hablemustén cristiano (cuando la Ignorancia lleva pito)

Es una noticia menor, cierto, pero en ella subyace el desprecio que, desde la más obtusa de las ignorancias, se tiene por la riqueza cultural de las lenguas. Dice así: «L’entrenador de la UE Cornellà de futbol, Jordi Roger, ha denunciat les pressions que van rebre els jugadors pel fet de parlar en català en el partit contra l’Eldense (Elda, País Valencià) per part de l’àrbitre del matx, Gallego Gambín, d’origen murcià.
Segons ha explicat l’entrenador a El Món, el col·legiat del partit d’aquest cap de setmana (de la 2a divisió B) va fer comentaris cap als jugadors del Cornellà despectius amb la llengua catalana.
Així, Roger ha detallat que l’àrbitre va dir: ‘Hablemos en español porque yo soy español’, i ‘yo el catalán no lo entiendo’, frases que van molestar l’equip tècnic del Cornellà, i els seus jugadors.»
[…]

Pues el muchacho será muy aspañol (* Ver nota al pie), pero conoce la ley aspañola lo mismo que debe conocer la teoría de cuerdas. De todos modos es normal que de la más absoluta ignorancia no pueda recogerse otra cosa que no sea estupidez, obcecación, y simpleza.
Veamos, la constitución española, esa que él parece amar en su afán patrio de Santiago y cierra aspaña, dice en su título preliminar, en su artículo 3 y en el punto 1 que “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. Esto es así porque para los aspañoles, en aspaña hay más lenguas habladas por los aspañoles de obligación: euskera, catalán, gallego, bable… O sea que a ese pobre tipo le iría bien saber que el catalán, por desgracia para los catalanes, también es una lengua española. Dicho esto y sin salirnos de este mismo punto podemos leer que los aspañoles (hasta los de obligación) tenemos el deber de conocerla, algo que cumplimos todos y cada uno de los catalanes, y el derecho a usarla; o lo que es lo  mismo, y en un idioma que esa pobre criatura pueda llegar a comprender: “en nuestra casa la hablamos si nos sale de los cojones”.
En el punto 2 podemos leer: “Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.” O sea que ese pobre imbécil debería saber que uno, en su comunidad, habla otra lengua aspañola: su lengua materna. Y si eso no le gusta, no pasa nada, que se quede en su tierra, con su “pijo” en la boca todo el día. Nadie necesita en Catalunya a criaturas como él, que para imbéciles ya tenemos los nuestros y andamos sobrados.
En el punto 3, y último, se lee: “La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.” Es este un punto que el pobre muchacho no va a entender jamás, lo sé. Contiene vocablos tales como “patrimonio cultural”, algo vetado a los adoradores de la Ignorancia; y contiene vocablos tan terribles como “respeto” y “protección”, algo que un imbécil sin asomo de empatía solo puede sentir hacia sí, pues más allá de su triste cuerpo no conoce más que una absoluta Nada envuelta de Vacío e Inexistencia.

NOTA: Es tal la vergüenza que siento por esta españa actual que prefiero referirme a ella como aspaña (con la “s” aspirada”) en el más puro estilo garrulo cerrazón. La España que desearía y en la que me sentiría integrado, sería una españa republicada, federalista y laica; sin reyes de vómito, sin curia pederasta, homófoba y misógina; y con un alto sentido del respeto mutuo y la Justicia Social. Mientras ella llega permitidme llamarla de este modo.

Algo se jode en Salvados…

Eso me sucedió a mí anoche, que se me presentó en la cabeza la sevillana famosa del amigo que se va pero con la letra cambiada: “Algo se jode en Salvados, si a Sevilla va el catalán…” No sé que pueda pareceros a vosotros, los gustos son diversos como las zapatillas de baño: Un pagès en Sevilla, un grupito colegas sin puta idea de lo que pueda caber en la cabeza del “otrolao”. Yo no veo otra cosa que una reunión de topicazos con la intención de entretener… más allá de eso, nada. Un tipo con el mismo carisma que Rajoy, que parece que te vaya a engañar en cada frase, otros tipos diciendo lo que diría desde Isabel de Castilla hasta la criada sexta de la Cospe, apenas sin entender la historica falta de respeto hacia la cultura catalana… 

