Sobran maestros en españa

Los nuevos garantes de la cultura en españa

No sabemos si esa era la intención última del gobierno de españa y sus amos: la conferencia episcopal, pero pronto será una realidad. españa podrá ahorrarse el dineral que cuestan los profesores de enseñanza pública, esos inútiles. De hecho, y como bien deja traslucir el BOE cuando convierte el dogma católico en cultura, solo con los profesores de religión podrán evaluarse todas las asignaturas “importantes” que no distraen las sensibles mentes de los niños. Unos ejemplos:
Las Matemáticas se reducirán a lo realmente importante: el 1 que es el número de dios, el 3 que es dios con los colegas, el 7 y algún que otro número bíblico. Por otra parte se acabará con la tontería botellera de no poder sumar peras y manzanas; si un cadáver reciclado, un vejete con barbas y un palomo desflora vírgenes pueden ser sumados, nada impide a la iglesia reestructurar las matemáticas hasta adaptarlas al mismo dios, verdad suprema. Sobran entonces los matemáticos, quién mejor que los profesores de religión para introducir a los niños en la compleja matemática trinitaria.
La Lengua y la Literatura carecen ya de sentido alguno ¿Dónde podemos encontrar la mejor escritura conocida y con la mejor ortografía plasmada sino en la obra redactada por el mismo dios? ¿Dónde podemos encontrar una historia más completa que aquella escrita por el altísimo? Sobran entonces el resto de libros, pensamientos, ensayos y críticas. Los profesores de religión son muy capaces de evaluar dichas asignaturas. Los demás, esos incompetentes, son material sobrante.


La Física, la Química, la Paleontología, la Antropología, la Zoología; todas las ciencias que estudian la Evolución, el origen del Universo y de la Vida… todas ellas asignaturas inútiles y sin sentido. Pues ahora conoceremos por fin que todo lo creó dios de la nada. La Tierra volverá a ser el centro del universo real, no de ese Universo imaginario que han postulado científicos enfermos de narcisismo y capaces de poner en tela de juicio los actos del creador. Lo que debamos saber de adán y eva, lo que sea necesario conocer del jardín del edén y los conocimientos históricos relativos al diluvio universal podrán, y deberán, ser impartidos por profesores cualificados designados por el arzobispado y pagados a escote por todos y cada uno de los españoles (solo de los que pagamos).
Ahora que sabemos que solo dios nos da la felicidad. Ahora que nos serán impartidas sus sagradas leyes, qué sentido tiene una asignatura como la Filosofía. No necesitamos pensar, ni cuestionarnos, ni tener criterio. El buen católico, lo que españa necesita, es la docilidad del creyente, la visión amplia del que abraza la fe, el camarero temeroso de dios que no se equivoca en la suma de las consumiciones. Qué mejor profesor entonces que el de religión para alcanzar tal propósito.
Fuera asignaturas inútiles y falsas; fuera todo conocimiento impartido para confundir a las almas nobles de los niños; fuera todos los maestros que no abrazan la fe en Rouco y sus secuaces. Llega la hora para españa de que salgamos del aletargamiento que nos dio la Cultura y entremos, por fin, en el paraíso de la ignorancia más opaca. Gracias José Ignacio, sin criaturas como tú podríamos hasta ser europeos de mente; ahora, gracias a tu buen hacer, formaremos parte del mundo fundamentalista e integrista que tanto bien hace a países donde ha triunfado, Afganistán, por poner un ejemplo conocido.

Gracias José Ignacio Wert.
Gracias partido popular.
Gracias obispos.
Gracia papa paquito.

Problemas con la polla de Cristo (2)

Jesús, terminado su arduo trabajo: Nacer, andar desaparecido más de treinta años, hacer proselitismo una corta temporada, palmarla en la cruz y resucitar; decidió subir a los cielos—, hay gustos para todos y el tercio de la trinidad, que él representa, no iba a ser menos.

