Punkies y lazos amarillos o cómo ganar a un enemigo fuerte

1280px-electric_ballroom_punks
CASTELLANO
El movimiento contracultural conocido como Punk, que rompía con muchas de las normas establecidas por el “Stablishment”, y era contrario a los, entonces, nuevos dictados del neoliberalismo, fueron absorbidos y fagocitados por el mismo Sistema y convertidos en moda por su propio enemigo.
Sin darse cuenta, y mientras los fieles al movimiento seguían con su idea rompedora, sus crestas de cabellos pintados y piercing por todo el cuerpo, se podía ver a adeptos al Sistema que se agujereaban el cuerpo, se tatuaban mensajes en la piel o compraban a precios de boutique ropas copiadas por las firmas de moda.
El Sistema es más listo que el más inteligente de los revolucionarios si éste último no anda con ojo. No por el hecho de que el Sistema tenga la inteligencia necesaria, en absoluto, pero sí porque cuenta con la falta de personalidad, conocimiento y capacidad crítica de la mayoría de personas que prefieren vivir esclavos en un Matrix feliz que no en libertad y luchando con su propio esfuerzo.

1526905586495

Hoy vivimos una situación identica con los lazos amarillos. De ser una forma pacífica de protesta contra la encarcelación de presos políticos catalanes, hemos llegado al efecto contrario.
Criminales como la arrimadas, el alberto, el pablo casado; i con el altavoz necesario de los medios de comunicación de la caverna borbónico-franquista: a3, tele5, la sexta, rtve, abc, la razón, el país… lo han convertido en el vehículo idóneo por medio del cual generar la violencia necesaria que les lleve, como grandes príncipes de la ignorancia y la inutilidad que son, a conseguir un poder que no tendrían por méritos o capacidades.
Vuelve a ser el éxito del Sistema: del pacifismo a la violencia, de expresar el deseo de un pueblo a ser utilizado como arma contra él.

A diferencia de lo que sucedió con el movimiento Punk, igual sería el momento de abandonar la partida y dejarlos en la creencia de que han ganado la guerra. Igual sería el momento de actuar como un maestro del ajedrez cuando ve la posibilidad de perder una pieza, una pequeña derrota, a cambio de ganar la partida.
Hay un tiempo para luchar y otro para retirarse. Sobre todo si la victoria va ser tan pírrica que solo le dé réditos al enemigo.

87edb78c06b4b1bd94f739bdafb478b2

CATALÀ
El moviment contracultural conegut com “Punk”, que trencava amb moltes de les normes establertes pel “Stablishment”, i era contrari als, llavors, nous dictats del neoliberalisme, van ser absorbits pel mateix Sistema i convertits en moda pel seu mateix enemic.
Sense adonar-se’n, i mentre els fidels al moviment seguien amb la seva idea trencadora, les seves crestes de cabells pintats i pírcings per tot el cos, es veia a adeptes al Sistema que es foradaven el cos, es tatuaven missatges a la pell o compraven a preus de boutique robes copiades per les firmes de moda.
El Sistema es més llest que el més intel•ligent dels revolucionaris si aquest últim no va amb compte. No pel fet de que els Sistema tingui la intel•ligència necessària, en absolut, però si perquè compta amb la manca de personalitat, coneixement i capacitat crítica de la majoria de persones que prefereixen viure esclaus en un Matrix feliç que no pas en llibertat i lluitant amb els seus esforços.

rubitv-27061-3-ponts1

Avui vivim una situació idèntica amb els llaços grocs. De ser una forma pacífica de protesta contra l’empresonament de presos polítics catalans hem arribat a l’efecte contrari.
Criminals com la arrimadas, el alberto, el pablo casado, i amb l’altaveu necessari dels mitjan de comunicació de la caverna borbónico-franquista: a3, tele5, la sexta, rtve, abc, la razón, el país… l’han convertit en el vehicle idoni mitjançant el qual generar la violència necessària que els dugui, grans prínceps de la ignorància i la inutilitat que son, a aconseguir un poder que no tindrien per mèrits o capacitats.
Torna a ser l’èxit del Sistema: del pacifisme a la violència, d’expressar el desix d’un poble a ser utilitzat com una arma contra ell.