¿Para cuándo un político con DOS COJONES (que no pedimos ni un policojón, solo un par) que salga a proponer  lo que realmente necesitamos? una República laica. Salir de una vez por todas, casi dos siglos y medio después, de la Edad Media en la que nos encontramos y que los reyes se vayan al castillo de disneylandia, que el clero se encierre en los templos a ganarse a dios a través de “SU” esfuerzo y que los bienes innegociables de un país: Comunicaciones, Banca, Energía, Sanidad y Educación pasen a ser públicos de una vez por todas.

Como catalán estoy harto de tanta estupidez. Harto de que si no me adhiero a la causa independentista soy españolista. Harto de que si critico a la españa casposa, cutre, corrupta e indigna, qué raro, entonces se me tacha de separatista.

Si de una vez por todas abandonáramos la Ignorancia supina que nos aletarga y nos diéramos cuenta de que lo que españa necesita es vivir con la Dignidad que otorga darse cuenta de que el enemigo no es el vecino de al lado sino que el enemigo es “ese de arriba”, el de la oligarquía que juega a ofrecernos programas como ese Salvados y tantos otros mientras se reparte el botín de cuarenta millones de personas a las que dejarán condenadas al hambre o matándose entre sí. Igual si nos diéramos cuenta de todo eso no seríamos españa, seríamos cualquier otra cosa.

¿Qué era aquello que decía Machado? ¡Ah, sí! 

PROVERBIOS Y CANTARES – XXIV
De diez cabezas, nueve
embisten y una piensa.
Nunca extrañéis que un bruto
se descuerne luchando por la idea.

::::

Agradecimientos a Mª Antonia Trujillo por su defensa de la identidad catalana

Intentar responder la pregunta de María Antonia Trujillo es un imposible. Lo es porque no se puede hacer entender a quien no tiene entendimiento. Y no lo tiene porque sólo con esa pregunta nos demuestra que quien la hace es un extraño espécimen que detuvo su evolución quedándose en homo hispánicus antecesor, mutación abortada de homo Neanderthal, que proliferó en la españa de hace 3.000 años y que ha prevalecido endémico en la península Ibérica hasta nuestros días, quedando un número indeterminado de ejemplares que conviven entre aguiluchos y perros rabiosos.

Pero no versaba de antropología la intencionalidad de este artículo. Pretendía ser una muestra de afecto por la insigne tarea que esos especímenes efectúan, aún sin saberlo, en favor de las distintas lenguas existentes.

Porque ¿quién se plantea, desde su lengua materna, esa que nos viene de las caricias y las voces de nuestras madres, la utilidad de su idioma? Nadie de mente sana. Un castellano, un gallego, un vasco, un galés, un portugués, un islandés, un yanomami… ninguno se plantea que su Lengua sirva para asunto alguno que no sea el asunto primordial que nos ha hecho humanos: la Comunicación. Y en toda Lengua nos comunicamos a través de un objeto llamado palabra. Y lo que sabemos cada uno de los que tenemos una Lengua amenazada por el fascismo es que cada palabra es la expresión de una idea. Que por cada palabra que muere una idea muere con ella y que cuando toda una Lengua muere, desaparece toda una Cultura única que estaba unida a ella de manera indisoluble. Está claro entonces que todos los que amamos y respetamos nuestras lenguas como forma de identidad cultural, lo que hacemos ante una Ignorancia tan obtusa es aferrarnos más a nuestra identidad y defenderla de fascistas que persiguen el genocidio cultural de los “distintos”.

Demos pues gracias a especímenes como la Trujas por abrirnos los ojos. Criaturas como ella hacen más por la defensa cultural de cualquier grupo humano que el trabajo de mil lingüistas, filósofos y escritores. Criaturas como ella potencian más el independentismo en una sola frase que Paco “el matarife” firmando sentencias de muerte. Ignorantes de su calibre consiguen, con cuatro palabras, más ansias de libertad del Pueblo que un ejército entero subyugándolo.

