Franco, el general golpista y traidor

 

El dictador filtró para sí parte de las donaciones “a la causa nacional” en plena guerra civil y revendió 600 toneladas de café donado por Brasil a España en 1939. El general golpista tenía en agosto de 1940 una fortuna cercana a los 400 millones de euros y el “holding empresarial” de El Pardo acumuló sueldos, comisiones, regalos y gratificaciones para amasar su riqueza.

Franco era un corrupto que ejecutó mordidas desde la guerra civil. Un opresor que aflojó las cuentas públicas de España y estableció un entramado que desaguaba riqueza en su figura omnímoda. “Nuestra Cruzada es la única lucha en la que los ricos que fueron a la guerra salieron más ricos”, dijo el dictador en un discurso (Lugo, 1942). Es el lado oscuro, e ilegal, de una fortuna que engordó en plena dictadura al calor de la corrupción sistémica del régimen franquista.
El perfil latrocínico del militar arranca a lo grande: se hizo con casi 400 millones de euros tras la ‘cruzada’ contra la República. Queda en pañales la trama Gürtel y las cuentas en Suiza de Francisco Correa (18,6 millones) o Luis Bárcenas (47). Francisco Franco (El Ferrol, 4 de diciembre de 1892 – Madrid, 20 de noviembre de 1975) disfrutó cuatro décadas como Jefe de Estado para acumular donaciones, sueldos, regalos y comisiones.
Franco no perdió el tiempo. Arañó dinero recibido por los golpistas en pleno conflicto armado y revendió toneladas de café donadas por Brasil. A lo largo de su vida recibió innumerables “regalos”, caso del Pazo de Meirás o un todoterreno agasajo de Adolf Hitler. Todo era posible bajo su manto omnipotente. Como lo era la gratificación mensual de 10.000 pesetas que recibía de la compañía Telefónica.

Así nació la fortuna de Franco
“Franco se consideraba el Estado, España. Necesitaba dinero y se apropió de él”, cuenta a eldiario.es el historiador Ángel Viñas. A cuatro décadas de la muerte del dictador, el autor publica el libro La otra cara del caudillo (Crítica, 2015), una obra que da “un paso más en el continuo proceso de desmitificación de Franco”.
Tenía un plan y robó, para cumplirlo, una idea al propio Hitler: el Führerprinzip o mandato dictatorial como “fuente de Derecho”. Usaba “leyes reservadas” y ocultas al Boletín Oficial del Estado, disposiciones secretas que explotó “desde los años de la guerra civil hasta 1957”. Una “curiosa y desconocida costumbre de Franco” que solo conocían “aquellos privilegiados que se ocuparon de llevarlas a la práctica”, describe Viñas.
Por ahí filtró a su interés parte de las donaciones “a la causa nacional”. Las mordidas al apoyo económico a la rebelión militar contra la República inauguran en octubre del 36 la cuenta corrupta que vive un episodio de oro al final de la guerra con las 600 toneladas de café entregado por el dictador brasileño Getúlio Vargas. “Un regalo al Estado español” que Franco pasó a la Comisaría de Abastecimientos y Transportes dependiente del Ministerio de Industria y Comercio “y cobró por adelantado su importe”, 7,5 millones de pesetas, que serían hoy unos 85,6 millones de euros.
Con una nómina en 1935 de 2.493 pesetas y de 50.000 como Jefe de Estado, la riqueza del militar llegó en agosto del año 40 a 34,3 millones de pesetas. Un capital “acumulado en diversas cuentas corrientes” que suponen cerca de 388 millones de euros. “Todo ‘ganado’ en cuatro años. No está mal para empezar”, subraya Viñas.
“Sin embargo, ha perdurado la convicción de que Franco era un hombre honesto y austero”, declara a eldiario.es el hispanista Paul Preston. El dictador, “y su mujer”, recibían “regalos de varios tipos, desde medallas de oro a fincas y hasta automóviles de lujo”, enumera como “la punta de un iceberg colosal” que arranca en “su acceso particular a las suscripciones que se hicieron para sufragar el coste del esfuerzo bélico de los rebeldes militares”.
“La idea convencional del Franco sin afán de lucro ya no se sostiene”, aclara Preston. En su afán recaudatorio, el general golpista trazó negocios secretos y oscuros manejos de testaferros familiares. Era el “holding empresarial” forjado desde “la corte de El Pardo”, según desveló en Los Franco S.A. o Ricos por la guerra de España el periodista Mariano Sánchez Soler. Un patrimonio difícil de digerir a base de simples sueldos públicos.

