Pequeñas acciones contra Grandes Indecencias

denuncia-de-la-fc3a1tima

Es bien cierto el refrán que dice “Mucha gente pequeña, de lugares pequeños y haciendo pequeñas cosas puede cambiar el mundo”. Tan cierto como que jamás se enseñará en las escuelas. No es bueno que los niños piensen, pues de mayores pueden convertirse en individuos capaces de aprovechar las cloacas del estado.

Sin ir más lejos, uno puede acercarse a ese espacio maravilloso en el que el Partido Popular nos insta a denunciarnos los unos a los otros: el vecino que trabaja en negro, el electricista que te hizo la instalación de la cocina y no te cobró el IVA… todo ello en una linda página con un enlace que pone “BUZÓN DE LUCHA CONTRA EL FRAUDE LABORAL… COLABORA con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Un maravilloso montaje para la delación entre iguales, como si la completa ruina de esta mierda de país viniera de las migajas que “estafamos” los ciudadanos. Cuando ha quedado más que demostrado que el fraude y la corrupción en mayúsculas nacen de la misma jefatura del estado, la Corona, y se esparcen como una metástasis por todos y cada uno de los integrantes y simpatizantes de ese partido que ha montado la  susodicha página de delación.

¿Cómo se atreven,con qué derecho nos vienen esos politicastros indecentes y corruptos a decir qué está bien o qué está mal? Es como si yo mismo, con un gin tonic en una mano y un trujas de maría en la otra les dijera a mis hijos que no deben beber ni drogarse. Claro que cuando la indecencia no conoce límites, cuesta poco hacerse los honestos. Si quieren recaudar que se dediquen a los integrantes de los papeles de Panamá, a Google, a Apple, a Amancia Ortega, a la Corona, a las Koplovitch…

Pero mientras eso llega, nosotros podemos aprovechar, como he hecho yo, su famosa página de delación para denunciar al propio PP (leer el documento del inicio) por su financiación ilegal durante 20 años, por comprar votos con ese dinero y por repartir obras públicas entre los donantes.
No sé si llegaremos a colapsar sus servidores delatores, pero la primera vez que lo puse en marcha y en unas doce horas conseguí que actuaran un buen número de internautas. Si seguimos así igual tienen que juzgarse a sí mismos. Así que ya sabes, lector, acércate al enlace de arriba y denuncia al Partido Pútrido Popular.

Contra la #LeyMordaza, la Voz de los Poetas

Hoy, y a la espera de que el próximo gobierno sea demócrata y la derogue, ha entrado en vigor la Ley Mordaza —llamada “Ley de seguridad ciudadana” en un claro intento de reírse de la ciudadanía desde un oxímoron con muy poca gracia—.
A partir de hoy cabe la posibilidad de que muchos cerebros que todavía creían en la Libertad se entreguen y comiencen el proceso de putrefacción que los convierta en zombis, la intención primera y última de los anti demócratas fascistas que gustan de reírse del capítulo 2 de la constitución española.
Pero no cabe la entrega. Jamás la entrega. Jamás la Dignidad.
Lo más difícil de callar es la Voz de los poetas: sus versos. Tomémosles a ellos como ejemplo para que la palabra, al menos la palabra, esa maravillosa vacuna contra el adoctrinamiento, no muera asesinada por los dictadores.
Bienvenidos al primer día de la nueva lucha contra el fascismo.
No nos vencerán. Ahora toca galopar hasta enterrarlos en el mar…

Los libertadores (Canto General) – Pablo Neruda
Aquí viene el árbol, el árbol
de la tormenta, el árbol del pueblo.
De la tierra suben sus héroes
como las hojas por la savia,
y el viento estrella los follajes
de muchedumbre rumorosa,
hasta que cae la semilla
del pan otra vez a la tierra.

Aquí viene el árbol, el árbol
nutrido por muertos desnudos,
muertos azotados y heridos,
muertos de rostros imposibles,
empalados sobre una lanza,
desmenuzados en la hoguera,
decapitados por el hacha,
descuartizados a caballo,
crucificados en la iglesia.

Aquí viene el árbol, el árbol
cuyas raíces están vivas,
sacó salitre del martirio,
sus raíces comieron sangre,
y extrajo lágrimas del suelo:
las elevó por sus ramajes,
las repartió en su arquitectura.
Fueron flores invisibles,
a veces, flores enterradas,
otras veces iluminaron
sus pétalos como planetas.