A diferència del que va passar amb el moviment Punk, igual fora moment d’abandonar la partida i deixar-los amb la creença de que han guanyat la guerra. Igual seria el moment d’actuar com un mestre d’escacs quan veu la possibilitat de perdre una peça, una petita derrota, a canvi de guanyar la partida.
Hi ha un temps per lluitar i un altre per plegar veles. Sobre tot si la victòria ha de ser tan pírrica que només li doni rèdits a l’enemic.

BONUS

Gente de ningún lugar (el drama de los refugiados)

No es normal que haya refugiados.
No es normal que los niños mueran ahogados en las balsas.
No es normal tener que huir de casa para salvar la vida.
No es normal la Guerra.

No podemos normalizar la Violencia.
No debemos aceptar la Violencia.
No debemos dejarlos a su suerte,
pues somos responsables directos de su destino.

::::

Contra la #LeyMordaza, la Voz de los Poetas

Hoy, y a la espera de que el próximo gobierno sea demócrata y la derogue, ha entrado en vigor la Ley Mordaza —llamada “Ley de seguridad ciudadana” en un claro intento de reírse de la ciudadanía desde un oxímoron con muy poca gracia—.
A partir de hoy cabe la posibilidad de que muchos cerebros que todavía creían en la Libertad se entreguen y comiencen el proceso de putrefacción que los convierta en zombis, la intención primera y última de los anti demócratas fascistas que gustan de reírse del capítulo 2 de la constitución española.
Pero no cabe la entrega. Jamás la entrega. Jamás la Dignidad.
Lo más difícil de callar es la Voz de los poetas: sus versos. Tomémosles a ellos como ejemplo para que la palabra, al menos la palabra, esa maravillosa vacuna contra el adoctrinamiento, no muera asesinada por los dictadores.
Bienvenidos al primer día de la nueva lucha contra el fascismo.
No nos vencerán. Ahora toca galopar hasta enterrarlos en el mar…

Los libertadores (Canto General) – Pablo Neruda
Aquí viene el árbol, el árbol
de la tormenta, el árbol del pueblo.
De la tierra suben sus héroes
como las hojas por la savia,
y el viento estrella los follajes
de muchedumbre rumorosa,
hasta que cae la semilla
del pan otra vez a la tierra.

Aquí viene el árbol, el árbol
nutrido por muertos desnudos,
muertos azotados y heridos,
muertos de rostros imposibles,
empalados sobre una lanza,
desmenuzados en la hoguera,
decapitados por el hacha,
descuartizados a caballo,
crucificados en la iglesia.

Aquí viene el árbol, el árbol
cuyas raíces están vivas,
sacó salitre del martirio,
sus raíces comieron sangre,
y extrajo lágrimas del suelo:
las elevó por sus ramajes,
las repartió en su arquitectura.
Fueron flores invisibles,
a veces, flores enterradas,
otras veces iluminaron
sus pétalos como planetas.

Y el hombre recogió en las ramas
las corolas endurecidas,
las entregó de mano en mano
como magnolias o granadas
y de pronto, abrieron la tierra,
crecieron hasta las estrellas.

Éste es el árbol de los libres.
El árbol tierra, el árbol nube.
El árbol pan, el árbol flecha,
el árbol puño, el árbol fuego.
La ahoga el agua tormentosa
de nuestra época nocturna,
pero su mástil balancea
el ruedo de su poderío.

Otras veces, de nuevo caen
las ramas rotas por la cólera,
y una ceniza amenazante
cubre su antigua majestad:
así pasó desde otros tiempos,
así salió de la agonía,
hasta que una mano secreta,
unos brazos innumerables,
el pueblo, guardó los fragmentos,
escondió troncos invariables,
y sus labios eran las hojas
del inmenso árbol repartido,
diseminado en todas partes,
caminando por sus raíces.
Éste es el árbol, el árbol
del pueblo, de todos los pueblos
de la libertad, de la lucha.

Asómate a su cabellera:
toca sus rayos renovados:
hunde la mano en las usinas
donde su fruto palpitante
propaga su luz cada día.
Levanta esta tierra en tus manos,
participa de este esplendor,
toma tu pan y tu manzana,
tu corazón y tu caballo
y monta guardia en la frontera,
en el límite de sus hojas.

Defiende el fin de sus corolas,
comparte las noches hostiles,
vigila el ciclo de la aurora,
respira la altura estrellada,
sosteniendo el árbol, el árbol
que crece en medio de la tierra.

