“Todos son igual de corruptos”, dicen los Corruptos

https://antenamisionera.wordpress.com/2014/02/06/los-corruptos-corrompen/

Nos lo repiten como una letanía, Nos lo enseñan hasta adoctrinarnos: “El poder corrompe. Todos son igual de corruptos”. ¿Quién no lo ha escuchado en bares, peluquerías, mercados… incluso por parte de algún compañero de trabajo o algún invitado cenar? El gobierno ilegítimo del PP sabe aplicar hasta la saciedad el sexto principio de Goebbels: el de orquestación: «Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad». Como buenos herederos del fascismo franquista siguen confiando en el ministro nazi de Hitler y su buen hacer manipulatorio. Y no les va nada mal.
A mí en cambio, que no soy demasiado dado a los adoctrinamientos ni a que me traten como a un perro policía domesticado, me gusta manejar otra teoría que dice que “En todas partes hay gente honesta, pero solo acceden al poder aquellos que son corruptos o fácilmente corruptibles”. Si no pensara de este modo debería dejar de creer en el Ser Humano, y eso es algo a lo que me niego ya que la Historia nos ha mostrado muchos casos de personas honestas que no han regalado su Dignidad.
Y no solo los que pueblan los libros de Historia: Giordano Bruno, Servet, Gandhi, Martin Luther King, Mandela… Sino también los millones de depurados de las dictaduras, los torturados hasta la muerte, los echados vivos al mar desde aviones militares, los olvidados en las cuentas que dieron la vida por una idea, por un ideal de vida, sea éste más o menos acorde con nuestro modo de pensar.
Pero al gobierno ilegítimo del Partido Popular, le es necesario que nos creamos a pies juntillas la primera opción, porque de ese modo la ciudadanía, ese populacho, pensará que cualquiera que llegue al poder será corrupto, y así, sentado frente a la televisión berlusconiana le dirá a su mujer que “no merece la pena ir a votar, María, para qué, si todos son iguales y no va a cambiar nada…”.
Éxito total. Los que odian el sufragio universal, los herederos del franquismo, irán a votar en masa, porque como enemigos de la Democracia saben el valor de su voto; los otros, ese populacho ignorante que apenas entiende ni lo que lee en el periódico, se quedará en casa lamentándose de que todos son iguales mientras el televisor le escupe basura a la cara.
Es necesario abrir los ojos, hacer ver a la gente que eso es una mentira, otra más. Es necesario hacer entender a los que nos rodean que el hecho de que esa cúpula política tenga el alma putrefacta, no significa que no existan gentes de bien capaces de gobernar españa, que las hay. Incluso en sus propios partidos, me atrevería a decir.
Lo malo es que en partidos como esos, cuya cúpula ya es ejemplo de corrupción, solo podrán ascender aquellos que ya desde jóvenes dan fe de su corrupción o de su facilidad para caer en ella.
Queda claro entonces que no podemos depositar nuestra confianza en el Partido Popular, Partido Socialista Obrero Español, Convergencia i Unió… partidos donde el robo sistematico de lo Público es bandera, patria, idioma y cultura.
Ha llegado el tiempo de levantarnos de nuestros mullidos sillones y decir basta dando una oportunidad a las personas honestas, que las hay. En cualquier otro caso vamos hacia una debacle social que puede terminar en violencia extrema. Y ahí los criminales sí que tendrían negocio.

¿Quiénes son los patriotas?

Artículo de Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Artículo publicado en Público.es 

Mark Twain, uno de los autores más críticos de la sabiduría convencional que ha tenido EEUU, escribió frecuentemente que el concepto de patriotismo, en cualquier país, es uno de los más utilizados para esconder intereses de grupos sociales que quieren mantener, por todos los medios, sus privilegios utilizando el sentimiento patriótico como mecanismo de movilización popular, identificando sus intereses particulares con los intereses de lo que llaman patria. Antonio Gramsci, en Italia, uno de los analistas más importantes que han existido en Europa de cómo el poder se reproduce en las sociedades, subrayó con gran agudeza la función ocultadora de los símbolos de la patria para defender los intereses de las clases dirigentes.

España (y Catalunya dentro de ella) es un ejemplo claro de lo que Mark Twain y Antonio Gramsci indicaron. Las derechas han sido siempre las que se han presentado como las grandes defensoras de la patria, defensa que requiere los máximos sacrificios de los que están a su servicio. Uno de los eslóganes de la Guardia Civil (el cuerpo de policía armado que históricamente ha tenido la función de mantener el orden público y reprimir cualquier agitación social que cuestionara las relaciones de poder existentes en España) era “Todo por la patria”, lo que podía significar incluso la pérdida de  la vida de los guardias civiles aunque también, mucho más frecuentemente, la de los represaliados. La Monarquía, el Ejército y la Iglesia han sido siempre las estructuras institucionales que han defendido el poder de los grupos dominantes en las esferas financieras y económicas (y, por lo tanto, políticas y mediáticas) del país, utilizando el amor y el compromiso con la patria como mecanismo de movilización popular en defensa de sus intereses. Las pruebas históricas que avalan esta utilización de la patria para dichos fines particulares son robustas y abrumadoras.

Tales instituciones de derechas son pues las que se consideran a sí mismas como las defensoras de la patria. Hace sólo unos días, el diario monárquico profundamente conservador ABC ponía en portada a la Duquesa de Alba como la gran defensora de la patria española acusando a los catalanes de ser poco patriotas (11 Nov. 2012). Tal personaje es una de las terratenientes más importantes de España y está entre los que reciben mayores subsidios del estado español y de la Unión Europea, a cargo del erario público. Su linaje familiar, por cierto, ha jugado un papel clave, junto con otros terratenientes, en reproducir una situación en el campo andaluz responsable, en gran parte, de la pobreza de las poblaciones rurales de aquella parte de la patria española.

Pero la credibilidad de tal tesis (de que las derechas son las que sostienen el patriotismo) depende, en gran medida, de lo que se entienda por patriotismo, el cual, como la mayoría de sentimientos, no es fácil de definir. Después de todo, ¿qué quiere decir amor a la patria?

¿Qué es patriotismo? Sigue leyendo “¿Quiénes son los patriotas?”