Y el hombre recogió en las ramas
las corolas endurecidas,
las entregó de mano en mano
como magnolias o granadas
y de pronto, abrieron la tierra,
crecieron hasta las estrellas.

Éste es el árbol de los libres.
El árbol tierra, el árbol nube.
El árbol pan, el árbol flecha,
el árbol puño, el árbol fuego.
La ahoga el agua tormentosa
de nuestra época nocturna,
pero su mástil balancea
el ruedo de su poderío.

Otras veces, de nuevo caen
las ramas rotas por la cólera,
y una ceniza amenazante
cubre su antigua majestad:
así pasó desde otros tiempos,
así salió de la agonía,
hasta que una mano secreta,
unos brazos innumerables,
el pueblo, guardó los fragmentos,
escondió troncos invariables,
y sus labios eran las hojas
del inmenso árbol repartido,
diseminado en todas partes,
caminando por sus raíces.
Éste es el árbol, el árbol
del pueblo, de todos los pueblos
de la libertad, de la lucha.

Asómate a su cabellera:
toca sus rayos renovados:
hunde la mano en las usinas
donde su fruto palpitante
propaga su luz cada día.
Levanta esta tierra en tus manos,
participa de este esplendor,
toma tu pan y tu manzana,
tu corazón y tu caballo
y monta guardia en la frontera,
en el límite de sus hojas.

Defiende el fin de sus corolas,
comparte las noches hostiles,
vigila el ciclo de la aurora,
respira la altura estrellada,
sosteniendo el árbol, el árbol
que crece en medio de la tierra.

Ser ignorante no es delito, ni es pecado mentir (artículo de Manuel Saco)

Un articulo de obligada lectura escrito por Manuel Saco para eldiario.es

Una de las características más notables de la política es que no se necesitan habilidades ni conocimientos especializados para alcanzar el poder. Ni siquiera un miserable examen psicotécnico. Resulta inconcebible que un ignorante pueda estar al frente de un equipo de cirujanos en un trasplante de hígado, o que el estudio de la resistencia de materiales de un futuro puente colgante haya sido encargado a un albañil, o que el análisis de las perspectivas de comportamiento de la prima de riesgo se encomiende al vidente Rappel. Sin embargo la prosperidad de todo un país puede ponerse en manos de un incompetente con el único requisito de que haya sido elegido por mayoría, al igual que las asociaciones de padres de alumnos norteamericanos pueden exigir por mayoría simple (de simpleza) que se enseñe en la escuela a sus hijos la teoría del creacionismo que se opone a la teoría científica de la evolución de las especies. Es la verdad obtenida por mayoría. Esa es la esencia de la democracia.

El intrusismo profesional está condenado por ley, para defendernos de falsarios cuya incompetencia podría arruinar nuestras vidas. Pero el intrusismo político no, porque por definición, y a falta de una carrera universitaria al respecto, un político es un intruso al que no se le exige ningún conocimiento específico para el cargo que va a ocupar, pero al que, si aprueba en las urnas, le otorgamos el poder suficiente para, por ejemplo, definir nuestro sistema sanitario, la cobertura social de los parados, o las materias que han de estudiar nuestros hijos en las escuelas. Antes de ser elegido, el postulante asegura, ante el tribunal de los votantes, que atesora suficientes conocimientos como para solucionar el paro en cuarenta y cinco días, rebajar las listas de espera sanitarias a treinta, y dejar la prima de riesgo a niveles de ensueño. Y aunque a posteriori se demuestre que se trataba de un impostor, que políticamente no era cirujano, ni ingeniero, ni vidente, es prácticamente imposible llevarlo ante los tribunales, porque ser ignorante no es delito, y porque mentir no es pecado.

Si repasamos nuestro consejo de ministros, acabamos preguntándonos qué hemos hecho los españoles para merecer esto. Si aquello, más que un gobierno, no parece un altar, una capilla, una iglesia. Y, lo que es peor, comprobamos que, a falta de preparación más específica por parte de los allí congregados por Mariano, se confían las soluciones imposibles de la cosa pública a un dios uno y trino (¡me encanta eso de uno y trino!), sobre todo a uno de ellos, el tercero, el que hace de hijo, inmolado en la cruz, y a su madre todavía virgen después del parto, además de a una corte celestial de santos entre los que brilla el marqués San Josemaría Escrivá, el fundador de la secta secreta del Opus Dei.