El Partido Popular defiende SU libertad con violencia

Ha sucedido en Barcelona. En un mitin de Mariano Rajoy, responsable primero y último de la deriva social en la que se encuentra españa, se coló un reducido grupo de seguidores de la PAH para efectuar una acción de protesta pacífica.
Lo que no deja de ser curioso es la cristalina  metáfora de la españa negra que nos han regalado los insignes infra demócratas que llenaban la sala: golpear a los pacíficos con sus banderas.
Si esa es la españa del futuro es que no existe un futuro para españa.

Si señores, es hermosa la palabra “libertad”. Solo que en sus bocas parece un insulto, un vómito sangrante, la expectoración de un pulmón enfermo que expulsa rabia, ira y odio hacia todo aquel que “desgraciadamente” no es como ellos.
La elegancia, la educación, el Espíritu Democrático y amante de la Libertad (esta sí, con mayúsculas), hubiera llevado a quienes atesoran dichas cualidades, a expulsar a los molestos, sí; estaban interrumpiendo al ponente, cierto. Pero lo hubieran hecho de buenas maneras, acompañándoles con educación y sin violencia —qué falta hacía—. Esa hubiera sido una verdadera demostración de eso de lo que alardean aunque adolezcan.
Pero lo que allí había eran votantes, simpatizantes y hasta afiliados al PP. La antítesis de lo detallado en el párrafo anterior. Qué podía esperarse entonces: La rabia, el espumarajo por la boca, el insulto, el golpe con saña (más allá del dolor infligido, que ahí quedan las imágenes).
Lo que allí había es el arquetipo de la españa negra, Puerto Hurraco, almas serviles y adoctrinadas, los tristes cuerpos de todos aquellos que entienden que Libertad es igual a “lo que me sale de los cojones”, y Derecho es igual a “porque me sale de los cojones”. Entendiendo “sus” cojones “de ellos”. Siempre.
La conclusión es que si en un cesto hay la mitad de manzanas sanas y la otra mitad, podridas, o viene una mano amiga y limpia el cesto o todas terminarán en la basura. Dicho de otro modo: “Una Sociedad que se estructura en la Violencia, terminará siendo violenta”.
Y todavía una nota más: ¿Qué podía haber sucedido de no haber cámaras que controlaran los sucesos en todo momento? Harían bien en preguntárselo todos esos fascistas que entienden que la Razón es del que más grita o más fuerte golpea.
Si esa es la españa del futuro es que no existe un futuro para españa.

Violencia de género entre adolescentes

Lo que asusta realmente es que un 13,8% de chicas sientan miedo de sus parejas y lo acepten, que un 18% acepten ser tratadas como “nada”, que un 26,2% acepten ser controladas en todo lo que hacen o que un 10%  acepten el insulto directo como un acto normal.

El 25 de noviembre fue el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”. Es una hermosa intención, lo reconozco, pero al igual que sucede con tantas otras cosas, ésta también es un espejismo. Y por muchas buenas intenciones que pongamos unos cuantos, por más que deseemos mirarnos con ojos de “igual” y por mucho que queramos defendernos, es una batalla perdida de antemano. Así lo veo.

No deseo entrar aquí en la violencia brutal que se ejerce contra la Mujer en todo conflicto bélico, cuando su cuerpo se utiliza como baluarte de la última humillación hacia el enemigo en un intento de que el propio enemigo germine en ella. La violación de mujeres se ha utilizado a lo largo de la Historia por todos y cada uno de los ejércitos que han batallado. Y eso, por Leyes hermosas que se promulguen, no evitará que los militares, esos sádicos enfermos, ordenen a sus soldados las violaciones en masa. Son sabedores del dolor último al que condenan al enemigo, y eso les gusta.

No deseo entrar aquí en la apología de la violencia de género que se permiten escupir los obispos españoles, los peores enfermos sexuales que pueblan la faz de la Tierra, y a los que no hay ley humana (española al menos) que les pare los pies; porque si algo tiene españa es que sigue siendo un coto privado para esos sádicos que visten con traje de noche y tienen más poder que los gobiernos.

Ni deseo entrar, y ya termino, en nuestra hipocresía cuando, desde nuestra opulencia, miramos hacia otro lado y no queremos enterarnos de lo absurdamente criminal que es nuestra forma de consumo.