Franco, corruptor y corrupto
El oficio continuó en plena dictadura. Franco “modificó su comportamiento” y había empresas que, “agradecidas por autorizaciones concedidas”, traspasaban “acciones gratuitamente”. El dictador, así, percibía “dividendos”, mordidas, porcentajes por negocios revueltos entre consejos de ministros y de administración. “La corrupción estaba en el ADN de la dictadura”, dice Viñas.
La imagen corrupta del general rebelde toma huella documental con la apertura a investigadores –año 2010– de los “papeles conservados” en la Fundación Nacional Francisco Franco. “Es claro que Régimen de Franco institucionalizó el pillaje a través de los castigos a los derrotados que algo tenían”, continúa Paul Preston. El soporte legal, la Ley de Responsabilidades Políticas, era “en esencia un mecanismo para justificar la expropiación masiva de los vencidos”.
La corrupción servía como pauta de control y la afición cinegética del general golpista, como oficina ambulante: “importantes sumas de dinero cambiaron de manos mientras los aspirantes a los favores de Franco promocionaban cacerías a fin de conseguir acceso a la fuente de patronazgo”, dice el hispanista.
“No se sabe mucho más” de lo publicado hasta ahora, confirma el historiador Francisco Espinosa. “Aquí no se conservan los archivos de los presidentes ni mucho menos de los dictadores”. Porque el enriquecimiento ilícito no quedó en el autócrata. El contubernio ilícito envolvía al régimen y derramó siempre sobre la oligarquía franquista, desde 1936 hasta la Transición.
Franco, corruptor y corrupto, cosió a la clase dirigente en la confusión premeditada entre lo público y lo privado. Y ése carácter sistémico brotaba en cualquier aspecto de la vida, con el estraperlo como gran ejemplo cotidiano: el comercio prohibido con artículos intervenidos por el Estado o sujetos a racionamiento. Amén del tráfico de penicilina en el ámbito sanitario, el “trabajo esclavo” como inagotable fuente de recursos e incluso la “necesidad de recomendaciones para salvar la vida”, enumera el historiador José Luis Gutiérrez Molina.
El dictador lideraba la patria convertido en una suerte de gestor avanzado de puertas giratorias. Corrupción y desarrollo se dieron la mano para amasar patrimonios y consolidar el capitalismo español. Familias del régimen, cuenta Sánchez Soler, pobladas de “empresarios de fortuna, falangistas de clase media, funcionarios oportunistas, latifundistas de gatillo fácil, altos cargos a la búsqueda de multinacionales… unidos a la caza del dinero y entrenados en la autarquía de la posguerra para enriquecerse con el desarrollismo a partir de 1959”. Concluye Viñas: “si Franco se benefició personalmente de la victoria parece sensato que no pensara mal de quienes también lo hacían” bajo la tenaz sombra del franquismo.

Fuente: ElDiario.es

Periodista de ABC manipula fotografías para generar violencia

«La gente más triste del mundo es esa que ante la ignorancia, elige el odio y no la curiosidad.»
Daniel Arzola

«Odiar a alguien es sentir irritación por su simple existencia.»
José Ortega y Gasset

Vivimos un tiempo en el que la manipulación fotográfica no tiene el coste que tenía en los tiempos en los que Josef Stalin o Mao Zedong modificaban las suyas en función de quién había caído en desgracia, había desaparecido y, en consecuencia, debía desaparecer de los papeles de la Historia.
Ahora es otra cosa. Ahora te cogen gordezuelo, con unos noventa quilos metidos en un cuerpo rechoncho, bracilargo, paticorto y zambo de 160 centímetros y sales en los papeles como una mezcla de Brad Pitt y Leo Di Caprio. Así de maravillosa es esta tecnología de los “fotochop”. Si hasta las chorras del porno parecen rabos alérgicos al chocolate que se hayan tomado siete potes de nocilla.
Por eso cuesta tanto entender fotografías manipuladas como la que colgó Romualdo Maestre, “¿periodista?” de esa maravilla de la objetividad conocida como ABC. Fotografía manipulada que borró, cierto, a la que debió notar en su interior algo parecido al tacto del proctólogo y de cuyo error debió pensar que se disculparía la madre meretriz de algún pariente cercano.

manipulacio fotografica ABC

Si continuáramos en clave de broma cabría pensar que quién ha hecho ese montaje, que parece que las banderas cuelguen de los cojones del mismo dios, sea un becario sin sueldo al que se la pela todo. Tomado como chiste podríamos hablar de un infiltrado de PODEMOS que intenta socavar la poquísima profesionalidad que pudiera quedar en esas criaturas.
Pero la clave no es de broma, es de una seriedad sin paliativos. Porque lo que persigue esa criatura, un triste ser que regaló su dignidad a cambio de recibir órdenes sopladas en la nuca, es generar ODIO. Lo que persiguen sus amos, esos que están en los palcos de los grandes equipos de fútbol y salen en la revista FORBES es desviar la atención de una gran CERTEZA

España entera está construida desde, con, para y por la CORRUPCIÓN de unos pocos hasta generar la ruina más absoluta de TODOS sus ciudadanos.