Leer el artículo entero en este enlace

El silencio cómplice de la Iglesia española y el borbón

integracion social españa

Recuerdo momentos de esta etérea democracia española en la que un estamento tan poderoso como el de la Iglesia Católica salía a la calle día sí, día también, para vocear a los cuatro vientos lo mal que lo hacía el Gobierno de turno. Eran tiempos de leyes de divorcio, leyes de aborto y búsqueda de una Sociedad algo más ecuánime. Ningún obispo se escondía entonces en su intento de manipular las mentes de los simples. Y no solo eso, aprovechaban la ocasión para hacer apología a favor de la violencia de género, en general, y de la violación de mujeres en particular. Y no solo eso, puestos en faena, aprovechaban para abrir un espacio de comprensión a sus gustos pederastas que tanto les relajan la castidad.

Recuerdo también un rey, un borbón, educado e impuesto por la dictadura criminal de Franco, que salía en los medios, que se movía por el mundo medrando bajo un disfraz de monarca cachondo y hasta simpático. Un tipo campechano que no se cortaba a la hora de hacer comentarios que mejor se debiera haber callado.

En cambio ahora todos ellos permanecen callados, silenciosos, mudos, invisibles, desaparecidos, desapercibidos ¿Dónde andan ahora esos obispos boca-chancla y esos borbones que tanto aman a sus siervos? Es como si lo que le sucede a esta triste españa no fuera con ellos, cuando nos enteramos, gracias al demoledor informe de la fundación FOESSA sobre la desigualdad en españa, que  solo el 34,5% de españoles vive sin carencias, el 40,6% se hunde en la precariedad y el 24,2% sufre exclusión (Ver gráfico).

Una cosa es clara, y nos la recuerda la sabiduría popular: «Quien calla otorga». Es evidente que ellos están totalmente de acuerdo con el Crimen Social perpetrado al milímetro por el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español apoyados por los partidos nacionalistas. Y su silencio e inacción les ponen en el mismo nivel de bajeza ética que las criaturas la Casta política española, convirtiéndoles en cómplices de sus crímenes.

Su comportamiento en nada difiere al de aquél que, de entre el grupo de depravados, no viola a la mujer pero le agarra las piernas para que la sometan otros. Su bajeza humana es la misma que aquel que no da el golpe mortal pero participa de la paliza mientras se ríe de la víctima. La Monarquía española y la Iglesia española, desde su silencio, nos demuestran hasta que punto son cómplices de la ruina pasada y presente de españa. Y, lo peor de todo, también serán culpables de nuestra ruina futura, y la de nuestros hijos, si no exigimos a voz en grito un proceso constituyente que nos convierta en una República Laica que nos saque de una vez por todas de esta infame Edad Media en la que todavía vivimos inmersos.

Basta ya de súplicas, es tiempo de exigencias.

El gran fraude de las europeas: coalición y abstención

Un gran artículo de Roberto Centeno publicado en El confidencial

 La pasada semana, ante el posible retroceso en las elecciones europeas de los dos grandes partidos estatales, que, junto con los separatistas, han protagonizado durante los más de 35 años de gobierno el saqueo inmisericorde a los más débiles y a la clase media, el mayor nivel de corrupción de nuestra historia y la destrucción moral y política de España, han elegido una nueva táctica: el fraude de una gran coalición que les permita seguir disfrutando del mismo poder bipartidista (que hasta ahora habían disfrutado por separado) y que les ha permitido perpetrar el mayor expolio a la riqueza de un pueblo en toda la historia europea. Algo que apoyan el Rey, las oligarquías empresarial y financiera y algunas grandes embajadas, que quieren una España débil con una mano de obra barata e inculta.

PP y PSOE no son desde hace mucho tiempo las siglas de dos ideologías contrapuestas, sino dos caras de una misma moneda de burocracia, corrupción, nepotismo e incompetencia. Y para seguir en el poder están dispuestos a lo que sea, empezando por hacer una campaña electoral de bajo perfil, creyendo que las ventajas que la ley D’Hont concede a los partidos mayoritarios son extrapolables a los resultados electorales con baja participación de votantes. Hablando en términos coloquiales, se trata de mantener las tres R, como lo denominan algunos, aunque son cuatro, al Rey, a Rajoy, a Rubalcaba y al Robo. El Rey como jefe de Gobierno, Rajoy presidente, Rubalcaba vicepresidente y el robo as usual. Para ello, han hecho un pacto de silencio sobre la corrupción.