Sí desearía tocar brevemente algo que atañe al futuro y que debería ponernos los pelos de punta. Sobre todo porque nos indica que lo que sucedió y lo que sucede, seguirá sucediendo a pesar nuestro. Me refiero a un estudio realizado en el año 2011 sobre la “violencia de género entre adolescentes españoles”, un resumen del cual lo podéis leer en este enlace. Y del que solo dejaré tres de sus gráficas, las que nos cuentan que, hagamos lo que hagamos, casi un 5% de las adolescentes actuales serán mujeres maltratadas.

Maltrato Adolescente

Solo mirando esta primera gráfica se nos deberían poner los pelos de punta. No tanto el hecho del alto porcentaje masculino que no esconde su nivel de estupidez ni su poca hombría, eso lo atribuyo al rol familiar que habrá vivido desde la infancia y a lo sencillo que es para ese tipo de individuos acomodarse a lo simple: la prepotencia y la fuerza por encima de la inteligencia y la sensibilidad. Lo que asusta realmente es que un 13,8% de chicas sientan miedo de sus parejas y lo acepten, que un 18% acepten ser tratadas como “nada”, que un 26,2% acepten ser controladas en todo lo que hacen o que un 10%  acepten el insulto directo como un acto normal.

maltrato adolescente2

Viendo estos datos no es de extrañar que con el tiempo un 4,9% de esas adolescentes sufran mal trato. Lo sufrirán, además, sin darse cuenta de ello, porque el 3,2% de maltratadores —animales mucho más inteligentes del que muchas suponen— saben reconocer a sus víctimas y saben camelarlas como no lo haría un hombre normal.

maltrato adolescente3

El futuro de esas jóvenes lo conocemos de antemano. Confundirán posesión con cariño o celos con amor  y escucharán frases del estilo «¿Cómo te compras esa falda cariño? Eso lo llevan las putas» o «Ahora has de llevar traje de baño, sino parece que vayas buscando tema como las otras guarras» o «No salgas con tal o con cual porque son gente que no me gusta nada»… y ellas obnubiladas por ese príncipe azul al estilo del protagonista de 50 sombras de Grey que tanto ha encandilado a millones de mujeres, se sentirán diosas sobreprotegidas y mimadas. Con el tiempo las cosas irán cambiando, de manera suave, sin altibajos, en una pendiente perfecta hacia el pozo de la humillación. Al cabo las habrán convencido de que no sirven para nada y que sin ellos ellas no son nada, al haber aceptado el aislamiento no tendrán ningún estímulo exterior que no sea el marcado por ellos ni tendrán a ningún amigo o amiga que les haga ver lo estúpido de esa idea. Del «no sirves para nada» ya es sencillo pasar al «no sirves para nada, imbécil» —un escalón más en la humillación aceptado ahora como una certeza—. Con los años, el aislamiento, la imposibilidad de mejorar a nivel educativo (muchas no pueden sacarse ni el carnet de conducir) y social, sumado al hecho de que los insultos hayan llegado a formar parte de la conversación cotidiana las hará sufrir un síndrome de Estocolmo perpetuo. No importa si ha habido un tortazo, una paliza o un navajazo. La destrucción a nivel individual ya se ha producido tiempo atrás y el sufrimiento interior ya ha hecho tanto o más daño que el físico. Así al menos lo veo yo a partir de las experiencias que me han contado mujeres que conozco o he conocido.

Por esa razón es tan triste mirar esos datos. Y lo más triste es que a todas las grandes palabras y maravillosas intenciones que podemos decir o hacer las acompañará la violencia de las televisiones berlusconianas a las que miramos sin cuestionar, las acompañará la incomunicación absoluta de los padres con sus hijas e hijos y las acompañará este mundo ignorante y totalmente carente de valores éticos. Y es sabido que en un mundo sin valores solo cabe la barbarie.

También puede interesarte La maté porque era mía

Periodista de ABC manipula fotografías para generar violencia

«La gente más triste del mundo es esa que ante la ignorancia, elige el odio y no la curiosidad.»
Daniel Arzola

«Odiar a alguien es sentir irritación por su simple existencia.»
José Ortega y Gasset