Y ya de paso, quien sabe, igual persiguen la suficiente violencia que les permita otra involución a aquello que les fue tan bien y que, como herederos del franquismo más criminal, añoran como agüita de mayo.

Ébola y españa una mezcla criminal

Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP


Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP
Antes que sea tarde: DIMISIÓN Y PRISIÓN para Ana Mato y resto de responsables del PP

Los “Parásitos”

Los hogares españoles ya sonríen
Arturo Fernández, Presidente de la patronal madrileña.

Dice la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, que el derecho a tener una prestación por desempleo fomenta el “parasitismo” entre los desempleados. Hace poco el responsable de Hacienda del PP en las Cortes de Aragón, Jorge Garasa (que se levanta 4000 euros al mes), apostaba porque la gente trabaje gratis para mejorar el aprendizaje. Casi al mismo tiempo, el presidente del Círculo de empresarios de León, Jose Ángel Crego, se preguntaba por qué no son los trabajadores quienes indemnizan a la empresa cuando son despedidos. Ahora la presidenta del Círculo de empresarios exige rebajar el salario por debajo del salario mínimo y “coger a chavales sin cualificación, que hagan formación dual, con un salario inferior al marcado, hasta que produzcan lo que cobran”. La apuesta política por parte de la casta económica va de la mano del proyecto de la casta política. La mejor metáfora sobre cómo utilizan la situación para maximizar el poder sobre el trabajo, es la de un empresario que ofrece un billete de 50 euros entre los aspirantes a un puesto de trabajo. Quien fuera el primero en cogerlo ganaba el trabajo, así se fomenta la competitividad. Una chica sufrió una lesión en un hueso de la columna vertebral al ser arrollada por el resto de aspirantes, cuando se peleaban por coger el billete…

Leer el resto del artículo (sin desperdicio alguno) en

Este enlace a Público.es

10 años del “#11M”. Una masacre evitable

“Es importante darse cuenta de que la violencia-hambre, la violencia-miseria, la violencia-opresión, la violencia-subdesarrollo, la violencia-tortura, conducen a la violencia-secuestro, a la violencia-terrorismo, a la violencia-guerrilla; y que es muy importante comprender quién pone en práctica la violencia: si son los que provocan la miseria o los que luchan contra ella.”
Dilma Borges Vieira (atribuido a Cortázar)

Se cumplen 10 años del más terrible atentado que ha sufrido España en su historia. Las víctimas, como sucede la mayoría de las veces, gente humilde que acudía a su trabajo. Personas que no perseguían otra cosa que ir a ganarse el sustento de forma digna para mantener dignamente a sus familias y procurarles un futuro mejor.
¿Tenían alguna culpa todas esas personas? No, ninguna. Su única falta fue estar en el lugar equivocado y en el momento equivocado. Su único error, ser gente normal que aspiraban a una vida normal en un país normal. Porque la gente de la calle no sueña sino con cosas pequeñas y accesibles.
Los culpables fueron otros: la célula terrorista que orquestó la masacre, el que proveyó los explosivos, el de la furgoneta, el ácido bórico, el titadine… Herramientas; bien humanas, químicas o mecánicas, pero todas ellas capaces de hacer el mayor daño posible con el mínimo coste.
Podríamos acabar aquí. Llorar un poco por las víctimas —tras diez años las lágrimas brotan menos—, odiar un poco más a los causantes directos de tanto daño, hacer los homenajes pertinentes y esperar a que mañana desplace a este hoy de tristeza.
Pero hacer eso sería como culpar de ese terrible asesinato solo a “las consecuencias” sin pararnos a analizar su origen, “las causas” que llevaron a que esa célula terrorista escogiera España para asesinar a gente trabajadora. Hacer eso sería como aceptar que el culpable de la masacre solo es aquel que aprieta el gatillo.
Por esa razón yo querría recordar hoy, en este décimo aniversario, al señor José María Aznar. El criminal que junto con George Bush y Tony Blair, y basándose en la mentira de unas inexistentes armas, fue responsable de la invasión de Irak y la posterior destrucción sistemática de todo el país.
Un individuo que ahora, todavía hoy y al igual que los otros dos, se mueve con la cara alta y la mirada altiva del megalómano enfermo que es; pero al que la Historia tratará como se merece: como un criminal genocida que, a cambio de salir en una foto y de ciertas prebendas personales, responsabilizo a España entera de la muerte de miles de personas en Irak y fue “Causa” primera de que un célula terrorista de AlQaeda decidiera poblarla de muertos. Ellos son los verdaderos asesinos, los instigadores y promotores de la barbarie.