Pero, lo que es todavía mucho peor, es que esta posible gran coalición no sólo dejaría a España en manos de los partidos nacionales más incompetentes y corruptos de Europa por otros cuatro años. El problema es, como señaló Felipe González en laSexta –y resulta abiertamente contradictorio con su propuesta de gran coalición–, que “lo más preocupante es que los líderes del PP y PSOE, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba respectivamente, no han planteado lo que quieren hacer con el país. Ninguno es capaz de exponer en 20 minutos y con credibilidad lo que quiere hacer con España los próximos 20 años”. ¿Y lo que conviene a España resulta que es ser gobernada por ineptos y apátridas que ni siquiera tienen un proyecto de país?
La última sesión de control del Gobierno en el Congreso antes de las elecciones europeas fue una declaración de amor entre Rajoy y Rubalcaba. Resulta que Rajoy está “sustancialmente de acuerdo” con todas las chorradas y lugares comunes que dijo Rubalcaba sobre Europa (por ejemplo: “Los problemas de Europa se resuelven con más Europa”, y otras memeces por el estilo). Sin embargo, cuando Rajoy mintió como un bellaco diciendo que la economía va mucho mejor, y debiendo tener Rubalcaba datos para demostrar que esas afirmaciones son absolutamente falsas, el jefe de la oposición abandonó el hemiciclo. No se le ocurrió al ínclito Alfredo preguntar al trilero de Rajoy si la destrucción de 184.000 empleos en el primer trimestre de 2014 es ir mejor; si recortar en 4.700 millones las prestaciones por desempleo, bajando la prestación media a su mínimo histórico en términos reales, es ir mejor.

Votar al PP o al PSOE es apoyar a un sistema político criminal que ha generado las mayores desigualdades de renta y riqueza de nuestra historia, y la segunda de Europa, situado a un tercio de las familias por debajo del umbral de la pobreza, y donde millones, sobre todo niños, pasan ya hambre física. Como dice la Biblia, “perdónalos, Señor, porque no saben lo que hacen”. Pero lo pagarán caro; ellos, sus hijos y sus nietos.

El discurso que están realizando a favor de la gran coalición es que, después de las elecciones de 2015, deberá hacerse una reforma de la Constitución para ir a un Estado Federal. Un auténtico camelo, porque las autonomías han superado de lejos los límites y las competencias de un Estado Federal. Y es que estos indocumentados que están al mando parece que todavía no se han enterado de cómo se reparte el gasto público total en un Estado federal y en la estafa de Estado autonómico que nos han impuesto desde la Transición, para repartirse España como si fuera un solar.

En un alarde increíble de totalitarismo, en un auténtico atentado contra la democracia, el Gobierno ha ordenado al Censo Electoral la supresión de miles de mesas y colegios electorales en toda España y, particularmente, en aquellos lugares donde el voto le es menos favorable. Se suprimirá una de cada tres urnas para dificultar el voto de los desafectos y fomentar la abstención, ya que, si se producen grandes colas en algunas zonas, la gente no querrá esperar y se volverá a su casa. Esto es lo que el PP espera conseguir con una acción que ni las repúblicas bolivarianas se atreverían a poner en marcha. La increíble excusa de estos totalitarios es que, como en todo caso la abstención va a ser alta, suprimiendo mesas y colegios se ahorra dinero. Y, mientras tanto, mantiene el despilfarro político a todo trapo. Es simplemente inaudito el grado de hipocresía de González Pons, el número dos en la lista del PP, al afirmar que el rival del PP en las europeas “no es el PSOE, sino la abstención”.