Vivimos un tiempo en el que la manipulación fotográfica no tiene el coste que tenía en los tiempos en los que Josef Stalin o Mao Zedong modificaban las suyas en función de quién había caído en desgracia, había desaparecido y, en consecuencia, debía desaparecer de los papeles de la Historia.
Ahora es otra cosa. Ahora te cogen gordezuelo, con unos noventa quilos metidos en un cuerpo rechoncho, bracilargo, paticorto y zambo de 160 centímetros y sales en los papeles como una mezcla de Brad Pitt y Leo Di Caprio. Así de maravillosa es esta tecnología de los “fotochop”. Si hasta las chorras del porno parecen rabos alérgicos al chocolate que se hayan tomado siete potes de nocilla.
Por eso cuesta tanto entender fotografías manipuladas como la que colgó Romualdo Maestre, “¿periodista?” de esa maravilla de la objetividad conocida como ABC. Fotografía manipulada que borró, cierto, a la que debió notar en su interior algo parecido al tacto del proctólogo y de cuyo error debió pensar que se disculparía la madre meretriz de algún pariente cercano.

manipulacio fotografica ABC

Si continuáramos en clave de broma cabría pensar que quién ha hecho ese montaje, que parece que las banderas cuelguen de los cojones del mismo dios, sea un becario sin sueldo al que se la pela todo. Tomado como chiste podríamos hablar de un infiltrado de PODEMOS que intenta socavar la poquísima profesionalidad que pudiera quedar en esas criaturas.
Pero la clave no es de broma, es de una seriedad sin paliativos. Porque lo que persigue esa criatura, un triste ser que regaló su dignidad a cambio de recibir órdenes sopladas en la nuca, es generar ODIO. Lo que persiguen sus amos, esos que están en los palcos de los grandes equipos de fútbol y salen en la revista FORBES es desviar la atención de una gran CERTEZA

España entera está construida desde, con, para y por la CORRUPCIÓN de unos pocos hasta generar la ruina más absoluta de TODOS sus ciudadanos.

Y ya de paso, quien sabe, igual persiguen la suficiente violencia que les permita otra involución a aquello que les fue tan bien y que, como herederos del franquismo más criminal, añoran como agüita de mayo.

Miedo al Estado Islámico

Da miedo. Realmente da miedo. La cantidad de barbaridades cometidas por esa gente, según noticias que nos llegan, son para echarse a temblar. Su extrema crueldad y la manipulación hecha sobre los niños, sus futuros asesinos despiadados.
Pero más allá de lo obvio que podemos encontrar e los vídeos y noticias yo me pregunto: ¿Quién financia y arma a esta gente? ¿Qué intereses tienen “unos pocos” ricos, banqueros y políticos (el ministro de defensa de españa, sin ir más lejos) en que se perpetúe y alimente tanta violencia? ¿Por qué estos mismos actos, extrapolados a África, no interesan absolutamente a nadie? Para muchos solo serán preguntas estúpidas, como la mayoría de las que me hago y se quedan sin respuesta. Pero a mí me parece importante que nos las hagamos antes de emitir juicios simplistas que solo buscan encontrar al enemigo fácil.
De todos modos y más alla de esto, ¿lo que vemos en el vídeo es “Causa” en sí misma o es “Consecuencia” del expolio y la extrema violencia que vive esta gente desde hace … años? Porque esta es otra de las preguntas que tal vez deberían responder individuos como José María Aznar ante un tribunal penal internacional.
Lo que queda claro es que este odio extremo se genera con una pequeña llama de muerte y crueldad total y se alimenta después de asesinos despiadados (construidos o no) que serán los encargados de retroalimentar el salvajismo hasta el infinito o hasta que los dueños del mundo decidan que ya está bien y es suficiente.
Al final quedará lo de siempre: una minoría mucho más rica porque son carroña que viven de la muerte, y ríos de sangre de la gente tan simple y anodina como cualquiera de nosotros.

Termino con el recuerdo de las palabras que Dilma Borges Vieira dijo en la carta que mandó a Aparecida Gomide tras el secuestro de su marido: “es importante darse cuenta de que la violencia-hambre, la violencia-miseria, la violencia-opresión, la violencia-subdesarrollo, la violencia-tortura, conducen a la violencia-secuestro, a la violencia-terrorismo, a la violencia-guerrilla; y que es muy importante comprender quién pone en práctica la violencia: si son los que provocan la miseria o los que luchan contra ella“.

Es imposible cambiar el mundo (nos dicen los interesados)

Cierto, yo no puedo cambiar el mundo.
Pero si yo cambio, el mundo cambia conmigo.