Y ya está, ya se ha terminado todo… ¿nadie ve el problema? Sí, avezado católico creyente, veo que tú, al igual que muchos bautizados, has visto la luz y te haces la misma importantísima pregunta: ¿qué se hizo del prepucio de Jesús, se tiró al Jordán para que se lo comieran lo peces, lo atesoró una beata judía, se lo echaron a comer a los cerdos? No, por dios, eso es imposible. Hablamos nada más y nada menos que de la punta del cipote de Cristo ¡Coño, que no es un tema baladí!

O alguien acepta a una divinidad moviéndose por ese universo, creado perfecto por el único dios trino, con su cuerpo incompleto. Eso no se le ocurre ni a las falsas deidades. Ni siquiera en los talleres de imaginería, donde tantos y tan maravillosos profesionales hay, se les ocurre hacer una virgen María sin una teta, un san Cristóbal sin un dedo o una santa Hermenegilda sin manos ¿Cómo vamos a aceptar entonces a un mesías, un hijo de dios, una de las partes del creador, que suba al cielo con la minga menguada?

Es inaceptable. De no tener a Cristo al 100% podríamos caer prontamente en el error y la confusión, de ahí al pecado y del pecado al abismo. Con un Jesús de manubrio incompleto podríamos caer en la tentación de seguir solo 9,997 de los 10 mandamientos, O en medio de una misa taparnos los oídos durante 7 segundos, o decirle al confesor solo 17,88 de nuestros 18 pecados.

De no tener a Cristo al 100% podríamos llegar a determinar que de todas las bienaventuranzas, parábolas y consejos dados por Cristo a los Hombres, de todas esas maravillosas palabras, un porcentaje indeterminado de ellas dejarían de tener valor. Algo terrible según cual fuera esa pérdida.

Sería inaceptable, digo, vivir con la angustia de que un hijo de dios, por culpa de que le dejaran la punta del miembro como el casco de Darth Vader, no cumpliera el 100% de sus promesas. Y que tamaño error desembocara en que cuando debamos entrar en el reino de los cielos, y para limar asperezas comparativas, un arcángel nos vaya cortando la punta de la chorra a cada uno de los creyentes dejando la Tierra sembrada de miserables prepucios.

Lecciones prácticas de aplicación de la LOMCE (1)

Jesús Gallardón Báñez, un muchachito inteligente de un colegio concertado religioso segregacionista del barrio de Salamanca, ha terminado uno de los ciclos y acaba de empezar el examen de reválida. Una de las preguntas que se encuentra, de ciencias naturales, dice lo siguiente: “Explica la reproducción humana”.

No hemos comentado que Jesusito es un buen católico, igual que sus papás, sus abuelos y la mayoría de tíos y tías, excepto una que unió a un grupo de indeseables que ensuciaban la plaza del Sol en el año 2011. Jesusito, como buen católico, va a misa de 8 de la mañana todos los días, se confiesa los miércoles por la tarde y comulga los jueves. El sábado, junto con sus primitos —las primitas están en otra habitación con don Matías, el cura de las niñas—, hace catequesis con don Froilán, sacerdote cercano al OPUS. Para terminar, todos los domingos, junto con sus papás, va a misa.

Decíamos que el pequeño Gallardón se enfrenta a una difícil pregunta. Aunque no para él, es un estudiante aplicado, avezado y diligente que estudia diariamente porque sabe que españa necesita líderes que la guíen por el camino correcto en su apostolado hacia un nuevo imperio gestionado por el mismo dios.

Bien, su respuesta es la siguiente: “cuando una mamá quiere tener un niño se lo pide muy muy fuerte al buen Dios y el en su infinita vondad, manda al Espíritu Santo por la noche con una forma de paloma y la mama despues tiene un niño y todos son muy felises y lo bautizan para que no sea morito como los niños malos.”

Don Augusto, el profesor de Ciencias Naturales, lee el examen detenidamente, retoca alguna falta de ortografía y le resta un par de puntos porque la pregunta de los huesos de la cabeza está incompleta. El resto, con la LOMCE (Ley Orgánica de Manipulación Cerebral de Españolitos) en la mano son correctas. El pequeño de los Gallardón Báñez saca un ocho en ciencias, que con las notas del resto de asignaturas le da una media de 9,6 (la mejor de la escuela)