Leer artículo completo en este enlace

Grave error en la nueva “Ley de la impunidad policial”

He comenzado a leer algunos de los millones de casos por los que podemos ser multados con esa nueva “Ley de protección al político ladrón” y me he encontrado con un par de ellos en los que los miembros del gobierno ilegítimo del PP se está equivocando de pleno.
No tanto porque el populacho salga a calle dispuesto a no dejarse robar la dignidad; es sabido que el español —esos millones de criaturas muertas en vida que ni sienten ni padecen, salvo para hacer cola al comprar el “libro” de una ignorante o matar a quien se meta con su “equipofurbol”— no levantarán los cojones del sofá ni sus potorros abandonarán la ventosa hecha con la silla. El alma de siervo que nos alimenta no da para más.

http://www.publico.es/agencias/efe/10471/el-38-de-los-menores-practica-botellon-y-la-mitad-de-ellos-con-bebidas-de-alta-graduacion-alcoholica

Digo que la cagan, cuando se atreven a proponer como Infracciones graves (multa de 1.001 a 30.000 euros) estos dos casos:
— El consumo o la tenencia ilícitos de drogas tóxicas, sustancias estupefacientes o psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos, así como el abandono de los instrumentos u otros efectos empleados para ello en los citados lugares y la tolerancia de dicho consumo en locales o establecimientos públicos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos. (Procede de la Ley de 1992).
-El consumo de bebidas alcohólicas en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana.


Amigos, se acabó el botellón y el liarse el “peta” en el banco del parque. O vuestros papás viven en el barrio de Salamanca y os prestan alguna de sus casitas para montar el “guateque” privado u os vais a colocar a Madagascar. Yo creo que ahí los políticos ilegítimos del PP no solo la cagan sino que se están jugando la vida.
Qué harán esos millones de jóvenes sin futuro, ni pasado, ni ilusiones cuyo único hálito vital es ir a pillarse la papa del botellón e intentar zumbarse a alguna pava cuando esté medio bolinga. Dónde pillarán la taja que les haga olvidar la puta vida en la que se les ha metido, a pesar suyo. Dónde se liarán los canutos de chocolate con esa liturgia tan visual de lamer el piti, romperlo, sacarle el tabaco, quemar la china, mezclarla con el tabaco y liarse el truja… todo ello mientras en sus mentes imaginan sueños inaccesibles, futuros robados por gobiernos ilegítimos como el del PP, lacayo de todos los criminales que expolian españa a manos llenas.
Yo tengo una edad, lo reconozco. Pero si ahora mismo fuera uno de esos jóvenes sin futuro alguno, si me viera como cualquiera de los integrantes de esas generaciones perdidas para siempre por culpa de una de las estafas sociales más grandes que ha vivido la humanidad, si siendo uno de ellos ya me impidieran ese último acto de rebeldía y de “olvido barato”; creo que me iría hacia ellos. Y lo haría como debe hacerlo todo aquel que sabe que ya solo le espera la muerte y la nada: con la intención de facilitarle el cielo a todo el que se interpusiera entre mí y mi cubata o mis petas.

PP: no es odio irracional, es rechazo justificado (Rosa María Artal)

No me he podido resistir a compartir entero este impresionante artículo de Rosa María Artal publicado en ElDiario.es Lo más triste es que su Verdad es amarga.

PP: no es odio irracional, es rechazo justificado

Es cierto que ideológicamente prefiero una sociedad basada en los equilibrios, la justicia y la igualdad de oportunidades que en el “sálvese quien pueda y el primero yo”.  Entiendo que se dan diferentes tendencias sobre los valores a apreciar. Y admito, por supuesto, que existe la derecha y la izquierda, incluso gente a quien sus gustos personales le inclinan al tradicionalismo o a su contrario. Pero una cosa es la derecha conservadora y otra la actual cúpula del Partido Popular. Íntimamente relacionado con estos conceptos, también nos encontramos con otra dicotomía de enorme trascendencia: el periodismo y la propaganda. Comencemos con esto.

Entre las perversiones que han desvirtuando el periodismo se encuentra la de pedir siempre “al otro”. Le llaman objetividad, una de las más manoseadas palabras de la historia reciente. Han acostumbrado al público a ofrecer dos versiones más o menos contrapuestas de una idea para que elijan cuál “les gusta” más, y de paso aparecer investidos de imparcialidad.  En cada uno de sus artículos, un periodista debería –siguiendo esa visión- nombrar, por ejemplo, todas las corrupciones de todos los partidos y mostrar un punto de vista que llaman “plural”. Si en lugar de dar noticias u opiniones razonadas se trata de eso, deberíamos pedir cada vez el espacio del que dispone la enciclopedia británica. Ofrecer en el caso de España, lo que piensan PP, PSOE, IU, CiU, PNV, UPyD, EQUO, CC, ERC, Compromís, CHA, BNG, etc. Y sin duda sindicatos, grupos empresariales, y asociaciones ciudadanas de todo tipo que eludo anotar por razones obvias -sin falta uno porque se trata de ser muy objetivos y plurales-.