«Es imposible cambiar el mundo, ¿cómo hacerlo si uno es tan poca cosa?», Son palabras que escucho en todas partes y por personas de cualquier edad y condición. Y lo cierto es que si uno no está atento a su entorno ni escucha en su interior puede parecer que escondan una gran verdad. Pero son mentira. Forman parte de esas letanías que nos mandan para adormecernos con ellas, cuentos (1) que persiguen que no nos cuestionemos la realidad que nos envuelve. Mensajes del estilo de: «Todos son igual de corruptos…», «Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades…», «una persona sola no puede hacer nada…», «todos tenemos un precio…». ¿Qué queréis que os diga?, será que me estoy volviendo loco, pero a medida que envejezco y cuanta más gente conozco, más cuenta me doy de que no son más que falsedades tejidas para que las creamos y nos entreguemos a la vida como si nuestro destino no dependiera de cada uno de nosotros, de nuestra libertad última para elegir el bando. La única verdad que persiguen con ese discurso en que nos convirtamos en personas sin dignidad y capaces de cometer cualquier bajeza por dinero. Desean convertirnos en «ellos», que entendamos y aceptemos la violencia, la venganza, la competencia, la traición… como actitudes intrínsecas de “todos” los seres humanos. Mentira. No todos los seres humanos son corruptos. No todos los seres humanos entregan su dignidad a cambio de treinta monedas. No todos pensamos que cambiar el mundo sea imposible. La gran mayoría no somos «ellos» y amamos a nuestros hijos. Dice un refrán —muchos me lo habéis leído y escuchado más de una vez— que «Mucha gente pequeña, de lugares pequeños y haciendo pequeñas cosas, pueden cambiar el mundo». Esa sí es una certeza. Una verdad que nos esconden bajo capas y capas de mentiras, de manipulación informativa, de programas televisivos nauseabundos… de ponernos la “bajeza ética” como único modelo a seguir. Y a pesar de todo, incluso entendiendo que cada uno de nosotros tiene capacidad de decisión, nos sobreviene la otra duda, la pregunta obligada y terrible, el «¿Qué puedo hacer yo para cambiarlo?». Nos podemos erigir en héroes solitarios, cierto; Pero dado que aceptamos que la mayoría no somos Mahatma Gandhi ni Martin Luther King ni Azucena Villaflor (ejemplos de convicción y lucha pacífica), es evidente que debemos conformarnos con acciones más sencillas. Una tan sencilla como la de tomar conciencia. Amar más y envidiar menos. Cooperar más y competir menos. Ser más solidarios y menos egoístas. Ser más empáticos y menos psicópatas. Darnos cuenta de que para legarles un futuro mejor a nuestra descendencia es necesario que nos impliquemos, pues nadie sino nosotros va a tomar conciencia de lo que sucede a nuestro alrededor. Debemos cambiarnos a nosotros mismos para que cambie nuestro entorno. Y aunque parezca poco, solo con que seamos capaces de cambiar la actitud de nuestro entorno más directo, ya habremos vencido a ese destino que nos echan a los hombros como una losa que hunde nuestra dignidad como seres humanos igualándonos a «ellos». Mirad ahora que matemáticas tan sencillas para contrarrestar ese cuento que nos venden. Si cada uno de nosotros consigue modificar la conciencia de dos personas de su entorno directo —padres, hermanos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo…—, algo que no parece ningún imposibe, significa que nos encontramos ante una revolución de proporciones imprevisibles. ¿No os lo creéis? Yo cambio a dos personas; ellas, a su vez, cambian a otras dos cada uno. Contad: 1 – 2 – 4 – 8 – 16 – 32 – 64 – 128 – 256 – 512 – 1024 – 2048 – 4096 – 8192… Sí, amigos, nos encontramos nada más y nada menos que ante el famoso cuento del inventor del ajedrez y su petición de granos de trigo. Un deseo tan simple que el rey más poderoso del mundo no pudo satisfacer. Si tomamos conciencia del poder real de nuestras convicciones y nos negamos a aceptar que somos malos (sería aceptar que nuestros propios hijos lo son), podemos cambiar el mundo.

¿Parece una tontería? Pues comenzad. Mirad en vuestro interior y decidid cómo deseáis vivir y a qué precio. Hurgad dentro de vosotros hasta determinar qué modelo de persona deseáis ser como referente para vuestros hijos. Decidid si deseáis ser “clientes” del poder o “Ciudadanos libres”. Tened claro si sois de los que persiguen “tener” hasta alcanzar la felicidad irreal o, por el contrario, pensáis que la felicidad nace del interior y es un estado personal que puede ser transferido a otros. La cuestión es diáfana, Ser o Tener, Dignidad o Indignidad. Son los dos caminos que existen y es tenemos libertad para escogerlos. Eso sí, si tomamos el de la Indignidad solo podremos ser dos tipos de personas: o víctimas o verdugos. En nuestra mano está.

