Desde la Seguridad Privada hacia la destrucción ética y social de españa

Haces unos día me permití grabar un vídeo en el que hacía un ejercicio de “ficción” sobre cómo veía yo a dónde nos podía llevar esta salvajada de ley de seguridad privada en la que, si no han cambiado las cosas, se pretendía dar a los guardias de seguridad privada algunas potestades de “policía pública”.

Como si de una premonición se tratara, ahora aparece un vídeo en el que se puede ver a dos criaturas (atribuirles el apelativo de “humanos” me parece un insulto a Darwin y la Evolución) uniformadas actuando de un modo, digamos, poco profesional.

Pero cómo pretendemos que actuen este tipo de psicópatas sádicos si no de ese modo. Con toda probabilidad desearon hacerse policías para poder dedicarse a lo que les gusta: agredir a mujeres, golpear a mujeres y hombres y humillar a otro seres humanos. Con toda probabilidad ninguno de los cuerpos de seguridad del estado los debió encontrar sufientemente equilibrados del cerebro y los despreciaron. Con toda probabilidad esas criaturas sean incapaces de relacionarse de un modo “normal” con los seres humanos y su necesidad sádica les haya llevado a buscar un trabajo que no todo el mundo aceptaría (con todos mis respetos hacia esa profesión).

No quiero imaginarme al más del millón de psicópatas que hay en españa , de los que solo 10.000 están censados por la policía, trabajando en el futuro negocio de la Seguridad Privada, cuando gobiernos neonazis, como el actual gobierno ilegítimo del partido popular, vayan eliminando a la Policía Pública para ir metiendo a las policías privadas de las empresas de sus amiguetes. Un millón de criaturas enfermas al cargo de mantener a raya al populacho y sin posibilidad de grabar sus fechorias.

Llegados ahí algún guru de la moda habrá diseñado nuevos trajes negros con calaveras y grandes constructoras, de las que financian de manera ilegal, se habrán encargado de construir los campos de exterminio para los españoles sobrantes. España será una monarquía puntera en el negocio de los casinos, la prostitución, las drogas y el blanqueo de dinero. Pero a diferencia de esas Sodomas y Gomorras que cubren la faz de la Tierra, aquí tendremos al dios verdadero en todas las iglesias y un grupo de expertos exorcistas, capitaneados por Rouco Varela, velará porque el Maligno no se nos apodere.

Tal vez no deberíamos tomarnos a broma esta ley que propone el PP, casualmente mientras está creando la ley de ¿Seguridad Ciudadana? Peligran nuestras vidas.

Los sacerdotes tendrán potestad para detener y cachear

Los sacerdotes podrán detener a aquellos que confiesen pecados de pensamiento, palabra u obra que fueren en contra de las divinas políticas del PP; contra los grandes empresarios, banqueros y señoras elegantes del barrio de Salamanca.

La ley matiza, no obstante, que dicha potestad solo podrán ejercerla sobre los varones, ya que las mujeres quedan exentas. Para ellas se otorgará al confesor un permiso especial de cacheo, la necesidad del cual dependerá de lo que determine el propio sacerdote. Matiza la ley, eso sí, que jamás excederá de los 10 minutos por confesada y se realizará siempre y a solas en zonas discretas de la sacristía.

La plataforma de beatas neurasténicas ya prepara un documento por el que pedirá a dios y exigirá al arzobispado igualdad de cacheo. “Estamos hasta los pelos del chichi de que el mosén solo sobe a las jovencitas, su chorra es de todas las creyentes”, han confirmado fuera de micro.

Los diferentes colectivos de monjas de clausura temen que con esta medida disminuyan, y mucho, sus apariciones del maligno y los momentos maravillosos de éxtasis en los que, al igual que le sucedió a Santa Teresa (dios la tenga a su lado), se sienten atravesadas por espadas arcangélicas.

NoTiciArio PutoParaoNius (corresponsal: Benito Camela)

Decir “Me cago en dios, en la patria y el rey” será punible en la nueva ley de ¿seguridad? ciudadana

Según ha trascendido a nuestro corresponsal y con la nueva ley de seguridad ciudadana en la mano, la tan trillada frase de “Me cago en dios, en la patria y el rey”, no solo estará penalizada con 600.000 euros y la excomunión católica; es que además “Hara feo”, ha sentenciado el ministro del interior Jorge Fernández.
Por su parte, Rubalcaba, lider de la oposición y gran defensor de los derechos de los ciudadanos, ha presentado una enmienda en la que propone que si el exabrupto se dice ante menos de 10 escuchantes solo sea castigado con 300.000 euros y 69 misas de difuntos. Si se dice en voz muya baja o a solas, propone que no sea punible salvo que la conciencia del hablador le dicte la auto denuncia; en ese caso propone multa de 10.000 euros, reprimenda por persona correspondiente y 76 Credos.