Y si tengo que elegir para abreviar, ¿con qué criterio lo hago? ¿Por tamaño? ¿Por peso? ¿Por sabor?… ¿Por lo que aporta a la claridad? Toda selección y priorización es subjetiva. Imprescindible, además, según vemos usar un lenguaje políticamente correcto para que no se asusten quienes engullen auténticas obscenidades en su vida real diariamente.  Si viene edulcorado es mucho más cómodo de digerir.

Hablando en plata, para resaltar las profundas aberraciones que ha perpetrado el PP en sus aciagos casi dos años de mandato, no hace falta “otro”. Es un problema en sí mismo.  Sería adorable, ciertamente, contar con una derecha que venerara los manteles borbados a punto de cruz y el café de sobremesa con ponche y pastas de las monjas benedictinas, pero lo que tenemos es un partido vandálico.

No es inquina sino rechazo razonado –al menos en el punto de partida- reaccionar ante el sistemático ejercicio de la mentira compulsiva que arranca desde el programa preelectoral, sigue con vengonzantes ejemplos y culmina en el intento de tapar las mayores evidencias. Con desfachatez inaudita. El gusto por mentir de Rajoy y buena parte de su equipo sería tema de psiquiatra de no demostrar intenciones tan claras.

Pasando a la acción de gobierno, hay que ser muy malas personas para cobrar a seres humanos  las medicinas de enfermedades gravísimas como el cáncer (y otras) y  en cantidades que por su elevada cuantía quizás no se pueden permitir. O para negar la asistencia sanitaria a personas de cualquier procedencia incluso porque pagan sus impuestos –indirectos al menos a través del consumo- en España.  O para vender el cuidado de  la salud de todos a fondos buitre.

Hay que engrosar el sector de los desalmados para permitir que haya niños y adultos pasando hambre en este país. Ver que solo en el colegio realizan su única comida del día y, encima, ponerle trabas.

Cerrazón ultraconservadora implican todas las medidas que, en educación, han venido a consagrar que solo estudien los ricos como antes del diluvio democrático.  O que se acepte con el mismo desparpajo la obtención del lucro como valor sublime con la imposición del catolicismo más reaccionario. El que rechaza hasta el Papa actual.

Empieza como crítica razonada, sí, y acaba en dolor pasional pero no menos argumentado. Porque se nos abren las carnes también al ver cómo se está acogotando el futuro al frenar la ciencia, la investigación y la cultura. Al prever que, por este camino, en dos años más no quedan de la sociedad española ni las raspas.

Un cuajo sublime se precisa para bajar sueldos, facilitar despidos, mermar subsidios, subir impuestos, consentir la evasión de capitales, hacer pagar solo el 10% a los amnistiados fiscales y toda la retahíla de medidas económicas que han venido a empobrecernos.

El mismo que para reducir el poder adquisitivo de las pensiones a personas, ya indefensas, que contrataron con el Estado que pagarían con impuestos de su trabajo durante décadas un retiro digno. Muy similar al exhibido para mutilar el Estado del Bienestar que venía suscrito en el mismo acuerdo de ciudadanía. El ataque frontal a los más vulnerables para aumentar la riqueza de los que tienen ya más que de sobra es propio de gente radicalmente mezquina.

No hablemos ya de la desvergüenza que se necesita para apañar leyes, tribunales decisorios y competencias de justicia de acuerdo con la ideología. Y con abusos tan palmarios que quienes lo sienten y no protestan debes ser porque andan con la boca abierta del pasmo.  Lograr así que los atropellos cuelen y que la sociedad consciente entre en sentimientos de indefensión.

Del manual de la iniquidad es perpetrar durísimos recortes sociales mientras se roba y despilfarra el dinero de todos, el nuestro, el de los mismos ciudadanos devaluados, tan a ojos vista.

De carencia absoluta de ética es vender semejantes abusos y arbitrariedades como bondades o soluciones imprescindibles por parte de todos los implicados en esa política de partido. Engañar con un futuro que no será.

Imperdonable por siempre es haber cercenado la alegría de vivir, la confianza en el porvenir de tantos ciudadanos, o haber idiotizado conscientemente a los más débiles de pensamiento.