(1)

Sé todos los cuentos (León Felipe) Yo no sé muchas cosas, es verdad. Digo tan sólo lo que he visto. Y he visto: que la cuna del hombre la mecen con cuentos, que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos, que el llanto del hombre lo taponan con cuentos, que los huesos del hombre los entierran con cuentos, y que el miedo del hombre… ha inventado todos los cuentos. Yo no sé muchas cosas, es verdad, pero me han dormido con todos los cuentos… y sé todos los cuentos.

::::

De policías estúpidos a leyes inmundas

Parece ser que esta criatura impresentable ha sido suspendida de empleo y sueldo. A priori debería ser una buena noticia, por más que dada la responsabilidad “exigida” en un oficio como el suyo y tratándose españa de un estado de derecho, un tipo así debería pasar ya mismo a engrosar la Cola del Paro y ceder su plaza a alguien que tenga algo de cerebro en la cabeza y no solo en la entrepierna.
Con todo, parecería que la historia ya puede darse por terminada. Al menos tratándose de un país provinciano y olvidadizo como éste donde triunfan sentencias del estilo: “aquí paz y después gloria”. Porque españa es así y los españoles somos así, pocos quebraderos de cabeza salvo aprenderse las alineaciones futbolísticas, que ya es mucho esfuerzo mental. Pero como me sucede siempre, cuando las noticias terminan, comienzan mis planteamientos para llevarlas unos centímetros más allá de su verdad simplificada y a mi, esta noticia, me ha llevado a hacerme algunas otras preguntas.
¿Qué sucederá si llega a triunfar una ley como la que propone el gobierno ilegítimo del partido popular, en la que se pretende dar total impunidad a la Policía al “prohibir” el derecho ciudadano a grabar los desmanes policiales en las manifestaciones de legítima protesta?
Si nos hemos enterado de los inocentes desmanes (que no de otro modo hemos de considerarlas) de esta triste criatura del comienzo, ha sido por la hombrada de grabar la gracia, y porque esa grabación, imagino que gracias a alguien con un mínimo de ética, ha trascendido públicamente. Si no llega a ser por eso nadie se entera de la estupidez y chulería de un pobre diablo que buscó un uniforme porque no sirve para otra cosa —y conste de no opino lo mismo de toda la Policía, pero sí de algunos de ellos—.
Si se aprueba la “ley de ¿Seguridad? Ciudadana” propuesta por el gobierno ilegítimo del partido popular ¿Qué sucederá cuando coincidan en una manifestación tipos con la cualidad humana de ese pobre desgraciado de arriba? Pero armados, con órdenes que pueden ser interpretadas con la ambigüedad que permita su poco cerebro y sabedores de que tienen total impunidad de actuar hasta donde les plazca ¿Existirá la posibilidad de hacer públicas imágenes como las que habíamos conocido hasta ahora, en las que se les veía chuleando y golpeando a mujeres como cualquier maltratador como los que consideramos aberraciones humanas?

Imagino que no, el gobierno ilegítimo se encarga de ello con su nueva ley. Lo que sucederá entonces, es que esos machorros uniformados, cuya única hombría es la que muestran con la porra y golpeando a personas indefensas, incrementarán sus actos de violencia, su sadismo (que para eso buscaron el uniforme) su legítimo derecho, que se atriuirán, a hacer con hombres y mujeres lo que les plazca. Si permitimos una ley que dé impunidad a los monstruos (y ya no hablo de policías ni de personas, hablo de la más inmunda escoria que puede vestir un uniforme de la policía, que la hay) la Violencia irá cada vez a más hasta traspasar la barrera de lo tolerable por una sociedad que hasta hoy ha demostrado ser pacífica. Hasta que llegue el momento de que empezarán a ocurrir cosas como esta.