:::

Termino con mi homenaje personal para todas las víctimas de horrible atentado del 11M

La banda del nasciturus ( o “guardia civil vomitiva”)

Iba a poner el enlace en Facebook, pero comencé a leerlo. Entonces pensé en poner una pequeña parte y el enlace, pero continué leyendo. Al final lo pongo completo. Como homenaje a Ruth Toledano y como homenaje a su visceral artículo en el que pone ciertas verdades incómodas a rasgarnos las visceras.
Como ella, suscribo ese asco feroz hacia “esa policía” sea del cuerpo que sea. Un asco que nace en el correspondiente y cínico criminal que actua de Ministro y continúa en todos los mandos serviles y criminales que se repartirán órdenes y medallas mientras convierten a padres de familia el perros, a humanos en monstruos adoctrinados sin más dios que el poder que les otorga el arma, el uniforme y su “derecho” a la violencia.
Lo peor, lo malo, lo terrible, es que ese desprecio, odio, asco… que sentimos por esas criaturas (me duele llamarles hombres o humanos) se extiende, y de manera inevitable, al resto de integrantes de los cuerpos de seguridad del estado; porque no es posible distinguirlos, porque los que no son como ellos no nos lo hacen saber y entonces es inevitable pensar aquellos de “quien calla otorga” o juega en el mismo equipo.
Mal va un país, mal llamado democrático, cuando sus ciudadanos, cada día en mayor número, sienten más y mas vergüenza al pasar al lado de cualquier policía.
Dejo ya mi disertación personal y paso a poneros el artículo en cuestión. Una maravilla.

Vi en la tele a varios tíos de espaldas, con casco y con las patas abiertas, al borde del mar. Miraban, impávidos, cómo braceaban en el agua, casi en la misma orilla, unas personas exhaustas, moribundas. Que los del casco son asesinos lo tendrá que decidir un juez. Como tantas tragedias evidentes. Porque hay que conseguir llevaros ante un juez.
Un juez más, en esta vida nuestra convertida en querella, en este Estado nuestro convertido en un permanente tribunal. Lo que ya sabemos es que no sois buenas personas. Que sois malos. Eso no nos lo tiene que decir ningún juez. Lo vi yo misma. Por la tele, sí. Como tantas otras cosas. Tantas cosas que parece que no son, solo porque a través de una pantalla aparentan irrealidad.
Esa imagen, un mar gris de fondo donde se movían apenas unas manchas negras, un mar gris recortado por las siluetas de esos hombres de espaldas. Me recordó la carpeta de un disco. Alguna de esas fotos inquietantes de las carátulas. Imágenes ficticias. Me puse a llorar viendo las de la tele. Buenista. Decidlo como un insulto. Malistas.
Tíos con casco y las patas abiertas que no mojan sus malvadas botas para socorrer a alguien que boquea desesperado. ¿Qué veíais ante vosotros, guardianes del mal? En aquellas imágenes de la tele no se apreciaban los ojos suplicantes, los hombros desencajados, la crispación de los dedos. Pero a un metro de vuestra maldita mirada, sí: estaban esos ojos, esas lenguas, los lamentos de su desagracia, los sonidos del ahogamiento.
No hay asco suficiente para el que provocáis. Digan lo que digan todas las leyes del mundo, la maldita de Extranjería es misericordiosa en comparación con la de vuestra mano. Diga lo que diga vuestro maldito jefe, Arsenio Fernández de Mesa, director de la Guardia Civil. Con su pelo tan repeinado. Su pelo tan distinto a la maraña de horror de los cadáveres que hay sobre su mesa. Arsenio el mentiroso. El que aseguró que no había habido disparos. El que llama disuasoria a la violencia. El que llama agresivo al que agoniza. Maldito repeinado.
No hay asco suficiente. Diga lo que diga el maldito ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, responsable último de esta desdicha. El ministro meapilas, el ultracatólico que no conoce la compasión. Ojalá, como crees, te vea Dios. Ojalá te castigue, como debieras temer. Así se salve tu alma: como lo que los tuyos llaman salvamento. Tu alma en un mar de oscuridad interior. Vendrás el jueves, maldito ministro, a decir más mentiras que laven tu culpa.
Quiero saber qué dice tu corazón cristiano sobre esos tíos con las patas abiertas en la playa, condenando a la muerte a sus hermanos. ¿O los negros, los pobres, no lo son? ¿Son o no son los miserables hermanos vuestros, guardias de la vileza?
Quiero que respondáis. Quiero saber qué dirían vuestras madres si hubierais sido vosotros los que lloraban en el agua. Quisiera más: saber qué han sentido vuestras madres al ver esa postura, esa inmovilidad, el ángulo abierto de vuestras patas.
Acaso os defiendan, como madres, pero, en lo más profundo de su ser (quizás una profundidad más honda que la orilla del mar de vuestro crimen), se sentirán avergonzadas. Qué tristeza sentimos. Qué rabia. Podéis reíros de nuestra impotencia, malvados. Sonreíd como una infanta en Palma. Soltad a vuestros sicarios en Madrid. Abridle la cabeza a un jubilado en Valladolid. Decid España, España. Decid que amáis España, como esa ridícula Cospedal. Llamadnos demagogos. Detenednos. Obligadnos a arrodillarnos en la acera.
Ponednos contra la pared en Malasaña. Soltad a vuestros esbirros. Sicarios. Fascistas. Asesinos. Si lo concluye un juez, claro, claro. Un juez más. Un juez contra la banda del nasciturus.
Hipócritas lamesotanas, que condenáis a las mujeres por interrumpir su embarazo mientras observáis impávidos cómo alguien se ahoga a vuestro lado. Un negro. Un desheredado. Uno al que Javier Hurtado, el de Nuevas Generaciones, mandaría a la ducha, si no hubiera muerto ahogado. A saber qué ducha. Qué asco. Qué nauseabunda realidad, a este y al otro lado de la pantalla. Sois violentos. Sembráis el terror, banda del nasciturus. Y sonreís como una infanta falsaria.