Sí, seguramente “el otro”, “los otros”, nosotros, tengamos culpa también. Pero eso no supone atenuante alguno.  Ni alivia la irritación que produce vivir en esta cochambre. Y si abducidos o rendidos, nadie se apresta eficazmente a remediarlo, al menos llamemos a las cosas por su nombre y hagamos que el que quiera, se entere. No es políticamente correcto, pero contiene datos y argumentos, definiciones precisas. Igual es hasta periodismo. De opinión o valoración, naturalmente. Y en cuanto a claridad no creo que haya queja.

Similitudes entre el fin de Hitler y la actualidad del partido popular

   

Cuando Alemania estaba en ruinas y la guerra perdida, Adolf Hitler todavía reclutaba a niños y jóvenes adoctrinados del régimen nazi que estaban dispuestos a entregar su vida por la mentira de un criminal que destrozó a su país y fue responsable del asesinato de millones de personas. Era su última huida hacia el abismo

Hoy, en España, el PP repite las mismas consignas. Acorralado, después de haber cometido todo tipo de actos criminales, y que han culminado ésta semana con la declaración como testigo en el caso Bárcenas de su secretaria general: Dolores de Cospedal; se habrán dado órdenes para que salgan todos y cada uno de los cachorros del Partido Popular, esas futuras lacras sociales que coparán todos y cada uno de los cargos asignados al estilo Botella que sean necesarios, a provocar tantas maniobras de despiste como sean necesarias.

Hemos podido ver:

a un impresentable hijo de siete padres (lo siento, se me ha escapado) llamado Ignacio Fuentes  que pide que se legisle al estilo Nazi,

a un impresentable hijo de ocho padres (lo siento de nuevo) llamado Xesco Sáez que sale haciendo el saludo Nazi,

a otros niños de familia bien pero de madre mantenida (lo siento) que provocan y se ríen de gente estafada por Bankia

y, como colofón, una pintada en la plaza de toros de Pinto en la que se cantan las excelencias de Adolf Hitler. La cual, y como colmo de la desfachatez, es borrada después de la corrida de toros saliendo la impresentable de la alcaldesa diciendo que sentía una “absoluta repulsa”. Como si una pintada de ese tipo no fuera lo suficientemente vomitiva como para ser borrada de antemano.

La cuestión ahora es si con estas provocaciones los cristofascistas, descendientes de aquellos que convirtieron españa en la vergüenza de Europa, conseguirán desviar la atención de los problemas importantes.

Espero de corazón que no. 

Sobre todo porque el estado de crispación de la ciudadanía es tal que puede que caigamos en las provocaciones y se cumplan los deseos que desde hace tiempo persigue el OPUS de convertir España en Siria o Egipto, para volver a la época gloriosa en la que el enano dictador y matarife firmaba sentencias de muerte entre comida y comida mientras ellos le hacían entrar en los templos como correspondería al mismo Cristo. La época gloriosa de un país enteros sumido en la ignorancia y entregado al adoctrinamiento de más abyecto catolicismo fundamentalista.

¿Por qué no hay crédito disponible?

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la revista digital SISTEMA, 19 de julio de 2013

Este artículo explica las causas de que no se facilite la oferta de crédito accesible a las empresas medianas y pequeñas, como consecuencia del enorme y excesivo poder del capital financiero sobre las instituciones públicas.

La respuesta que la banca da a esta pregunta es que no hay demanda de crédito. Es decir, las empresas medianas y pequeñas y las familias no están pidiendo dinero prestado…

Dicha explicación, sin embargo, no se aguanta ni por los pelos. El hecho de que no haya más peticiones de crédito a la banca se debe a las condiciones económicas que ésta exige, con unos intereses elevadísimos. Y una de las razones de esta situación es que a la banca no le resulta rentable dar este tipo de préstamos, que además considera arriesgados porque sabe que la población está perdiendo capacidad adquisitiva, resultado del descenso de los salarios. La banca puede y hace muchísimo más dinero comprando deuda pública a unos intereses desorbitados, que ofreciendo crédito. Y todo ello cortesía del Banco Central Europeo, su lobby particular, que le presta dinero a los bancos a unos intereses bajísimos (menos de un 1%), dinero con el que compran bonos públicos que les dan unos intereses altísimos (algo más del 6% en 2012) en el caso de los bonos españoles…