Partidos nazionalistas y el de Rosa Díez han aplaudido la enmienda del PP. Mientras, los diputados de IU han aprovechado que todavía no es punible y han cantado: “En dios, en la patria y el rey se cagaron nuestros padres; en dios en la patria y el rey nos cagamos nosotros también”, acción que ha sido ampliamente recriminada por el resto de partidos.

PutoParaoNius (corresponsal: Benito Camela)

«¿España? Me importa una puta mierda»

Es lo que piensan los salvapatrias, lamebanderas, comehostias y paseacristos del gobierno del PP que desgobierna a esta triste tierra; terral de latifundios, campo de grandes de españa y espacios palaciegos donde ir a adualar la rey… que poco más se puede pedir donde reina la nada.

Primer ejemplo: Ley de seguridad Ciudadana. No sé que puedan pensar esos tipos. Viéndoles hablar, a veces pareciera que españa solo lo es cuando anda poblada de españoles. En otro caso sería un terreno en alquiler o venta. Si la correcta es la primera opción: que lo hace que un país lo sea son sus habitantes, entramos en conflicto cuando han aprobado el anteproyecto de una ley que va en contra de la ciudadanía, de la expresión de su descontento y de uno de los títulos más importantes de la Constitución, eso que tanto celebran rodeados de militares. Es como si los propietarios de un terreno, que llevan pagando desde que instalaron en él, son golpeados cada vez que se disponen a bailar una Jota porque al guadia jurado de la urbanización no le gusta tan digna danza. Conclusión: Si un país lo hacen sus habitantes y el gobierno legisla en contra de esos habitantes significa que ese país, a ese gobierno, le importa una puta mierda.

Segundo ejemplo: A Rajoy le preocupa que Alemania tenga claro donde vamos. No entro en matizaciones de que cuando ese tipo deseaba gobernar no hablaba para nada de los deseos, necesidades o conocimientos geográficos de los alemanes; él salía en los medios y con la boca grande, la de mentir al populacho, se presentaba como adalid salvapatrias, el único capaz de dignificar españa, y lo hacía desde el patriotismo y el amor a su país ¿Y ahora resulta que dependemos de que Alemania se levante de mala hostia porque la merkel no se ha relajado el chirri? Es como si uno decide proteger y cuidar a su familia pero desde los deseos sexuales que tenga el vecino para con nuestras hijas y mujer. Conclusión: Si un presidente de gobierno inclumple todas y cada una de las promesas electorales y le preocupa lo que piense un país extranjero mientras hace oídos sordos a lo que piden sus ciudadanos, es que a ese presidente su país le importa una puta mierda.

Tercer ejemplo: Montoro profetiza que “el PP volverá a ganar porque los mercados no son gilipollas”. Que salga ese primo hermano del Gólum comportándose como lo hicieron, Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel, sus antecesores bíblicos, puede parecer cosa de risa, aunque desgraciadamente y dado el nivel endémico de estupidez del español medio, no lo es en absoluto. Llevamos toda la entrada diciendo que un país lo es por su contenido humano. Pues me perdonara esa criatura, pero dudo que el señor “mercados” tenga nada que ver con la población que sufre, y mucho, todos y cada uno de sus desastres y los del resto del gabinete del PP. Es como si para salvar la economía de mi familia, cuyo dinero me he gastado en putas y tabaco, me fuera a buscar dinero a un usurero y llegara a casa con los bolsillos llenos para volver a irme de putas; sin preocuparme en absoluto de que el pago al usurero habré de hacerlo con el potorro de mi señora. Conclusión: Si un tipo impresentable, amenazador profesional y rezador entre horas, declara en público y en plan bocachancla que lo que le da el poder a su partido no es la ciudadanía sino un amigo que se llama “mercados”, es porque a esa criatura los ciudadanos, los votantes, su país, en suma, le importan una puta mierda.

¿Todos los integrantes de la policía desean una ley anticonstitucional que les dé impunidad criminal?

Que aparezca el representante de uno de los sindicatos de la policía en los medios defendiendo la nueva “Ley de ¿Seguridad? Ciudadana” que propone el gobierno ilegítimo del PP, es algo que ya no extraña a nadie. Los criminales anticonstitucionales herederos del franquismo han sabido perpetuarse.

