El PP no engaña a nadie y su contabilidad es clara y veraz

Es así, por mucho que no queramos reconocerlo. El PP, en su contabilidad Oficial, la que presenta de forma pública, la que “debe” conocerse, la que está a disposición de todos los españoles. Esa, esa no engaña a nadie.

No sé hasta dónde deben pensar que llega nuestra inocencia y nuestra estupidez, esa camarilla. Pero como muestra puedo comentar una experiencia personal. Muy por encima, eso sí, que el tipo de empresa del que hablaré está gestionada por mafiosos y no sé hasta qué punto pueda jugarme el tipo (a pesar de haberme protegido).

Hoja de contabilidad "B" típica
Hoja de contabilidad “B” típica

 Yo trabajé en una empresa, de informático, durante veinte años. Me encargaba de desarrollar todo el software para su gestión. En todo el tiempo que trabajé allí los mayores esfuerzos estuvieron siempre dedicados a separar de forma clara y convincente los dos mundos empresariales: el mundo “A”, el Oficial, y el mundo “B”, el Negro. Todo el software que había permitía, gestionar la base de datos en función de que se quisiera “ver” toda la recaudación o solo la Oficial, la que se llevaba a las contabilidades que serían públicas.

A lo largo del tiempo se pasaron no pocas auditorías, el resultado era exactamente el mismo con el que se llena la boca la casta corrupta del PP: “La empresa estaba dentro de la más estricta legalidad y los números eran claros como manantial pirenaico”. No nos habíamos reído veces del pobre auditor.

A quiénes pretenden engañar Cospedal y compañía de mafiosos si en esta mierda de país hasta “el más tonto hace botijos”. Si una empresa de mierda era capaz de desviar hasta el veinte por ciento del dinero que entraba, riéndose de las auditorías y de todo el mundo, y todo eso lo hacían entre un informático mediocre (tengo claro que no soy Steve Jobs) y un director financiero, ¿qué no podrá hacer todo el equipo de asesores de un partido político de Derechas como el PP.

#españa, aquí no paga nadie

aqui no paga nadieMás de cuarenta años después se convierte en realidad lo que entonces fue una ficción teatral llevada a los escenarios con gran éxito. Incluso su autor, Dario Fo (quizás el único cómico con un premio Nobel) hizo en 2011 un re-adaptación de su famosa obra: “Aquí no paga nadie” para integrarla a los tiempos actuales.

Sí lector, ahora, lo que fue título, se ha convertido en una realidad, al menos en españa, cuna de pícaros y buscones. Porque resulta que la economía sumergida alcanzará este año cerca del 20% del PIB, por no decir que el 25% de todos los billetes de 500 euros vive en españa.

Antes de entrar en materia me veo en la obligación de confesar algo: hasta hace unos tres o cuatro años yo era honesto. A pesar de haber trabajado en un grupo de empresas del ramo del recreativo que generaba hasta un 20% de dinero negro allí desaparecían también los billetes de 100 y 200—, creía firmemente que debíamos ser honestos porque deseaba entender que ese es un síntoma claro de que un pueblo abandona la ignorancia. Pero me equivocaba, sigo en la españa de los reyezuelos borbónicos y el catolicismo fundamentalista, monarquía y comehostias, mala mezcla para la Cultura y la Honestidad.

Si en un país está instaurada la corrupción desde la misma cúspide del poder y ésta se extiende por todos y cada uno de los estamentos que la componen hasta llegar a la ciudadanía, ¿qué esperan que haga la gente?

Si en este país la misma monarquía es corrupta, y nada sucede.

Si en este país la la iglesia es corrupta, ladrona y no paga un solo impuesto, y nada sucede.

Si en este país la toda la cúpula del partido en el poder es corrupta y cobra dinero negro, y nada sucede.

Si en este país, el mismo gobierno, de la mano de su ministro de economía, Cristóbal Montoro, promueve una amnistía fiscal para los grandes defraudadores.

Alicia Koplowitz es, la mayor accionista de la Sicav.

Si en este país a las grandes fortunas se las premia con una artimaña legal —lo que no significa que sea ético ni correcto— llamada SICAV por la que tributan al 1%, y que no contentos con eso, todavía se llevan sus dineros a paraísos fiscales, o montan empresas “off shore” para ocultar más patrimonio.