Pero la cosa es todavía peor. En realidad, el BCE no puede comprar bonos públicos del estado español. Pero si que puede, según sus estatutos, prestar dinero a intereses bajos, tal como hace a la banca privada, o a una institución financiera pública, tal como el ICO, Instituto de Crédito Oficial. Y lo ha hecho. Pero el ICO, según la propia normativa oficial (escrita por la banca privada a fin de proteger sus intereses), no puede prestar dinero directamente…

Y para mayor escándalo y bochorno, si cabe, de este 25%, la mayoría ha ido a grandes empresas como Telefónica, Banco Santander y otras entidades que son las únicas que se benefician de esta afluencia de crédito. Y mientras tanto las empresas pequeñas y medianas están colapsando y creando un enorme problema de paro…

Ver artículo completo en el Blog de Vicens Navarro

¿#OrgullosoPP o #EspañolesNoImportaisUnaPutaMierda?

Noticia de la Vanguardia: http://www.lavanguardia.com/politica/20130713/54376764482/exdiputado-pp-sobresueldos.html

El PP saca el Hastag ‪#‎OrgullosoPP. ¡Orgullosos! ¿De qué están tan orgullosos, es que todavía se nos van a reír más en la cara? ¿Es que su nivel de indecencia no conoce límite alguno? ¿Orgullosos de qué?

Orgullosos de que su presidente no tenga los cojones de dar la cara en ningún momento o lugar; todo lo más, salir por un triste monitor. Demostrando así que más de cuarenta millones de españoles les importamos una puta mierda.

Orgullosos de llevar con el Congreso de los Diputados cercado y protegido por la policía desde hace casi un año, pues no tienen los cojones de enfrentarse a la ciudadanía de forma legal y democrática, ya que más de cuarenta millones de españoles les importamos una puta mierda.

Orgullosos de haber incumplido todas y cada una de sus promesas electorales, delegitimándose con ello pero sin moverse un ápice de sus poltronas. Porque más de cuarenta millones de españoles les importamos una puta mierda

Orgullosos de chuparle la polla a clero, banca, monarquía, y patronal mientras más de cuarenta millones de españoles les importamos un puta mierda.

Orgullosos de lamerle la entrepierna a la Merkel mientras hacen lo mismo que hizo el otro hijo de la gran puta (paquito el dictador), regalar a los jóvenes para que los exploten como les de la gana, y sacando pecho con ello ya que más de cuarenta millones de españoles les importamos una puta mierda.

Orgullosos de intentar terminar con todos y cada uno de los pilares del bienestar para hacer lo que hizo Margareth (la puerca inglesa), repartirse el pastel entre cuatro colegas mientras más de cuarenta millones de españoles les importamos una puta mierda.

Orgullosos de utilizar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado como si fueran vulgares perros de presa adoctrinados, para golpear a todos los ciudadanos que libremente y con todo el derecho del mundo salen a la calle a llamarles por su nombre: “hijos de la gran puta” ya que más de cuarenta millones de españoles no les importamos una puta mierda.

Orgullosos de que su Cospedal salga a explicar mentiras, tan mal preparadas, que solo  demuestra que más de cuarenta millones de españoles le importamos una puta mierda.

Orgullosos de su elevadísimo nivel de corrupción, del que hacen gala siempre que pueden (que nadie olvide el bodorrio de la niñaznar, ni los reyes se lo montan con tal megalomanía). Y sacan pecho por ello, porque más de cuarenta millones de españoles les importamos una puta mierda.

Orgullosos de recibir dinero a espuertas para vivir como dioses, comprar votos y regalar el futuro de generaciones de personas. Por una sencilla y clara razón: porque a esa camarilla de criminales el 99% de los españoles no les importamos una puta mierda.

¿#OrgullosoPP o #LosEspañolesNosImportaisUnaPutaMierda? Dejad de ser cínicos, que ya no engañáis a nadie.

ESPAÑOLES, TAL VEZ LES IMPORTEMOS UNA PUTA MIERDA. TAL VEZ NO TENGAMOS LOS COJONES PARA SALIR A DEFENDER EL FUTURO DE NUESTROS HIJOS PORQUE NOS IMPORTAN LO MISMO QUE AL PP. PERO QUE NI FIRMEMOS PARA TOCARLE UN POCO LOS COJONES AL MARIANO… ESO NO TIENE NOMBRE.

CLIC AQUÍ PARA FIRMAR EL DESEO DE DIMISIÓN