El talibanismo de la Iglesia Española

Promovieron sermones, difundieron epístolas, convocaron manifestaciones. Invocaron objeciones de conciencia, se fingieron victimas del violado derecho de padres, hablaron de “daño a la familia” y al derecho inalienable de la educación.

La asignatura de “Educación para la Ciudadanía” era la madre de todos los males. Sectaria, adoctrinante, totalitaria, y medio centenar de epítetos más, que se corearon en manifestaciones promovidas, alentadas y en parte financiadas por la Conferencia Episcopal y el Partido Popular, desenterrando el viejo esquema de la “manifestación patriótica” del franquismo con autocar y bocadillo gratis hasta la Plaza de Oriente.

En ellas vimos a Rajoy, a Cospedal, a Esperanza Aguirre, a Gallardón… como hermafroditas reivindicativos debajo de una pancarta.

¿Qué ha quedado de aquello? En un ejercicio insuperable de cinismo e hipocresía, ahora tenemos una LOMCE que impone como obligatoria la asignatura de religión y con el mismo nivel de exigencia académica que las matemáticas o la química, que, claro, no es nada adoctrinante, ni atenta contra ninguna conciencia ni contra el derecho de ningún padre.

Una asignatura para la que el cónclave de obispos reunidos ha aprobado textos como estos para el primer curso de primaria –para niños de seis años-: “El arco iris en un pacto de Noé con Dios para que todo sea más bonito después de la lluvia”. “La lluvia son lágrimas de los ángeles que lloran por los pecados del mundo”.

El viaje de sus meninges se ha agotado en sí mismo. Quieren fabricar imbéciles desde la más tierna infancia. Y parece que no les da la menor vergüenza de lo que dicen y de lo que hacen. Solicitan, propician y escuchan de y desde la estupidez. Son un subproducto mental relleno de su viruta sectaria.

La Iglesia Española, que no he hecho el menor gesto de contrición respecto a su papel y responsabilidad en la contienda civil que produjo un millón de muertos en nuestro país, es la confesión religiosa más acrítica, insolidaria y privilegiada del planeta. Practica, y ha practicado, el terrorismo religioso desde sus más altos púlpitos, se ingiere en la política, las leyes y el derecho de las gentes de manera intrusiva y es el mayor tumor maligno del país.

Ni siquiera cabe el autodesprecio. Sus curas y obispos son refractarios al bicarbonato.

Fuente: www.lahaine.org