Si en este país se dan ingentes cantidades de dinero de todos a los ricos banqueros sin exigirles nada a cambio mientras la pobreza escala posiciones día a día.

Si en este país el partido en el poder, a cambio de las prebenda de dinero negro recibido, otorga obras públicas por valor de miles de millones de euros a grandes empresas que tributarán a través de SICAV’s.

Si en este país los grande empresarios se van a montar sus factorías en lugares donde se esclaviza a la gente y donde no importa que se hundan macrotalleres porque ellos seguirán actuado con la misma inmoralidad.

Si en este país, y a pesar de que los ciudadanos y las PYMES —los verdaderos motores de la Economía real— paguen impuestos, se nos roba la Sanidad para repartírsela entre la cúpula de la extrema derecha del PP y se nos roba la Educación para regalársela a los pederastas con sotana que se dedicarán a cobrar buenos dineros por adoctrinar a los niños.

Con esos antecedentes ¿pretenden que los ciudadanos paguemos impuestos? Llegados a este punto la respuesta es clara “NI LOCOS”. Si hemos de irnos a la mierda nos vamos todos. Llegados hasta aquí, se convierte en un deber de la Ciudadanía intentar hundir este sistema económico basado en la Especulación, la Corrupción y la la Ruina de muchísimos para el enriquecimiento de unos pocos.

Si ellos no pagan, que aquí no pague nadie. 

El ojo delator de Mariano Rajoy

Mariano-Rajoy (1)No sé cuantos de vosotros y vosotras habrá seguido una serie americana titulada “Lie to me” (“miénteme”, en España). En ella, el Doctor Cal Lightman, encarnado por el genial Tim Roth, era capaz de descubrir, a través del menor gesto, quien decía una verdad o mentía de manera descarada.

Lo cierto es que es relativamente sencillo mentir cuando se habla. Incluso si se está bregado en dicho menester, se pueden decir las mayores barbaridades sin apenas despeinarse; véase si no las últimas elecciones ganadas por el Partido Popular, vencieron tras un rotundo 100% de mentiras y falsedades.

Pero hay gestos, movimientos, tics, pequeños detalles que delatan al mentiroso a pesar de su preparación. Y más cuando el tamaño de esa mentira es inversamente proporcional al tiempo del que se dispone para decirla en público.

Ved sino lo que le ha sucedido al gran mentiroso conocido como Mariano Rajoy cuando ha salido, a solas, escondido y cobarde como siempre, para soltar su retahíla de sandeces; en un guión ni siquiera aprendido si no leído. Leído para no haber de mirar a cámara ni una sola vez, para intentar que su mirada escurridiza y falsa no le delatara.

En confianza Mariano, no te ha salido del todo bien. Y eso que eres bueno, cierto, pero hoy te ha delatado un pequeño tic. Para colmo, lo ha hecho en una mala frase. ¿Qué opinaría el doctor Cal Lightman de ello? Nadie lo sabe, como buen actor él también mentía.

España lava más blanco

ImageParece ser que la marca “España” ha encontrado una nueva vía de reconocimiento exterior.

Al ser preguntada, la becaria del ministerio de Hacienda encargada de tomar medidas, Camela Sopla, ha dicho lo siguiente:

“Nuestro gobierno vela por la tranparencia y la limpieza. No podemos seguir siendo aquel país oscuro y negro que heredamos del PSOE. A partir de ahora se han acabado las empresas ilegales de blanqueo de dinero. Todo el que maneje negocios de prostitución, esclavitud de mujeres o niños y niñas, las empresas de máquinas recreativas, los grandes traficantes de cualquier tipo de droga. En fin, todo el que tenga dinero que lavar, que en un país democrático como el nuestro hay cabida para todos, puede venir a nuestros bancos y abrir cuentas. Solo les costará un 10% y no el 20 ó 25 que les costaba hasta ahora.”

Luís de Guindos, que venía de comprar tabaco, ha lanzado una sonrisa a cámara y levantando el pulgar de su mano derecha ha sentenciado: “España es el país que lava más blanco y a menor coste”.

(Benito Camela para PutoParao Nius)