Pero una cosa que nos cuesta de aceptar a la mayoría de ciudadanos, al menos a aquellos que creemos mantener la capacidad de pensar, cuestionar y tener criterio propio, es el hecho de que TODOS los integrantes de los distintos cuerpos policiales de españa acepten de manera tácita lo que pretende la nueva ley: La impunidad total y completa de las actuaciones policiales, sean éstas lo criminales que puedan llegar a ser. Pues es sabido que si deja de existir la posibilidad de un mecanismo de control —y las grabaciones ciudadanas por ahora lo son, como contrapartida de las que puedan presentar ellos— que pueda poner en evidencia los actos cometidos por dichos criminales, entraremos en una espiral de impunidad que nos acercará más a la ideología nazi de las SA y las SS que a la de unos cuerpos de seguridad democráticos que deben velar por la seguridad de las personas.

Porque no nos engañemos, si algo hemos podido ver en las actuaciones de las UIP o Mossos de los últimos años, es un uso desmedido de la violencia por parte de algunos de sus integrantes. Algo que se entiende porque en todas partes, y en los cuerpos de la policía con más razón pues se sienten legitimados, existen individuos con tendencias criminales —sádicos y psicópatas—, lo mismo que tipos con ideas políticas y sociales totalmente radicales. Y esos actos han saltado a la luz y han podido ser denunciados gracias a las grabaciones que los ciudadanos se atrevían a hacer, a veces incluso a riesgo de su propia integridad física.

A título personal, me es imposible creerme que todos y cada uno de los miles de policías de este país deseen eso. Porque si ello es así querrá decir que todos y cada uno de los miembros de las distintas policías son, por omisión y aceptación, tan criminales como esa minoría que desea quedar impune de todas y cada una de sus atrocidades pasadas y futuras. Y no me sirve como excusa el argumento tan manido ya de la “obediencia debida”, pues en la Ley Orgánica 2/1986, de 13 marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (Revisión vigente desde 13 de Marzo de 2011) puede leerse el siguiente párrafo en su preámbulo:

 Novedad a destacar es el significado que se da al principio de obediencia debida, al disponer que la misma en ningún caso podrá amparar actos manifiestamente ilegales ordenados por los superiores, siendo también digna de mención la obligación que se impone a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de evitar cualquier práctica abusiva, arbitraria o discriminatoria que entrañe violencia física o moral.

 Y como acto ilegal debe entenderse el propósito de la nueva ley que proyecta el gobierno ilegítimo del PP pues choca con el artículo 5 de esta que estamos tratando cuando en sus apartados 2 y 3 dice:

 2. Relaciones con la comunidad. Singularmente:

a) Impedir, en el ejercicio de su actuación profesional, cualquier práctica abusiva, arbitraria o discriminatoria que entrañe violencia física o moral.

b) Observar en todo momento un trato correcto y esmerado en sus relaciones con los ciudadanos, a quienes procurarán auxiliar y proteger, siempre que las circunstancias lo aconsejen o fueren requeridos para ello. En todas sus intervenciones, proporcionarán información cumplida, y tan amplia como sea posible, sobre las causas y finalidad de las mismas.

c) En el ejercicio de sus funciones deberán actuar con la decisión necesaria, y sin demora cuando de ello dependa evitar un daño grave, inmediato e irreparable; rigiéndose al hacerlo por los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad en la utilización de los medios a su alcance.

d) Solamente deberán utilizar las armas en las situaciones en que exista un riesgo racionalmente grave para su vida, su integridad física o las de terceras personas, o en aquellas circunstancias que puedan suponer un grave riesgo para la seguridad ciudadana y de conformidad con los principios a que se refiere el apartado anterior.

3. Tratamiento de detenidos, especialmente:

a) Los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad deberán identificarse debidamente como tales en el momento de efectuar una detención.

b) Velarán por la vida e integridad física de las personas a quienes detuvieren o que se encuentren bajo su custodia y respetarán el honor y la dignidad de las personas.

c) Darán cumplimiento y observarán con la debida diligencia los trámites, plazos y requisitos exigidos por el ordenamiento jurídico, cuando se proceda a la detención de una persona.

Esta semana pasada la policía portuguesa nos ha dado una lección de ciudadanía al ser capaces de comportarse como individuos conscientes de que más allá de criaturas uniformadas, son personas con familias e hijos a los que también están arruinando el futuro con su inacción y aceptación de políticas vejatorias para la clase obrera a la que también ellos pertenecen.

Igual sería una buena cosa que aparecieran, si es que las hay, las personas que viven bajo esos uniformes coactivos y represivos hacia sus iguales. Sería algo necesario si no deseamos terminar de nuevo con masacres arbitrarias pero basadas en la más absoluta legalidad como ya se hizo en la Alemania nazi. Es necesario endender que el hecho de que existan leyes no implica que exista la Justicia.