¿Es eso lo que persigue como fin último el gobierno ilegítimo del partido popular, es su pretensión incrementar la violencia en las calles, se piensa que porque le de impunidad a sus monstruos van a cesar las muestras de descontento? Cuando ya no tengamos nada que perder salvo la Dignidad que tengan por seguro que las calles arderán. Y si eso sucede, si eso es lo que ha perseguido el gobierno ilegítimo del partido popular, y con sus decisiones cabe pensar que sí ¿No será que su intención real es provocar una involución hasta creerse legitimados para sacar al ejército mercenario español a masacrar a sus conciudadanos, la única cosa que han sabido hacer siempre?
Termino con lo de siempre, es necesario un líder, un político de verdad, alguien con un mínimo de ética y vergüenza que intente poner freno a esta locura, a este despropósito que se conoció por el nombre de españa. Si no aparece pronto alguien que agrupe a sindicatos y partidos de izquierda, que haga despertar a la ciudadanía contra esta salvajada y este despropósito manejado por verdaderos payasos sin ética, terminaremos mal.

españa, olla a presión sin válvula de escape

Hace ya un tiempo me preguntaba en una entrada del blog si no nos iba a faltar tierra para enterrar a los muertos. Poco a poco, lo que consideraba una pesadilla a la que la Política —la de verdad— pondría freno, se acerca más y más a una realidad no deseada. Barbaridades como la nueva ley de ¿seguridad? Ciudadana, pueden ser la pieza que falte para taponar la última válvula de escape de esta olla a presión llamada españa. Y no lo digo solo yo, esa idea comienza a preocupar en otros países de europa (en este no, claro).

Porque el totalitarismo del PP, que se ha apropiado como suyos los tres poderes del estado, con la connivencia de los partidos nacionalistas CiU y PNV  y la incapacidad política del partido que debería ser la oposición, nos están llevando, de manera irremediable, a un futuro sangriento.

Porque su obediencia ciega a aquellos que les han aupado y mantienen en sus poltronas (y que nadie entienda que me refiero a los votantes, hablo de quienes les financian de manera ilegal desde hace 20 años), está generando una fractura social que desembocará, si nadie lo remedia, en una revuelta civil de proporciones incalculables.

Porque su nula capacidad política está devastando el futuro de millones de jóvenes que en breve engrosarán ese 40% de pobreza al que iremos en un futuro próximo. Lo que nos llevará, de forma irremediable a una confrontación de extrema violencia entre el miedo de los opulentos y la miseria a la que se nos aboca.

Me niego a pensar es que esto sea un plan trazado desde antes ya de las elecciones con el fin de provocar un golpe de estado cruento que les devuelva el Statu Quo que disfrutaron sus abuelos en 1939. Prefiero creer que es su completa incompetencia la que les hace navegar a merced de una estupidez tras otra. Porque ¿qué persigue conseguir una ley “inconstitucional” que pretende eliminar la protesta ciudadana, “Legítima” y constitucional, dejando esta olla a llamada españa a merced de una presión cada vez mayor? ¿No saben esos ignorantes de falso abolengo que la autoridad sin Respeto no consigue nunca nada salvo la desobediencia? La pistola en la sien solo tiene efecto mientras la mano que la sostiene mantiene su pulso y su concentración; cuando eso le falla, la víctima se revuelve y mata a golpes a su poseedor. Las leyes físicas son claras, si a una olla a presión se le incrementa el fuego y se le impide el escape del vapor, dios asista a quien esté ante ella en el momento de la explosión.

Algo que sucederá tarde o temprano, porque si no existe el voluntad real de buscar una solución política a problemas domésticos tan graves como el Hambre, la falta de futuro, los desahucios, el abandono de la población; si no existe esa prioridad política, ahora mucho más importante que el enriquecimiento de los bancos, está claro que de nada van a servir los golpes de sus policías adiestrados (ahora públicos y en un futuro privados), de nada van a servir sus multas (modo elegante de reírse de la Justicia), de nada servirá ninguna de sus pretensiones salvo que lleguemos a las crueles  depuraciones políticas al más puro estilo nazi o soviético hasta unificar el pensamiento de siervo en los que queden vivos.

La sangre siempre clama sangre, y ahora el problema de españa toma tintes rojizos debido a sus leyes sangrantes. Solo queda esperar a que su policía adiestrada no mate a nadie —cosa que sucederá pronto si continúan disparando balas de goma a la altura de la cara y a menos de 25 metros de los manifestantes—. Cuando suceda eso, algo que también comenté en otra entrada, habrán ofrecido el primer mártir y la calle cambiará, pueden estar seguros.

*****

BIKO

Puedes apagar una vela,
pero no puedes apagar el fuego.
Una vez que la llama ha prendido
el viento la incrementará

Y los ojos del mundo ahora están mirando.

Y los ojos del mundo ahora están mirando.