder ante el menor contacto. Desgraciadamente, recuerdan demasiado a Hitler, su ídolo, cuando en su absoluta cobardía se parapetaba tras las SA y más tarde tras las temidas SS.

Que deprisa, en cambio, se auto eximen de responsabilidades en temas tan graves que llevarán a la ruina y de manera irremediable a más de una generación de ciudadanos, echando por tierra muchísimos años de esfuerzo común. Cómo escurren el bulto a la hora de dar explicaciones de sus tremendos despilfarros, de Bankia, de Rato, del amiguismo que pobló las diferentes “cajas” de completos incompetentes de zarpa fácil que han perpetrado uno de los expolios más vergonzosos que ha vivido esta triste Hispania y que nos costará más del doble de los recortes hechos en Sanidad y Educación.

Pero para las “ratas” es prioritario que esto último caiga en el olvido, lo mismo que es prioritario que todo el que se atreva a cuestionarles termine en prisión. Ellas pueden arruinar un país pero se ofenden hasta el insulto cuando se pita un himno y a un monarca que nos insulta con sus actos.

Pero ya no nos engañan, ninguno de ellos nos engaña ya. En su misma arrogancia se ponen en evidencia y se nos muestran tal cual son, escudados, todos ellos, en esa falacia llamada patriotismo. Y como decía Samuel Johnson: “El patriotismo es el último refugio de los canallas”, y como tales se comportarán. Ella y el resto de los de su calaña.

Porque llegado el momento, cuando por su culpa Hispania se hunda, actuarán como las “ratas” y huirán de este barco, con el buche lleno, gran parte de la economía real en paraísos fiscales y abandonando a los pasajeros de tercera para que se jodan y paguen su inacción.