Pero tras los agradecimientos no desearía marcharme sin responder a su pregunta, aunque derivada al hermoso idioma que ella maltrata solo por escupirlo: “Para qué asuntos importantes sirve saber castellano”.

Pues bien, viendo cómo se desarrollan los hechos actuales, sirve para que nuestros políticos y oligopolíticos demuestren su infinita ignorancia siendo el hazmerreír del mundo… sirve para arrodillarnos y suplicar sin dignidad ante Merkel, y los mercados, y la troika, y EEUU, y las multinacionales… sirve para echar fuera del país a decenas de miles de jóvenes preparados, muchos de ellos bilingües y trilingües… sirve para humillarse ante tipos como Botín y decirle: “lo que mande el señor”… sirve para vociferar en los campos de fútbol y para escuchar embelesados a los personajillos de los programas de las televisiones berlusconianas… sirve para que los obispos hagan gala de su misoginia y su pederastia… sirve para redactar leyes criminales que asesinan poco a poco a la Justicia… sirve para que infra políticos como la Trujas desvíen la atención mientras usan su hermoso idioma solo para su provecho: “cuánta pasta me toca”, “Cuál es la comisión”, “Este negocio se lo debemos a mi cuñado”, “si el otro pilla pasta yo también quiero pillar”, “recalifícame esto”…

Ya ves, Trujas, nadie sale bien parado cuando se lanza la Mierda a paladas y sin mirar. Mejor cállate o entiérrate viva, el Planeta lo agradecerá.

***

Me despido con una cancioncilla de U2 para que nos calme a todos

Orgulloso de ser catalán

castellers2

Quede claro que ser catalán no es nada del otro jueves, se nace donde se tiene la suerte o la desgracia de nacer y punto. Eso lo tenemos bastante claro los que amamos a nuestra tierra y no estamos limitados mentalmente por fronteras, patrias o banderas. Pero a pesar de ser capaces de mirar al horizonte y ver a lo lejos, también somos conscientes de que algo sucede dentro de los límites de nuestra tierra, algo que nos hace sentirnos orgullosos de ser como somos. A mí, al menos, me sucede.

Estoy orgulloso de ser catalán porque por mi tierra han pasado: íberos, celtas, fenicios, griegos, romanos, visigodos, moros, judíos, andaluces, gallegos, murcianos, extremeños, aragoneses, colombianos, argentinos, ecuatorianos, pakistaníes… y ser un poquito de cada una de esas culturas es algo que sé que me enriquece enormemente.

Estoy orgulloso de ser catalán porque una de nuestras principales fiestas está dedicada al Libro. Objeto, gracias al cual, el ser humano ha podido transmitir el Conocimiento a lo largo de la Historia y una de cuyas utilidades es alejarnos del Provincianismo.

Estoy orgulloso de ser catalán porque la danza que representa a mi tierra es de las pocas en las que todos, hombres y mujeres, bailan entrelazando sus manos hasta formar un círculo, figura representativa de la igualdad. Y no escondo su origen bizantino ni me la atribuyo como propia, pues ya dije al principio que aquí estamos alimentados de mil leches.

Estoy orgulloso de ser catalán porque mi tierra inventó “els castellers” un ejercicio en el que desaparece el individuo y la competencia para que triunfe el grupo y la cooperación, dos de las mejores armas que tenemos los humanos para crecer como tales.

Estoy orgulloso de ser catalán porque en mi tierra una de las primeras enseñanzas que recibimos es el bilingüismo, y eso es algo que nos cura, aunque sea un poquito, de la terrible enfermedad del “Provincianismo”. Y nos enseña que quien teme a una lengua teme a una cultura, que quien odia una lengua odia a una cultura, que por cada palabra que muere muere una idea y que las ideas, con la palabra como símbolo, son las que nos convierten en Humanos.

Estoy orgulloso de ser catalán porque a lo largo de la Historia y por veces que unos u otros lo hayan intentado, hemos conseguido forjar y mantener una idiosincrasia propia que readaptamos a medida que nuevas gentes vienen y se integran en nuestra tierra.